close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

06 July 2010
Barrio Joven de Arteba: una apuesta que retroalimenta el mercado

Marcela Römer

Arteba, la feria de arte de Buenos Aires, sigue evolucionando y trabajando con el Barrio Joven, la sección de la feria dedicada a las propuestas a los límites del mercado, si es que existen tales límites.


Los que transitamos por el mundo artístico –por una u otra razón– hemos visitado diversas ferias de arte, ya sea por tener amigos artistas, colegas galeristas o críticos, o porque nos interesa ver que está a la venta, que oferta el sistema y cuál es su calidad estética.

Arteba es la feria más grande que se realiza en Argentina, específicamente en la ciudad de Buenos Aires. En su XIX edición desarrollada desde el 25 al 29 de junio pasado –este año atrasada un mes para no superponerse con los eventos del Bicentenario Argentino– la feria da cuenta de su experiencia en cuanto a selección, montaje y calidad.

Arteba es una de las únicas a nivel internacional en propiciar lo que se denomina el Barrio Joven que auspicia una marca famosa de champagne. Este proyecto favorece, difunde e incentiva la franja de los espacios, emprendimientos o proyectos contemporáneos de pequeña envergadura que no pueden competir –estrictamente hablando– con las galerías de arte.
El barrio joven ha mutado de diferentes maneras y siempre ha sido el reflejo de lo más interesante que se produce en el ambiente del arte nacional. Desde hace unos años el comité productor de la feria ha decidido tres cuestiones inherentes a la organización: la primera es que se cobraría por participar con un proyecto en el barrio (durante más o menos unos 15 años se ingresaba por selección con un comité y era gratuito), la segunda es que se convirtió en una convocatoria internacional con tendencia latinoamericana y la tercera es que solo se permite comercializar obra con un precio tope de venta.

Es interesante observar cómo el barrio joven retroalimenta al ya conocido ambiente galerístico, pero también cómo éste defiende su espacio de comercialización imponiendo algunos de los requisitos antes mencionados. De por sí son las galerías las que sostienen, financian e interactúan –comercialmente hablando– en la feria. Los espacios seleccionados en el barrio suelen vender bastante, pero los rangos de comercialización son bajos y generalmente el espacio se beneficia con la prensa y la visibilidad que le propicia su estancia en la feria.

En cuanto a la relación de este proyecto con el coleccionismo, que en Argentina es especialmente típico ya que existe un grupo grande de ellos de rango empresarial joven y emprendedor, el mismo opera sobre el barrio joven de manera bastante directa. Existe un premio que propician los coleccionistas solo para el artista más relevantes del barrio, además son ellos los que incentivan con sus compras a los artistas que participan en esta sección.

Muchas veces se ha reflexionado sobre el rumbo de Arteba sin el Barrio Joven, las discusiones rondan sobre la inteligencia de la iniciativa en el sentido de que cubre expectativas de coleccionismo en rangos monetarios accesibles además de ser un referente específico que otras ferias no poseen.

Cuando este emprendimiento no poseía tope de venta de obra era uno de los lugares que más vendía, de allí el disgusto de ciertas galerías. En la actualidad se ha llegado a un arreglo ético en comisiones y tipo de obra que se vende. Por ejemplo si en el barrio participa un artista que tiene galería y está en la feria solo puede venderse en la sección joven piezas pequeñas y las comisiones deben ser compartidas con la galería.

Arteba es un espacio que no solo es feria sino que realiza operaciones de fuerte legitimación, ejemplo de ello han sido algunos proyectos de las provincias de Argentina, como por ejemplo EDcontemporáneo de Mendoza o Cultura Pasajera de Rosario, quienes emprendieron su visibilidad nacional en la feria, pasando de estar varias veces en barrio joven para posteriormente poder participar en el sector galerías.

Todos los años Arteba designa un comité de varios críticos, gestores o artistas para seleccionar las propuestas que compondrán el barrio. En los diferentes años la tendencia ha sido hacia “emprolijar” la situación de los stands y sus propuestas, cuestión que ha convertido al barrio en menos joven de lo que debería situándolo en un rango de adultez forzada.
Años atrás lo que podía verse allí era un aire performático y altamente creativo. Realmente era una fiesta transitar la sección y uno podía divertirse hasta el hartazgo. Hace unos años la internacionalización del arte contagio al barrio joven de una supuesta necesidad de camuflaje ferial.

Y no son los artistas los que desean eso, ni los espacios, ni los proyectos; han sido ciertos requisitos de la feria en sí que hacen a su organización interna que impiden que el canal expresivo del arte se refleje como debería, es decir: en plena explosión creativa.

Arteba tiene varios premios y propuesta durante los días de su evolución, este año se realizaron el conocido premio joven Petrobras, un concurso de pintura latinoamericana, además de los programas Matching funds donde empresas privadas donan fondos para que Museos del país puedan adquirir obra dentro de la feria y la sección de proyectos especiales.
La feria demuestra mucha madurez en su selección y montaje de obra, y también ha sido muy exitosa en el rango de ventas este año. Proyectos como el Barrio Joven o el Premio Petrobras hacen que la franja vanguardista de lo que se produce tenga un canal de inserción directa en el espacio del mercado. Como ya sabemos mercado y producción innovadora van de la mano y, nunca se sabe, cuándo o cómo alguno privilegiara al otro.

Las ferias son espacios –como cubos diseñados varios días– para que todo el mundo del arte se encuentre, dialogue, proyecte, venda o haga sociales. Siguen siendo un formato exitoso que cumple esas funciones. Por suerte la oferta Argentina permite exceder esos límites poniendo atención en todo lo nuevo, como lo es este proyecto, recordándonos que no son solo las ventas el motor mas importante del arte.

Marcela Römer
close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)