close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

14 marzo 2013
Maite_Cajaraville-2.jpg
Rellenando huecos

Han pasado 24 años desde que el colectivo Guerrillas girls colocara un cartel frente al Metropolitan Museum de Nueva York denunciando que menos del 5% de los artistas en las secciones de Arte Moderno eran mujeres, mientras que un 85% de los desnudos eran femeninos, reivindicando de esta forma que la mujer fuera siempre representada como objeto de deseo y no se la tuviera en cuenta como sujeto creador. La situación actual está claro que ha cambiado y son hoy muchas las mujeres artistas las que han alcanzado reconocimiento por su trabajo. Sin embargo, nos encontramos con datos que demuestran lo lejos que aún estamos de haber alcanzado una supuesta condición de igualdad: en Madrid sólo el 17 por ciento de las exposiciones están protagonizadas por mujeres y según un informe que ha elaborado MAV, Mujeres en las Artes Visuales, en España, aunque el 70% de los licenciados en bellas artes son mujeres, sólo un 30% de ellas recibe becas y ayudas.

El Festival Miradas de Mujer, organizado por MAV, dice nacer con el objetivo de visibilizar y difundir el trabajo de las mujeres en el ámbito artístico. Si el primer festival el año pasado tuvo lugar sólo en Madrid, este año los eventos se han extendido al resto de España, siendo numerosas las instituciones en otras comunidades que se han sumado al proyecto, incluyendo durante todo el mes de marzo exposiciones individuales y colectivas, conferencias, charlas y performances en torno al trabajo de la mujer en las artes. Se incluyen artistas tan representativas como Lara Almárcegui, Eva Lootz, Ouka Leele, Marina Núñez, Marina Abramovic, Concha Jerez, Cristina Lucas, Cristina García Rodero, Isabel Muñoz, Rosalía Banet, María Blanchard, Rosa Barba, Ana Cabello, Carmen Calvo, Soledad Córdoba, Dora García, Marisa González, Candida Höfer, Beth Moysés, Paloma Navares, Mabel Palacín, Eulalia Valldosera y Azucena Vieites.

Rellenando huecos fue la acción performática audiovisual propuesta para el día de la inauguración del Festival el pasado 8 de marzo, en Matadero de Madrid. La obra consistió en la proyección de un vídeo realizado por Maite Cajaraville, artista que trabaja a medio camino entre la performance y los medios digitales. En el vídeo proyectado aparecía la artista en una bañera, unas veces desnuda y otras vestida, dibujando en los azulejos de la pared, mientras se iban intercalando distintas escenas. Al frenesí de las imágenes le acompañó la música electrónica de la productora Nono. Una proyección, digamos, algo anodina que iba muy a tono con la presentación del festival.

Rellenando huecos podría ser también una descripción de lo que representa el festival. A pesar de las buenas intenciones y de lo necesario de la iniciativa, la organización del proyecto parece perseguir el “modelo Photoespaña”, en el que por una parte muchas instituciones se suman para ganar visibilidad y de paso rellenar programación, y por otra parte, el festival aglutina exposiciones que ha realizado una institución por iniciativa propia, sin tener en cuenta el festival, pero queda incluída en él porque coincide con la temática.

Rosa Naharro intenta pensar el presente, así como sus distintos contextos, a través de la cultura y el arte contemporáneo. Ver exposiciones, escribir, leer, el cine, la música y hasta las conversaciones con amigos pasan a ser herramientas. Entender e interpretar “ algo” de esto que llamamos mundo se convierte en una autoimposición, así como tomar cierto posicionamiento, que no distancia, ante él. Compagina escribir en A*Desk con su tesis doctoral en la UCM, y trabaja en proyectos desde la gestión cultural

Media Partners:

close