close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas desinteresadamente, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

25 enero 2014
2-3.jpg
Ya que pasaba por aquí… o la after-crítica (no la post-crítica)

David G. Torres


Pisuerguismo es un término que apareció cuando dirigía la revista, “el Butlletí”, del Centre d’Art Santa Mònica. El término en sí, que usábamos de forma coloquial para calificar cierto tipo de artículos, se le ocurrió (como tantas cosas) a Antonio Ortega. Con él nos referíamos a una cierta forma de edición que regía la publicación: si de alguna manera un artista que exponía allí tenía que ver con, pongamos por caso, una reflexión sobre el cuerpo o la economía, dedicábamos un artículo o una serie de artículos a hablar del cuerpo como tema en otros artistas, o de la economía del arte; es decir, ya que el Pisuerga pasa por Valladolid…

Una fórmula aplicable a cualquier ámbito (de hecho recoge lo que se hace desde siempre en periodismo), que trata simplemente de estirar los temas y las ideas, pero también de un intento por que las ideas circulen, se amplíen, cambien de dirección y dialoguen creando discurso. Y es una fórmula de edición o de escritura crítica sobre arte y cultura que también aplicamos en A*DESK. Si en el “Butlletí” formaba parte de una estrategia para dar contenido al centro, aquí la intención es otra. Se trata de expandir y profundizar en temas, de llevar las críticas de arte y los comentarios culturales más allá, trazando contextos históricos y de discusión.

Ese pisuerguismo aparece como un auténtico statement sobre determinada manera de entender la escritura crítica en la actualidad. De entrada porque deja atrás algunas cuestiones que ya parecen antiguas. La dicotomía entre opinión e información queda desbaratada: la segunda ya no es cuestión, simplemente porque el acceso a la información no es algo restrictivo en la era internet; y la primera opera en el orden de la discursividad, del discurso y la discusión abierta.

Si la crítica es detonante, va más allá del hipertexto para convertirse en narrativa y así deja atrás el espacio cerrado y muy estrecho entre la obra como cosa en si misma y la sensibilidad del receptor, en este caso el crítico, esa crítica hecha de pura subjetividad, a partir del gusto, la impresión y la pincelada. Frente a ello la crítica se puede reafirmar como género literario, pero no por un decimonónico carácter subjetivo ni por ser autónoma, sino porque al ponerse en duda a sí misma y aparecer como un relato abierto, capaz de generar conexiones, es justo lo contrario: un género híbrido, tullido, hecho de corta y pega (compartiendo así interés y genealogía con el comisariado). Y entonces podremos empezar a entrever la crítica como una forma de creación, de producción cultural, de pensamiento y de escritura en contemporaneidad.

http://www.davidgtorres.net

Publicaciones

25 enero 2014

Ya que pasaba por aquí… o la after-crítica (no la post-crítica)

08 diciembre 2013

¡Por los archivos!

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)