close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Spotlight

07 julio 2022
Berlin Biennale 2022 – «Still Present!»

Àngels Miralda

En 2021, en la frontera franco-suiza, un laboratorio vinculado a la ONG Acro encontró niveles elevados de partículas radiactivas en el aire. Aunque no se encontraron en concentraciones que supusieran riesgos urgentes para la salud, estas partículas eran los sombríos restos de crímenes coloniales de los que Francia aún no ha rendido cuentas. En la década de 1960, el gobierno francés realizó una serie de pruebas nucleares en el Sáhara argelino. Estos bombardeos atmosféricos y subterráneos se llevaron a cabo en lo que Francia percibía como un territorio vacío con total desprecio por los pueblos indígenas que habitan el desierto. El artista Ammar Bouras fue a la zona cercana al incidente de Béryl, en la montaña de Tan Afella. Allí, los testimonios locales recuerdan cómo la lluvia de las explosiones envenenó sus cuerpos y los de su ganado. Argelia sigue sufriendo elevadas tasas de cáncer, así como defectos de nacimiento, y en su obra, Bouras reflexiona sobre la geología y el paisaje en relación con la salud del cuerpo y el tiempo. A medida que, el desierto lo hace hacia el norte y las olas de calor aumentan en intensidad, las partículas radiactivas del desierto vuelan el Mediterráneo para recordar a Europa una y otra vez los crímenes no resueltos que se esconden bajo la quietud.

Ammar Bouras

El curador de la 12ª Bienal de Berlín, Kader Attia, ha construido la temática de la bienal en torno a temas que han estado en el centro de su propio trabajo artístico. El reconocimiento y la reparación son necesarios en Europa para iniciar el proceso de curación de las sociedades devastadas por los crímenes no resueltosdel colonialismo y el fascismo. Habiendo estudiado en la Escola Massana y siendo activo en Barcelona con una reciente exposición individual en la Fundación Joan Miró en 2018, la premisa de Attia se opone a la idea de que el fascismo fue derrotado en Europapor los aliados en la Segunda Guerra Mundial, una creencia todavía muy extendida en el norte de Europa y América del Norte, que ignorala existencia de España, Portugal, Grecia y el Este. Está conectado con la críticapor Césaire y Fanon que relacionan el fascismo con el colonialismo y la extracción e imperialismo continuos de Occidente sobre el mundo. Como codirector entrante del PEI en el MACBA, esto hace esperar que los temas de la bienal continúen en el contexto de Barcelona, que necesita urgentemente un ajuste de cuentas con las heridas de su pasado fascista, así como con su realidad colonial.

Titulada»¡Todavía presente!», pretende visualizar lo invisible y poner de relieve los aspectos decoloniales de la ecología y el feminismo. Sin embargo, esto se consigue mediante el uso de las estructuras tradicionales de las bienalessin ofrecer estrategias para el cambio. Organizada en seis sedes de Berlín, la exposición está organizada temáticamente: KW se centra en los feminismos, AdK Hanseatenweg en las ecologías, mientras que otras sedes destacan las heridas y cicatrices históricas y presentes en Hamburger Bahnhof, AdK Pariser Platz, el Museo de la Stasi y el centro para la Memoria Decolonial. Junto a las excelentes obras de arte y una exposición bien ejecutada, se vislumbran contradicciones temáticas comola ausencia de medidas claras para abordar el impacto medioambiental de la creación de exposiciones internacionales. Attia se apropia del modelo de bienal occidental para arrojar luz sobre las nuevas prácticas, pero nos queda la duda de si esto simplemente sirve para replicar modelos extractivos en lugar de confrontar a la institución con sus propias jerarquías.

Algunas de las obras más potentes de la bienal pusieron de relieve específicamente a artistas individuales que aún no han obtenido el reconocimiento de Europa que merecen, discursos alternativos (como la complejidad social añadida de las castas en la India), o temas infames como la violación como crimen de guerra histórico y presente contra las mujeres. En la primera categoría, Tuan Andrew Nguyen presenta dos películas-instalaciones que se apoderan del espacio con sus narrativas poéticas. My Ailing Beliefs Can Cure Your Wretched Desires (2017) es un diálogo entre el último rinoceronte de Java y una tortuga sagrada. La discusión entre miembros del mundo animal denuncia toda la violencia tácita ejercida a través de diversos colonialismos sobre la naturaleza y sus habitantes no humanos. En Specter of Ancestors Becoming (2019) Nguyen filma a miembros de la comunidad vietnamita en Senegal que viajaron allí tras casarse y Tirailleurs Senegalais que sirvieron en el ejército francés contra la independencia de Indochina. Los procesos coloniales unen partes muy diferentes del mundo que se unieron por motivos violentos y que a su vez produjeron familias e historias de amor en todo el mundo.

