close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas desinteresadamente, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Spotlight

08 junio 2019
Bauhaus100 – El gran centenario 2019

Uta M. Reindl

El calendario del aniversario de la Bauhaus –en el marco del cual se celebran aproximadamente 600 acontecimientos en Alemania– muestra un caleidoscopio de versiones sobre este movimiento interdisciplinar singular que, en su conjunto, quizá solo transmite un hecho: que no existe una única Bauhaus. Las sedes más destacados de la celebración nacional son Weimar, Dessau y Berlín, donde la historia de este movimiento moderno de artes aplicadas, de repercusión mundial, se había desarrollado entre los años 1919 y 1933. La sede se trasladó en primer lugar de Weimar a Dessau, y por último a Berlín, donde el partido Nacional Socialista drásticamente puso punto final a la exportación cultural más importante de Alemania.

Hoy en día, es probable que la idea de la Bauhaus evoque exclusivos diseños modernos y proyectos pioneros de la arquitectura moderna, es decir, a casas formadas por cubos blancos, techos planos, diseños minimalistas y suntuosos de mobiliario tubular de acero, y toda clase de accesorios domésticos con aires de estética industrial racionalista, fabricados con materiales exquisitos. Pero la intención original del movimiento interdisciplinario, impulsado principalmente por los manifiestos antimilitaristas y pacifistas que surgieron tras los horrores de la Primera Guerra Mundial y formulado por numerosos artistas e intelectuales alemanes que soñaban con una sociedad nueva, era totalmente opuesta. Walter Gropius, fundador y promotor de la idea de la Bauhaus, fue una figura muy influyente para ese concepto innovador que abarcaba la educación práctica, la fusión de artesanía, tecnología y trabajo colectivo y, por último, la sinergia entre artesanía, bellas artes y artes escénicas. Sin embargo, y por encima de todo, la Bauhaus era la Hochschule für Gestaltung, una escuela en la que arquitectos, artistas, músicos y docentes comprometidos dedicaban sus energías –especialmente en los primeros años del centro– a implementar el pensamiento utópico combinado con programas prácticos.

Además de Walter Gropius, entre los principales representantes de esta disparidad de tendencias se contaban Oskar Schlemmer, encargado de las áreas de teatro y bellas artes y Johannes Itten, más a favor de la línea esotérica y espiritual del movimiento, en contraposición a László Moholy-Nagy, que expresaba sus inclinaciones izquierdistas llevando siempre el uniforme del trabajador. Los miembros rojos de la Bauhaus –entre ellos, el segundo director de la escuela, Hannes Mayer– finalmente abandonaron la sede alemana por Rusia, donde esperaban encontrar proyectos arquitectónicos más cercanos a sus afinidades ideológicas. Sin embargo, la singular y extraordinaria globalización de las ideas que alimentaron este experimento interdisciplinar se produjo a un alto precio: como es sabido, el régimen de Hitler forzó a los miembros políticamente inaceptables de la Bauhaus –especialmente a los judíos– al exilio, donde muchos de ellos difundieron las visiones de la Bauhaus en sus nuevas patrias. Moholy-Nagy fundó The New Bauhaus en Chicago, mientras que en Israel la Bauhaus se fusionó con formas mediterráneas. El proyecto de investigación y la gran exposición bauhaus imaginistacelebrada en la Haus der Kulturen der Welt de Berlín y organizada en colaboración con los institutos Goethe de todo el mundo, acaba de empezar a reflejar esta notable internacionalización de la Bauhaus. 

Por otra parte, algunas de las actividades de Bauhaus100 se centrarán en formas de marginación, como la de las mujeres dentro de una Bauhaus dominada por hombres. Ise Gropius, la esposa de Walter Gropius, se formó como periodista y trabajó como su secretaria, pero Marianne Brandt fue la única mujer que consiguió ser aceptada por el taller de metal de la Bauhaus. Por lo general, las miembros femeninas de la Bauhaus no tenían otra opción que apuntarse a los talleres textiles o cerámicos.

Mujer sentada en la silla B3 de Marcel Breuer, Máscara de Oskar Schlemmer, Vestido de Lis Beyer

Finalmente, en Bauhaus100 destacan tres proyectos arquitectónicos en el sentido literal del término alemán: Bau (construir, o el edificio) y Haus (casa). En septiembre abrirá un nuevo museo dedicado a la Bauhaus en el centro de Dessau, diseñado por el estudio catalán de arquitectura addenda (González Hinz Zabala), cuyo proyecto ha ganado el concurso para su construcción entre un total de 831 propuestas. Lamentablemente, el plan de inaugurar otros dos museos Bauhaus a lo largo de este año de aniversario no se podrá cumplir, ni en Weimar ni en Berlín: la inauguración de Weimar está programada para el año que viene y la de Berlín ha sido suspendida sin fecha.

(Imagen destacada: Edificio de la Bauhaus visto desde el sudoeste, Walter Gropius, Dessau, 1926)

Uta M. Reindl, nace en 1951 en Colonia. Es crítica free-lance, comisaria y traductora. Publica pe-riódicamente en revistas como Kunstforum Internacional; catálogos; etc. Ha editado dos libros - centrándose en particular en el arte contemporáneo en España; ha comisariado colaboraciones de artistas con estudiantes (1996 - 2010); arte en espacios públicos (2001), en galerías (1999/2012); coordina la plataforma regional "Kritisches Rheinland" desde 1996.

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)