close

A A*DESK portem des del 2002 oferint continguts en crítica i art contemporani. A*DESK s’ha consolidat gràcies a tots els que heu cregut en el projecte; tots els que ens heu seguit, llegit, discutit, participat i col·laborat.

A A*DESK hi col·laboren i han col·laborat moltes persones, amb esforç i coneixement, creient en el projecte per fer-lo créixer internacionalment. També des d’A*DESK hem generat treball per quasi un centenar de professionals de la cultura, des de petites col·laboracions en crítiques o classes fins a col·laboracions més perllongades i intenses.

A A*DESK creiem en la necessitat d’un accés lliure i universal a la cultura i al coneixement. I volem seguir sent independents i obrir-nos a més idees i opinions. Si també creus en A*DESK, seguim necessitant-te per a poder seguir endavant. Ara pots participar del projecte i recolzar-lo.

Magazine

07 octubre 2009
Esto no es el Grupo de Boston

Roberto Enríquez

El Centro Galego de Arte Contemporánea de Santiago de Compostela exhibe una magnífica colección de la obra de un grupo de fotógrafos de Nueva Inglaterra que, de un modo u otro, entrecruzaron sus vidas, sus miradas y sus objetivos en el Boston de los años 70 y 80 para retratar con la autoridad moral que dan la exclusión y el riesgo la privacidad instantánea de aquellos que transitaron el lado más bestia de la vida y se dejaron alcanzar.


‘Familiar Feelings’ es un conmovedor recorrido por una intimidad perturbadora de bellezas robadas, un catálogo de estampas nada bucólicas que definen la realidad de un tiempo que comenzó punk y terminó siniestro, y ante el cual se ejerció la resistencia desde un hedonismo no necesariamente placentero. Una muestra de retratos que son muchas veces autorretratos del deseo de sus autores, mapas de los lindes que delimitan sus propios mapas y el reflejo de un futuro tan incierto como el de sus modelos.

Fotografías de Diane Arbus, Larry Clark, Nan Goldin, David Armstrong, Philip-Lorca DiCorcia o Mark Morrisroe que no solo se exhiben, sino que establecen lazos y vínculos familiares, descubren espacios compartidos, amigos comunes y una nueva idea de hogar que se va construyendo a lo largo del hilo de la exposición que también nos acoge y de algún modo nos devuelve a una nostalgia de un futuro que demostró no ser mejor; de un presente cuyas instantáneas han abandonado el compromiso moral de aquellas para mutarse en flashes de paparazzi y obscenos cortes televisivos que han dejado de revelar rostros que reflejen almas para tornarse opacos.

Roberto Enríquez
Pub

Media Partners:

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)