close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

16 noviembre 2013
1381398_655669081125065_133686602_n.jpg
PSJM. «Spanische Malerei»

Avelino Sala

El colectivo PSJM siempre ha afrontado sus proyectos desde la práctica crítica del arte. PSJM es un equipo artístico formado por Pablo San José (Mieres, 1969) y Cynthia Viera (Las Palmas, 1973) que opera desde Berlín. Se comporta como una marca comercial que plantea cuestiones acerca de la obra de arte ante el mercado, la comunicación con el consumidor o la función como cualidad artística, haciendo uso de los recursos comunicativos del capitalismo espectacular para poner de relevancia las paradojas que producen su caótico desarrollo.

Ahora, tras más de diez años trabajando juntos, han desarrollado el proyecto «Spanische Malerei» (Pintura española). Con esta serie de pintura (posiblemente lugar común al que todo artista acaba volviendo) que se acaba de mostrar en la Galería Blanca Soto de Madrid, el colectivo genera un verdadero retrato social pictórico encriptado, entendiendo la pintura como medio y no como fin propio o tautológico del arte. A simple vista, en estas piezas uno puede “identificar” gráficos y estadísticas que llevados al lienzo podrían conformar una suerte de “geometría estadística formal”. La llamada por el propio equipo de artistas “geometría social”, esa que ya emplearon en la serie American Colors, que ahora se exhibe en el Centro Cultural Pelaires dentro del proyecto “High Society”, comisariado por Fernando Gómez de la Cuesta en Palma de Mallorca.

Esa mirada fría a la estadística de la desigualdad contrasta con el refinamiento y el acabado prácticamente industrial (pero fingido) de las piezas pictóricas de la exposición. Incluso esa idea de precariedad de la pintura teje una red que directamente se incrusta en la realidad de lo cotidiano, el artista de ahora, más por obligación que por decisión, está redireccionando su trabajo a lo manual y a lo auto-producido.

Piezas como “Manifestaciones en España, 2003-12” o “Deuda pública en España, 2002-12” hacen referencia directa a la indignación. Se ha teorizado mucho a favor y en contra de cualquier estetización de los movimientos del 15 M, sin embargo, tras la distancia que da el tiempo para pensar mejor los acontecimientos, podemos decir que un grupo de artistas ha generado tejido en torno a los temas de actualidad, probablemente los únicos sobre los que se debería hablar a través del arte.

Quizás el arte no valga para nada, pero al menos, estamos obligados a mantenernos en guardia. PSJM lo hace, siguen en primera línea de conflicto, o asomados al abismo de lo real, en ese ejercicio de reflexión madura que sin embargo lleva las cosas al límite. Además consiguen sorprender con la rotundidad de una obra altamente inquietante. PSJM meten el dedo en la llaga, y una vez más, ejercen de francotiradores, con una precisión exquisita que invita a reflexionar, como Bourriaud, sobre la pregunta: ¿Qué pueden los artistas, a qué pueden acceder, hasta dónde pueden ir en la transformación del mundo y la evolución de su rol sin abandonar su estatus de artistas? Sin dar respuestas, plantean estrategias para dilucidar estas cuestiones, abriendo la puerta de nuevas realidades, tanto críticas, como representativas.

Avelino Sala es artista, comisario a ratos y editor. Desde 2012 gestiona el espacio Studio Avelino Sala en Gracia. Vive y trabaja en Barcelona. Su trabajo como artista le ha llevado a cuestionar la realidad con una mirada crítica en un continuo explorar el imaginario social y político e intentar meter el dedo en la llaga para comprobar si el arte puede ser un generador de espacios nuevos y de experimentación capaces de re-crear otras realidades.

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)