close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas desinteresadamente, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

28 diciembre 2016
IMG_20160721_123928900.jpg
Invocación para encarar el desastre

Delfina Esperanza de León

La existencia del ser humano podría percibirse como lineal. A su vez, el tiempo es contado de manera circular (cíclica). Esta repetición rítmica de unidades de tiempo y de sucesos (invierno verano, vida y muerte), ha dado lugar a eventos colectivos que dialogan con existencias mayores a la propia. Estos eventos de conexión inter-temporal se transformaron en rituales o ceremonias en las que el tiempo exacto se detiene para dar lugar al ritmo propio del rito. En éste, el presente comunica al pasado y se predice el futuro. Estos eventos invitan periódicamente a compartir momentos de naturaleza interactiva, espiritual y psicológica, que ayudaran a crecer, a adaptarnos o renovarnos. Para la creación de acuerdos y asimilación de procesos. Las ceremonias se convierten entonces, en viveros de ideas y cohesión de comunidades, a través de experiencias psico-emotivas. De esta manera, la participación en acciones rituales representa una especie de inmersión en estados comunicativos, de aprendizaje y de transformación.

Partiendo de estos supuestos propongo, bajo el nombre de “Invocaciones para encarar el desastre”, una serie de acciones oscilantes entre lo performático y lo ceremonial, con la intención de convertirse en un trabajo colectivo para quienes deseen implicarse, como provocación para transformaciones participantes alrededor del recuerdo del contenido de los acuerdos de paz firme y duradera de Guatemala.

La primera “Invocación para encarar el desastre” sucedió el 29 de diciembre de 2015 en la ciudad de Guatemala, durante el aniversario de “los acuerdos de paz”. Culminando ese día, con una ceremonia personal de tristeza e invocación ante la incapacidad e ineficacia de las acciones realizadas durante los movimientos sociales guatemaltecos del 2015.

Antes del 29 de diciembre de 2016 sucederán varias “Invocaciones para encarar el desastre”. Las instrucciones son las siguientes:

1. Elige un espacio reverencial, de al menos 3 x 3 metros y prepara un ambiente ceremonial.
2. Reúne amigos o conocidos que deseen participar en la actividad.
3. Asigna a uno o dos de los participantes para la documentación en foto o dibujo de “toda la actividad”.
4. Colóquense sobre una alfombra color violeta, frente a frente unos de otros.

Entregue a los asistentes, una copia del instructivo y lean el texto a continuación.

Este territorio es historia, es gente, es riqueza y pobreza. Con la fuerza del rito uniremos el pasado y el futuro. Que en 1996 después de un documento de acuerdo, nos prometía paz. Hoy que persisten los mismos dolores de antes. Provoquemos nosotros mismos la paz, pidamos por:
El dolor de ser hermanos separados por cultura, color y dinero
Por el dolor de ser hermanos y no compartir los mismos derechos
Por el dolor de vivir enjaulados en rejas, talanqueras y silencio
Por el dolor de no conocer los muertos de la guerra, ni verles justicia
Por el dolor de que crecer dificultosamente unos, y fácilmente otros
Por el dolor de ver impotentes, la pobreza crecer cada vez más grande
Por el dolor de la educación lejos de las aldeas, e injustamente cerca de la ciudades
Por el dolor de ver nuestro pueblo sin opinión, ni valor para la participación
Por el dolor de leyes injustas creadas para enredar
Por el dolor de saber que lo sabemos, sin soñar como cambiar
20 años de paz sin paz.

5. Elijan uno o dos de los “dolores” mencionados, sobre el cual todos los presentes quisieran pedir. Colóquese en la posición de mayor reverencia o respeto que conozcan,
6. Concéntrense colectivamente en las peticiones acordadas, durante por lo menos 10 minutos y máximo 20.
7. Al finalizar escriban o graben testimonios de los participantes sobre la experiencia. Pueden usar las siguientes preguntas: ¿Qué pensé al llegar?, ¿que pienso ahora? ¿Qué sentí durante la invocación – oración? ¿Cómo continuaré pidiendo por temas como los de la experiencia de hoy?

Puede repetir la actividad cuantas veces quiera. Puede compartir este instructivo, para que otras personas participen. Envíe las imágenes y testimonios (escritos o en sonido), al correo: invocacionesparaeldesastre@gmail.com

Latina de montaña, observadora de profesión. Intenta desprogramar comportamientos y fomentar actuaciones clarificantes. Vive entre la preocupación y la ocupación.

Publicaciones

28 diciembre 2016

Invocación para encarar el desastre

Pub
close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)