close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

June
¿Nuevos misticismos?

A*DESK

Marc O’Callaghan, Lesseps, Joanic, Virreina, Sol (del proyecto sobre las doce plazas de Gràcia)

Asistimos a un resurgir de lo místico en las prácticas artísticas contemporáneas. Tarot, horóscopos, rituales paganos y esoterismo no son nuevos en el arte. Desde hace unos años, por lo menos desde la documenta 11 de Okwui Enwezor, se viene prestando atención a formas de crear a partir del pensamiento mágico y a trabajos que señalan prácticas y creencias ancestrales. ¿Es esta atención al ritual y a lo ancestral una consecuencia de la globalización y la descentralización del mundo del arte? La exposición del CCCB La luz negra, de la que Ana Llurba da cuenta este mes, muestra que la influencia de las tradiciones secretas en las artes se remonta muy atrás en el tiempo. Esta exposición no va más que hasta los años cincuenta y pasa un poco de puntillas por la contemporaneidad, pero se fija en unos cuantos personajes (Aleister Crowley, Rudolf Steiner) muy seguidos por los artistas seleccionados.

Hay quien afirma que este resurgir de lo esotérico tiene que ver con una necesidad de transcendencia en la sociedad postmoderna, que explicaría a la vez la desconfianza en la ciencia y el recurso a las medicinas alternativas o a regímenes de vida particulares. De eso justamente trata el trabajo de Ed Fornieles, a quien María Muñoz ha entrevistado para este número. ¿Dietas y regímenes alimentarios diseñados para mejorar el rendimiento, biohacking y tendencias new age como forma de retomar el control del propio cuerpo? Marc Navarro habla también en estos términos del trabajo de Oliver Laric, un trabajo que recurre a lo esotérico para invocar un orden universal capaz de diluir, entre otros, el marco social, económico e incluso especista.

Otros proyectos en Barcelona, esta vez de comisariado, beben del esoterismo para tomar forma. Caterina Almirall pone el pensamiento mágico en práctica en la exposición que se puede ver hasta el 14 de julio en Can Felipa, Una exposición como un conjuro. Ella misma hablaba con Irina Mutt sobre su exposición en La Capella, en el marco de BCN Producció, y sobre el comisariado como una práctica basada en los afectos y en la imaginación. A medio camino entre la invocación y el conjuro, estas jóvenes comisarias se acercan de una manera diferente al mundo, al mundo del arte también, dando lugar a proyectos que incluyen la vulnerabilidad como parte integrante del conjunto.

This month's topic

A*DESK, Independent Institute of Criticism and Contemporary Art, is dedicated to learning, publishing and research related to the criticism of contemporary art. Taking the view that critical thought makes individuals free, its mission is to defend actively the importance of criticism: to generate debate about contemporary art, to enable each individual to establish their own opinion and by doing so promote culture.

Articles

30 June 2018

¿Nuevos misticismos?

31 May 2018

REPETITION

30 April 2018

In the city

30 March 2018

FEMINISMS

Pub
close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)