Prabhakar Kamble

En Hamburger Bahnhof, Birender Yadav presenta los zapatos de los trabajadores migrantes indios de la casta más baja. Su condición social les prohíbe adquirir documentos legales que acrediten su existencia y están condenados a trabajar en condiciones de gran explotación y con un calor extremo. En la obra de Prabhakar Kamble hay un enfoque similar en los pies de los trabajadores que apuntalan esculturas que incluyen símbolos de culto de una vaca, que se considera más valiosa que los humanos, para describir la singular problemática de las castas en el sur de la India. I Was Not Created For Pleasure(2022), de Mayuri Chari, describe estas complejidades desde una perspectiva feminista al denunciar la apropiación de la censura colonial del cuerpo femenino y la reescritura de la tradición que antes mostraba abiertamente la desnudez y ahora la prohíbe regularmente en el arte.

Mayuri Chari

Una obra escalofriante de Ariella Aïsha Azoulay denuncia el silencio permanente en torno a la violación como arma de guerra. Berlín quedó como una ciudad carbonizada y rota tras el final de la Segunda Guerra Mundial, pero la guerra contra las mujeres continuó durante años. Más allá de las fronteras nacionales y de las banderas políticas, los relatos de cómo se utilizaron las violaciones y los abusos sexuales contra las mujeres en una ciudad devastada continuaron después de la toma de posesión de los aliados. Unos pisos más arriba, un reportaje fotográfico de Etinosa Yvonne trae relatos contemporáneos de mujeres secuestradas y casadas a la fuerza junto a la guerra continua de Boko Haram en el noreste de Nigeria y los efectos de por vida de estos acontecimientos que permanecen con las mujeres y marcan estas regiones.

Las obras mencionadas son duros recordatorios de opresiones silenciosas, están construidas con sensibilidad a través de reflexiones sobre la autoría y la pertenencia. Algunas obras de la exposición parecen chocar con los principios de la bienal y volver a los órdenes coloniales de la representación. En el centro de la Hamburger Bahnhof, surge un momento extraño en el que dos obras destacan en contraste con la estética y la sensibilidad del resto de la bienal. En una instalación deJean-Jacques Lebel,las famosas imágenes pornográficas de las torturas realizadas por los militares estadounidenses en Irak, ampliadas en proporciones laberínticas. La proximidad nauseabunda de estas imágenes podría ser el efecto deseado por el artista descrito como un malestar. Acompaña a la instalación una banda sonora que canta repetidamente el nombre del artista, como si reivindicara el gesto victorioso de las caras sonrientes de los torturadores. Cerca, una instalación de Zach Blas es,un relato basado en la ciencia ficción sobre el reconocimiento de las emociones por parte de la IA. Una obra interesante en sí misma, queintroduce torpementeun amplio tema que no se explora más en la bienal. Hay una rara mención a la categorización de las comunidades queer, que es bienvenida, pero que también viene de la perspectiva del Norte global que sobresale frente a las obras circundantes.Lafalta de apoyo contextual creaun extraño componente estético de la bienal y como una pieza a la que se le ha dejado llevar el peso de este enorme tema en solitario.

Amal Kenawy

En definitiva, el objetivo de mostrar voces no escuchadas utilizando el formato tradicional de las bienales como podio para elevar estas perspectivas es efectivo, pero pierde su fuerza cuando se colocan al lado de colectivos tan famosos y sobreexpuestos como Forensic Architecture que han realizado grandes exposiciones individuales por toda Europa. Se hace un gesto para incluir un nuevo vídeo del colectivosobre Ucrania, pero es formulista en su ejecución y solo sirve para destacar la falta de artistas ucranianos en la bienal. Me queda la sensación de que, casi 35 años después, seguimos viendo la exposición Magiciens de la Terre(Centro Pompidou, 1989) que proponía organizar una «exposición mundial» en París, curada por unequipo de curadores franceses y británicos. Los curadores son ahora seleccionados a partir de experiencias y lugares más variados, pero ¿no son los curadores (o en este caso, los artistas-curadores) los nuevos artistas en 2022? La estructura sigue siendo la occidental ypersiste la sensación de estar atrapados en una rutina, de que cada vez se revelan ante nuestros ojos mayores atrocidades y realidades ocultas, mientras no se presentan opciones para salir del sistema que ha hecho de estas destrucciones nuestra realidad vivida. Y cada día que respiramos, la violencia, las historias y la radiactividad se siguen acumulando sin llegar a sanar adecuadamente.

The School of Mutants


Berlin Biennale 2022 – Still Present!

11 June – 18 September

Àngels Miralda es una escritora y comisaria que reside entre Berlin y Barcelona. Su trabajo independiente se centra en la materialidad de la producción artística como metáfora de la producción a escala industrial contemporánea, técnicas folklóricas históricas, cambio climático, paisaje y mitologías naturales. Sus próximas exposiciones están programadas en el Centro Letón de Arte Contemporáneo en Riga, donde co-comisariará el festival de artes visuales Survival Kit 10.
Imagen cortesía del Centro Letón de Arte Contemporáneo.

Publicaciones

07 julio 2022

Berlin Biennale 2022 – «Still Present!»

Media Partners:

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)