close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

12 September 2007
A través del espejo

Milena Pi

Rompiendo con el esquema de funcionamiento habitual –varias exposiciones individuales a la vez- el equipo de comisarios del Centre d’Art Santa Mònica propone una exposición colectiva en la que 21 artistas presentan más de cincuenta obras. Montse Badia, Ferran Barenblit, Jacob Fabricius y Frederic Montornés nos enseñan qué hay detrás del espejo, una inversión del lenguaje para que, justamente, desde el revés se vislumbre el derecho.



 No sé qué es lo que quiere decir con eso de la ”gloria” -observó Alicia. Zanco Panco sonrió despectivamente. – Pues claro que no…, y no lo sabrás hasta que te lo diga yo. Quiere decir que “ahí te he dado con un argumento que te ha dejado bien aplastada”. – Pero “gloria” no significa “un argumento que deja bien aplastado” -objetó Alicia. – Cuando yo uso una palabra -insistió Zanco Panco con un tono de voz más bien desdeñosos -quiere decir lo que yo quiero que diga…, ni más ni menos. – La cuestión -insistió Alicia- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.

En Alicia a través del espejo Lewis Carroll nos plantea el problema de la convencionalidad del lenguaje. Si las reglas de Zanco Panco fueran ciertas, no habría comunicación, pues el lenguaje consistiría en signos (o sonidos) imposibles de definir, fijar, regular, ya que sólo dependería de la voluntad del emisor en cada momento. En “Pensa/Piensa/Think”, también hay un espejo, el del artista belga Kris Martin, sobre el que aparece escrito, en letras negras y a la inversa: “The End”. Principio y final. Cuestionando la posición del espectador, Martin nos devuelve el lema de la exposición ¡Piensa!

Así pues, puertas en las esquinas, objetos imposibles, habitaciones cerradas y álbumes de fotos sin protagonista… A diferencia del lenguaje convencional, el arte nos permite abordar la realidad desde diferentes ángulos, asignar a cada palabra un sentido aleatorio, personal, pero a la vez compartible. El arte deja a la vista la contradicción, la ambigüedad y la multiplicación de sentidos. Para ello, la ironía, el juego, el desplazamiento, el intercambio o el nonsense tan propio de Carroll son algunos de los mecanismos que se ponen en marcha en las obras aquí expuestas.

Este es el caso de “Kapicie” (zapatillas), con la que el polaco Pawel Althamer pone a prueba nuestra percepción emplazándonos en el estrecho margen entre realidad y ficción. Althamer transplanta una escena común en el contexto cotidiano de Varsovia, a una sala de exposiciones de Barcelona. Un escalón de granito y varios pares de zapatillas de lana tejidos a mano. El contraste, la desubicación y la reconstrucción palpablemente artificial de lo “real” ponen en crisis conceptos afines como verdad o verisimilitud.

En la misma línea cabe referirse a la espectacular e irónica “Moooore” de Luis Bisbe, una obra que lleva implícita su auto-negación, ya que la cadena circular de carros de supermercado es metáfora de su propia inutilidad. Si es imposible deshacer el círculo, es imposible hacer uso de ellos. Lo circular es símbolo de perfección, y lo perfecto y completo es estático.

Pero hay más, la exposición no sólo se sirve de alterar el espacio, también la temporalidad, y los valores que a él se asocian: tiempo, producción y beneficio. En “Secret Strike-Japan” Alicia Framis congela, durante seis minutos, la actividad de una gran empresa, una forma de resistencia a la dinámica –aunque falaz- del progreso. Sin embargo, sorprende que la gran trascendencia de esta huelga secreta contraste, a su vez, con su tremenda fragilidad. La acción es efímera, fugaz.

–La ley es: mermelada mañana, y mermelada ayer…, pero nunca mermelada hoy. –Eso debe conducir alguna vez a “mermelada hoy” –objetó Alicia. –No, no puede –dijo la Reina–. Hay mermelada cada otro día: hoy no es ningún otro día, como sabes.

Eso es, a partir de la observación de ciertas dinámicas que a su vez crean modelos sociales o de conducta, “Pensa/Piensa/Think” deconstruye la realidad, la relativiza y subvierte su lenguaje. Las cosas no son (solamente) lo que aparentan, son, en su mayor parte procesos en desarrollo, narrativas que se construyen o perecen, pero como dijo Octavio Paz “Hay que poblar el mundo con los ojos, hay que ser fieles a la vista, hay que crear para ver”.

Milena Pi

Articles

12 September 2007

A través del espejo

10 November 2008

The New Spirit

06 November 2007

En el horizonte

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)