close

A A*DESK portem des del 2002 oferint continguts en crítica i art contemporani. A*DESK s’ha consolidat gràcies a tots els que heu cregut en el projecte; tots els que ens heu seguit, llegit, discutit, participat i col·laborat.

A A*DESK hi col·laboren i han col·laborat moltes persones, amb esforç i coneixement, creient en el projecte per fer-lo créixer internacionalment. També des d’A*DESK hem generat treball per quasi un centenar de professionals de la cultura, des de petites col·laboracions en crítiques o classes fins a col·laboracions més perllongades i intenses.

A A*DESK creiem en la necessitat d’un accés lliure i universal a la cultura i al coneixement. I volem seguir sent independents i obrir-nos a més idees i opinions. Si també creus en A*DESK, seguim necessitant-te per a poder seguir endavant. Ara pots participar del projecte i recolzar-lo.

Magazine

06 novembre 2007
Gerontofilia Selectiva

Roberto Enríquez

Leo un libro fascinante. Una especie de larguísimo reportaje magníficamente documentado sobre la historia de Venecia en el siglo XX y la historia de sus habitantes. Se titula “La ciudad de los ángeles caídos” y su autor, John Berendt, asegura en su prólogo que es una obra de no ficción donde todos los personajes aparecen identificados por sus nombres propios. Como los Rylands, Jane y su marido Philip, director de la Colección Peggy Guggenheim de Venecia desde que se creara el Museo.

Cuenta “La ciudad de los ángeles caídos” con pelos, señales, entrevistas contrastadas y hasta actas notariales, que los Rylands, antes de hacerse íntimos de Peggy Guggenheim en plena decadencia, lo fueron de la viuda del poeta Ezra Pound, de cuya confianza abusaron vilmente para así sacar de su casa todos los papeles del poeta con la intención de hacerse los gestores de su fundación. Una operación que resultó abortada y de la que sólo obtuvieron un buen pellizco que les pagó Yale por los legajos.

Sé que el asunto puede sonar a chisme, y sin embargo me parece que refleja de un modo magistral el modo turbio en que funcionan algunos de los mecanismos de las fundaciones artísticas, de sus herencias y legados (voy a pasar muy por encima del caso Thyssen porque no podría evitar un análisis detallado de los trajes de novia de Blanca Cuesta en su última exclusiva del ¡Hola! y eso sí que sería demasiado).

Philip Rylands continúa dirigiendo la Colección Peggy Guggenheim de Venecia. El libro de Berendt salió publicado hace dos años. Y no ha habido ningún escándalo. Puede ser, creo yo, porque la gente no lee. O porque quienes lo leyeron ya lo sabían todo y no se sorprendieron.

Roberto Enríquez
close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)