close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

26 May 2014
Densidad en la Zona Franca

David G. Torres


Hace unas semanas Ángel Calvo presentó su proyecto “Diálogos imposibles” en A*DESK. Enseguida se inició una discusión en la que surgieron los temas habituales de falta de público en arte contemporáneo y como esa falta debía responder a una falta de interés de los proyectos en sí. Volvía a sobrevolar esa sospecha sobre el hecho de que ni tan sólo a los interesados en arte contemporáneo nos interesa mucho lo que vemos, o que nos aburre. Frente a esa desidia, Ángel oponía datos contundentes: el éxito de público de una programación modesta en una población de apenas 20.000 habitantes, Lalín, y en un espacio cedido. Ese dato recordaba el carácter idiosincrático y contextual de la producción contemporánea. El proyecto de Ángel también venía a demostrar que aquello que otorga interés a un proyecto, el que sea, no viene determinado porque suceda en un circuito codificado de antemano y que reconocemos jerárquicamente como el del arte contemporáneo. En este último, el aburrimiento puede ser el precio a pagar para quedar más cobijado, a resguardo y seguro.

Sin resguardo ni cobijo (de hecho, en un espacio sin paredes, la terraza de la biblioteca Francesc Candel), se presentaba la semana pasada uno de los proyectos de Creadors en Residencia als Instituts de Barcelona: “Derives arquitectòniques”. El artista, Eduard Arbós; el instituto, Montjuïc, que no está en Montjuïc estrictamente sino en la Zona Franca. Otro lugar en transformación en Barcelona. Los edificios de trabajadores y obreros, lindantes a antiguas áreas de conflicto que eran mercado de la droga, conviven ahora con los edificios modernos de hoteles y equipamientos de la Fira de Barcelona y con nuevas casas pareadas (estableciendo una curiosa identificación formal en la que la misma tipología de casa, unifamiliar y en continuo, en sólo unos decenios ha cambiado radicalmente de significado, la famosa gentrificación o aburguesamiento). Obviamente, esa convivencia de estados arquitectónicos es equivalente a una convivencia de distintos modelos familiares y sociales, que se manifiesta de forma obvia en las clases de un instituto. De todo ello habla el proyecto “Derives arquitectòniques”: la relación entre hombre y espacio; la arquitectura y el urbanismo como práctica y como espacio vivencial; las transformaciones de un barrio y su afectación en la vida de las personas; y las gotas necesarias de teoría, la necesaria referencia a la deriva Situacionista y, una nota más curiosa, a Georges Perec.

Un discurso compartido en muchos museos e instituciones artísticas insertadas en ese espacio codificado que reconocemos. La diferencia es que aquí no hay distancia diletante, sino una practicidad abrumadora, porque son los propios estudiantes los que han puesto en práctica (a otros les gustará decir que hacen agencia, yo diría que se han agenciado) y activado todos esos referentes en su propia experiencia de vida. Y todo ello, presentado con una intensidad y una seriedad sin condiciones ni complejos, un trabajo sobre un espacio vivencial, próximo y vivido, que han estudiado, analizado y estructurado en fases e ideas, en el que se nota el año de seguimiento y trabajo con ellos de Eduard.

Aquí, por lo menos durante un tiempo, la práctica artística ha tenido cierta eficacia en un grupo concreto de jóvenes. Aquí desaparece nuestra insistencia en la inutilidad del arte e incluso en su posible aburrimiento y aparece la intensidad, la densidad y el interés. Y si hace falta el museo ya llegará más tarde para explicarlo, de momento la opción es coger un autobús de la línea 9 hasta la Zona Franca y visitar “Derives arquitectòniques” (por cierto, ni idea de hasta cuando estará, aquí no hay sesudas discusiones sobre cuánto debe durar una expo o qué horario debe tener, no hay espacio para ello). O también, dentro del mismo programa de Creadors als Instituts de Barcelona, contactar con colectivoazotea@gmail.com para conocer el proyecto de Mal Ferrete en INS Dr. Puigvert. Pero, por mi parte, esto será mañana.

http://www.davidgtorres.net

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)