close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

09 mayo 2009
Dins i fora de nosaltres

Roberto Enríquez

Pulmones de acero para la respiración asistida, ojos de acero para la memoria asistida


En plena invasión de los bárbaros vocablos que tratan de explicar la nueva pornografía emocional multimedia con juegos de palabras -”extimidad”-, la mirada hilada de Codesal en ‘Dins i Fora de nosaltres’ consigue transformar los lugares comunes en espacios singulares de una intimidad que vuelve a ser digna a fuerza de verdades piadosas, desgajadas, asimétricas y simultáneas.

Sin ironías posmodernas, sin efectismos ni distancias de seguridad, las imágenes de Codesal obran con las estampas más vacuas el idéntico milagro de la poesía en palabras: mutar lo cotidiano y lo banal en maravilla, devolverle el aliento y la intención a lo que dimos por yermo e inofensivo. Nos redime.

Vuelven a sonar las tijeras vivas sobre la mesa de madera maciza, el sonido de la máquina de coser antigua, que suena como el crepitar de las tallas sacras. Las mortajas transpiran, quién sabe para qué.

La realidad estalla en un hueco inesperado, al fin nos pide un baile, nos arranca el dispositivo digital de las manos y nos recuerda que somos una cámara.

Codesal desactiva cualquier tentación de sentimentalismo y se enfrenta al sentimiento, de dentro afuera y de afuera adentro de los otros nosotros, que no son ellos. Nuestra pena es tan grande porque va por dentro, y fluye, se retroalimenta, se escapa en la voz y en el gesto solo para volver a invadirnos.

Logra, al fin, la paradoja imposible: hace reverberar el eco contra un espacio compacto, sin huecos ni fisuras; sin vacíos.

Roberto Enríquez
close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)