close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

17 diciembre 2012
© Clare Gallagher. Domestic drift
SCAN y la ciudad

Marina Vives

El mundo moviéndose a toda pastilla y de repente, click. Ese click como lapso, como robo del devenir, como síncopa en el ritmo vertiginoso. Ese click como captura del ya-nunca-será-lo-mismo. Una imagen borrosa, robada, que atrapa el tiempo en la mirada distraída, aunque penetrante, de una joven, como el tiempo que la envuelve, el tiempo en el que vivimos: borroso, distraído. Ese instante robado posee trascendencia. Impasible, la joven observa cómo es secuestrada en medio de una multitud que se agita a su alrededor. Su mirada incisiva traspasa el negativo.

Este flipe lo vivo en un Palacete de Tarragona, la Casa Canals, viendo la exposición Transitant de Lluc Queralt. Sin embargo, todo esto ocurre gracias a SCAN Tarragona, Festival Internacional de Fotografía, que ha ocupado en los últimos meses, y hasta el 24 de diciembre, múltiples espacios expositivos y registros fotográficos. Como el de Lluc Queralt en la Fundació Fòrum, o el de Cristina Serra Juncosa y Núria Rion con su proyecto Rastres Interiors en el COAC, pasando por la interesante propuesta Soto Luce. Apol·lo, llum i Imatge, en el Museu Nacional Arqueològic; y así hasta un total de 25 muestras, que han ocupado la ciudad de Tarragona y parte de Barcelona.

Pero quizás lo más relevante del SCAN, más allá de su “estrella”, la exposición Talent Latent, o sus conferencias (con Gabino Diego o a Joan Fontcuberta, entre otros), sea su acierto en la intención de generar actividad y movimiento alrededor de la fotografía.

Jesús Micó es el comisario de Talent Latent. Lo fue en 2010 y también lo será en 2014, permitiendo, según los organizadores, un discurso a corto, medio y largo plazo. La muestra, que se puede visitar en la Tabacalera de Tarragona, exhibe los artistas seleccionados a través de una convocatoria internacional, lanzada el pasado junio, en la que se recibieron unas 300 propuestas “apadrinadas”, a sugerencia de galeristas, coleccionistas o profesores.

El equipo del SCAN se propone definir el festival alrededor del autor emergente, no estudiante, sino con dificultades de proyección. Según la dirección del Festival, esta edición afina en esta filosofía, y parece que así sea, puesto que la incorporación de Jesús Vilamajó, responsable del desaparecido Nice to meet you Emergent Lleida, se ha traducido en la sección Full Contact, uno de los eventos más efectivos del festival. Full Contact fue un meeting point de dos días para que artistas y agentes del mundo del arte, interesados en establecer nuevos vínculos, se conocieran e intercambiaran. La ganadora de este encuentro, Stéphanie Roland, exhibirá en Private Space y en Tarragona la primavera de 2013.

Otro vértice destacable de SCAN 2012 también bebe, como el premio de Full Contact, de uno de los socios del Festival, Private Space. La muestra Autoedició Exposada presta la adecuada atención a una realidad indiscutible de la fotografía en los tiempos actuales: la recuperación del libro de artista. Éstos se presentan firmados, con números limitados e incluso sello de autenticidad; convirtiéndose ellos mismos en piezas, sustitutos de la “obra”, en un tiempo en que la digitalidad permite la reproducción infinita y la distribución menos controlada de la imagen en sí.

©Stephanie Roland Aun así, sorprende que algunas de las actividades que se incluyen en el programa ya hayan terminado, hace meses. Por problemas de convenios, SCAN trasladó su tiempo natural de la primavera al otoño, y algunas de las actividades programadas dentro del Festival, como Henri Lartigue. Un món flotant en Caixaforum Tarragona, no pudieron moverse ante el cambio de previsión.

Por otro lado, y más allá de los eventos desplazados en el calendario, SCAN 2012, ha sufrido, como otros eventos culturales organizados en la ciudad, una drástica reducción del presupuesto, precisamente en el año en que se “celebra” en Tarragona la Capitalidad de la Cultura Catalana, título que suena a ocurrencia si se tienen en cuenta las oportunidades perdidas. En una situación de cierta emergencia, no sólo económica, pero sobretodo cultural y programática, el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad se antoja, de nuevo, insuficiente. Parece que SCAN adolece de la falta de “apuesta” institucional, y con ella, de la insuficiente cobertura mediática; del desgaste de un equipo que debería valorarse más, (algunos llevan 30 años en la militancia permanente por la cultura, y no parece que les surjan sustitutos), de los mimos que una ciudad no central debería brindar a eventos de esta magnitud.

Después de meses de actividad y de búsqueda de excelencia por parte de la organización, el peligro, puesto en contexto, es claro: sin un apoyo manifiesto, el resultado puede ser el de convertir el festival irremediablemente en un festival “casero”, aunque eso sí, de excelente calidad. SCAN está a punto de terminar, y visitarlo, para aquellos que no lo hayan hecho ya, es muy aconsejable. Para los que sí lo hayan hecho, la revisión (ni borrosa ni distraída), es indispensable.

Marina se pasó los primeros dos años de su vida sin hablar: les dijeron a sus padres que estaba interiorizando. Y aunque hace ya un tiempo que habla, sigue necesitando interiorizar. Y luego sacudir, dudar, ordenar y desordenar, celebrar. Encuentra política en muchos lugares y tiene un especial interés en lo subalterno, el "commons" y en los puntos donde todo impacta con la expresión creativa.

Media Partners:

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)