close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

29 noviembre 2012
Levis_Strauss-2.jpg
El origen del sinsentido: “Trabajo, poder y control” en el MACBA

No es habitual encontrarse con una exposición que provoque emociones enfrentadas, pero Trabajo, poder y control, una de las secciones de la exposición Episodios Críticos (1957-2011), consigue justo eso. Hay una cierta sorpresa al encontrar un MACBA tan dialogante, cercano al público, incluso podríamos decir didáctico, a través de una exposición que está guiada, explicada y razonada, y dónde no se echan en falta los carteles explicativos ni los nombres de las obras.

Sin embargo, la similitud con el presente momento histórico es algo que causa un ligero desconcierto. El relato sobre el origen del sinsentido que vivimos es demasiado cercano a la realidad como para ser ignorado. Resulta chocante ver como hace ya diez años, y aún más atrás si nos extendemos al resto de las secciones, las cosas no cuadraban. Por eso, resulta francamente difícil mantener la sonrisa constante y encajar los golpes de humor mordaz sin pensar en la realidad que se desarrolla al otro lado de las impolutas paredes.

Las palabras que se asocian a la exposición -supresión, preocupación, miedo, control- son todas manifestaciones de un proceso de causa y efecto que los artistas que se reúnen en esta sección han querido explorar. Tras el fin decisivo de la producción industrial y el triunfo arrollador del trabajo inmaterial, la sociedad fue el testigo mudo del nacimiento de la nueva concepción de gestión del tiempo y del capital humano. Trabajo, poder y control presenta un escenario de dominio global fruto del capitalismo más boyante. Dicho de otro modo, muestra claramente las formas de producción y de vida que ahora llamamos presente.

Los tres espacios que configuran la muestra tienen cierta autonomía. Un posible punto de inicio para el recorrido es el análisis de los años 90 de Andreas Siekmann. A través de la instalación Compañía de Responsabilidad Limitada (1996-2002), Siekmann utiliza una pieza fetiche del mundo moderno, los pantalones tejanos clásicos, para crear una elaborada reflexión sobre el jugo que las relaciones de poder han colocado alrededor de la sociedad y del espacio público. Con un humor ácido y un complejo sistema iconográfico, los «vaqueros» se convierten en el vehículo perfecto para explorar las contradicciones de la sociedad. Un prenda concebida para el mundo del trabajo obrero, que más tarde pasó a ser un símbolo de rebeldía. Ahora, un elemento unificador y un indicador del abismo entre las capas dirigentes y el grueso de la sociedad.

Esta instalación se sitúa en medio de dos series de fotografías que muestran ambos extremos de las formas de vida y producción. Por un lado, la incubadora de ejecutivos del IESE Business School, retratada analíticamente por Marc Pataut. Por el otro, un retrato en blanco y negro de la cadena de montaje de SEAT. Dos polos opuestos, fruto de momentos diferentes, que dependen el uno del otro para existir, y que favorecen solo a unos pocos.

En la siguiente sala, el concepto de esfuerzo primario se refleja en el monumento “móvil y provisional al trabajo” de Allan Sekula. Acompañado por unos textos poéticamente críticos, la instalación presenta a unos trabajadores en una escala de gran formato, que supera las dimensiones naturales, en medio de su entorno de trabajo. Oficios olvidados e ignorados de gran importancia para el mundo global, dignificados en los solemnes retratos.

Por último, la muestra explora el miedo como herramienta de control en la instalación de Krzysztof Wodiczko, que recuerda el antes y el después del 11-S. “Si ves algo” (2005) alude a la creación del estado policial global, donde los ciudadanos son también vigilantes. Un contexto donde la humillación es necesaria para protegerse del peligro que representa el “otro”.

Trabajo, poder y control sirve para marcar los antecedentes de la crisis sistemática social que impulsa el capitalismo. Un ciclo vicioso, donde el cinismo y la ironía se presentan como posibles vías de escape y reflexión. Pero tras la ironía siempre hay un resquicio de dolor y melancolía.

Verónica Escobar Monsalve es una alma inquieta de naturaleza digital y corazón analógico. Centra sus indagaciones en el arte y la cultura que mezcla influencias del mundo digital y el pensamiento pre-digital. Un arte y una cultura capaz reflejar la complejidad del mundo actual. Cree en la extrema importancia del espíritu crítico y en que este puede ser aplicado a cualquier faceta de la vida, por muy difícil que resulte.

Media Partners:

close