close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

22 enero 2014
m-USE-um.jpg
Utopías prácticas y otras contradicciones epistemológicas. Del Workshop con Tania Bruguera sobre el Arte Útil

Caterina Almirall


¿Apuestas por un cambio social? ¿crees que el arte se debería ocupar de este cambio? ¿crees en el poder transformador del Arte? ¿crees que el arte debería servir para arremeter contra lo real: despachurrar fronteras, desmontar leyes, ayudar a los más necesitados? Si además de creerlo, lo practicas, entonces ¡eres un artista de Arte Útil!

Útil, cuando es adjetivo designa algo que sirve para algo, que produce provecho, y cuando es un sustantivo se refiere a una herramienta -a tool in english-. Arte Útil, según Tania Bruguera, creadora del neologismo, es en consecuencia, un arte-herramienta, un arte que sirve para hacer algo, más exactamente -y aunque suene tal vez un poco grandilocuente- una herramienta que sirve al cambio social. Arte Útil se define también por contraposición al resto del arte, un resto que -por suerte- en el workshop de A*DESK que tuvo lugar en la Fundació Miró a principios de enero, no pudimos llegar a denominar, tanto por falta de acuerdo como por un cierto rechazo a apoyar esta dicotomía. Arte Útil seria, a grandes rasgos, coger la fontaine de Duchamp y devolverle su función original de urinario en el baño de los señores.

El Arte Útil empieza con un diccionario bilingüe inglés-arte útil, donde se detalla un nuevo lenguaje en el que, por ejemplo, el artista se convierte en iniciador y el espectador en activador. Tal vez el término más curioso es el que convierte la estética en est-ética, que vendría a ser como la estética de lo ‘real’. El término que generó más desconfianza y también todo tipo de suspicacias y chistes malos, fue el propio enunciado, el problemático binomio “Arte-Útil”. Genera controversia en dos sentidos, por un lado la inclusión dentro de esa amalgama informe pero exigente que es el “Arte”, y por otro el conflicto de las utopías prácticas, sobre todo porque según Bruguera en este tipo de arte no cabe el fracaso, “si fracasa no es Arte Útil”. Discutir sobre qué es y qué no es arte en relación a proyectos de Arte Útil es inútil, es en el segundo tramo del binomio en el que se dan las discusiones interesantes.

¿Quién podría negar de entrada que es buena la propuesta de un arte que no sólo denuncie y señale un conflicto sino que se pueda meter a resolver una problemática social o política? En un principio, o por lo menos entre los asistentes al taller, parece que nadie. Pero como de costumbre, la cuestión está en el qué y el cómo. A continuación del diccionario, y para enfocar esta segunda discusión, se establece una lista de “musts”, que determinan los criterios de selección.

Tania Bruguera es una mujer de acción, ella sabe hacer cosas, es dinámica y energética. Su proyecto actualmente es el Museo de Arte útil, y ha encontrado cobijo en el VanAbbe Museum de Eindhoven. Para los que os sorprenda la idea de un museo para este tipo de arte, aclarar que Bruguera quiere que el museo sea una “Social Power Plant” des de la que se genere energía transformadora. La exposición muestra el archivo siempre en proceso en el que se catalogan todo tipo de proyectos bajo la etiqueta de arte útil. La mayoría vienen de otras etiquetas como arte social, arte colaborativo, site-specific, o bien proyectos que nunca habían sido catalogados como “arte”. En el archivo se redistribuyen entre nuevas etiquetas, como por ejemplo ‘Do It Yourself’ o ‘A-Legal’.

Media hora antes de cerrar las 15 maratonianas horas de taller, alguien dijo que “ahora entiendo menos que cuando entré por la puerta el primer día, lo que es el arte útil”. Creo que el corsé de la etiqueta, el manifiesto, el museo, y toda la parafernalia, entorpecen los propósitos originales de Tania Bruguera. Pero como decía, Tania es una mujer de acción, y no parece asustarse frente a las contradicciones que ella misma genera, tampoco se le puede decir que mejor debería hacer un partido político si lo que quiere es meterse en política, porque ya lo hizo. Y lo montó dentro de un museo.

Caterina Almirall acaba de nacer en este mundo, pero antes había vivido en otros mundos, similares y paralelos, líquidos y sólidos. De todos ha aprendido algo, y ha olvidado algo. Aprender es desaprender. En todos estos mundos le atrapa una telaraña que lo envuelve todo, algunos lo llaman “arte”... Envolver, desenredar, tejer y destrozar esta malla ha sido su ocupación en cada uno de estos planetas, y se teme que lo será en cada uno de los que vendrán.

Publicaciones

22 enero 2014

Utopías prácticas y otras contradicciones epistemológicas. Del Workshop con Tania Bruguera sobre el Arte Útil

Media Partners:

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)