close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas desinteresadamente, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

26 julio 2011
Illumi¿Nations?

Marina Vives

En la distribución por países de parte del espacio expositivo en la Bienal de Venecia está el origen de una reflexión política sobre la mítica Bienal. El título aglutinador de esta edición también invita a reflexión: ¿qué “nations” son las que se iluminan en esta Biennale?


Entender el “Estado” como elemento configurador esencial de la realidad política internacional puede parecer algo indiscutible. Sin embargo, es necesario comprender que la vigencia o perdurabilidad de algunas estructuras recibidas no es eterna.

La sociedad post-industrial es la de las grandes financieras, empresas transnacionales, organizaciones no gubernamentales, alianzas internacionales “para la seguridad y la paz” –léase OTAN-. Éstas y otras instituciones han alcanzado una presencia y posición evidente, y cuestionan insistentemente la soberanía fáctica del que fuera el detentor único del poder desde Westfalia (1648).

Además, una bien llamada “ciudadanía” ha desarrollado nuevas formas de relacionarse socialmente, que vienen configurándose en red, ajenas a los poderes del estado. La virtualidad y la información superan las fronteras físicas y confieren al carácter cosmopolita más fundamento que nunca. Nuevos niveles de organización apuntan avances tecno-políticos de los que solo hemos visto los primeros indicios, y éstos no parecen atender al concepto de “nación”; más bien apuntan a una cosmovisión basada en la ciudadanía como conglomerado de individuos.

Por otro lado, si asociamos la palabra “nación” a la de “estado”, el resultado es notoriamente ambiguo. La excepción parece cumplirse mucho más que la norma en lo que se refiere al concepto resultante (Estado-Nación): la cantidad de naciones desterritorializadas, naciones sin Estado, naciones dispersadas en varios Estados, Estados pluri-nacionales (y sus inevitables debates), etc., van de la mano de sus consecuentes “nacionalismos” y sus respectivos discursos legitimadores, los cuales, cabe decir, han demostrado desde su aparición una gran capacidad de adaptación y resistencia.

Así las cosas, puede parecer anacrónico poner el acento (la iluminación) en los Estados(-Nación) en un tiempo en el que se debate si éste tiene futuro en un mundo globalizado. Los tiempos presentes destilan una constante tensión entre lo dado y lo deseado, lo heredado y lo presente. ¿Debe la Biennale ser partícipe de estas dinámicas de transformación institucional?

Marina se pasó los primeros dos años de su vida sin hablar: les dijeron a sus padres que estaba interiorizando. Y aunque hace ya un tiempo que habla, sigue necesitando interiorizar. Y luego sacudir, dudar, ordenar y desordenar, celebrar. Encuentra política en muchos lugares y tiene un especial interés en lo subalterno, el "commons" y en los puntos donde todo impacta con la expresión creativa.

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)