close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

19 April 2014
Efectos colaterales: ajustes y desajustes generacionales

Julianne Debeusscher


Entrando en la exposición, un póster con un párrafo blanco sobre fondo rojo (Fernando De Filippi) invita a reflexionar sobre las “prácticas de comunicación directa” y su eficiencia variable según el contexto en el que se ejercen. “La práctica social del arte es la única posibilidad de trabajo autónomo dentro del proceso de producción artística”, empieza el texto, tomado prestado al documento programático del colectivo Artwork, editor de la revista tra, publicada entre 1976 y 1979.

“Champagne Molotov”, “Mortedison”, “Arte como critica del arte”; revistas hechas de fotocopias; vídeos y fotografías de acciones en la calle o en una fábrica: la exposición aborda la necesidad de discutir y diseminar ideas, tomar posición y luchar sobre cuestiones relacionadas con la sociedad y lo común, las condiciones de trabajo y de subsistencia. ¿Cómo proyectar el hacer arte dentro de este escenario? Como dice el protagonista de una de las entrevistas filmadas, miembro del Laboratorio di Comunicazione Militante, la obra en este contexto no es otra cosa que el sedimento que resulta de una serie de voluntades y de procesos estratificados.

En realidad, esta exposición articula varios tiempos. Pone en confrontación obras y testimonios de una generación de artistas que, mayoritariamente, dieron inicio a su práctica en Milán durante los llamados “años de plomo”, con trabajos artísticos actuales, radicados en el campo social y que plantean problemáticas políticas. Entre los múltiples descubrimientos de este Milano radicale, retengo particularmente el trabajo de Giovanni Rubino. En la actualidad, las contribuciones de Claudia Ventola y Angelo Castucci abren caminos para contemplar esta época –más poéticos en la primera, más sociales-educativos en el segundo.

Para inscribir su reflexión en un contexto local, la comisaria Aria Spinelli incluyó nombres ya familiares de la escena del arte activista en Barcelona (Francesc Abad, Domènec, Nuria Güell, Daniela Ortiz & Xose Quiroga), que debatieron sobre su trabajo en Homesession el pasado enero.

El tema de la herencia de esta “radicalidad” a la que alude el título (y que está en el centro del proyecto) se dibuja en la sombra, y las conclusiones que surgen no son tajantes. Siempre me genera muchas dudas oír que nuestra época es comparable a la década de los setenta, al encarnar un momento de quiebre particularmente fuerte entre la sociedad civil y los organismos y agentes del poder político y económico. Habría que precisar que estos años setenta a los que apunta este tipo de discurso, caracterizados por las luchas civiles y la radicalización de la política, no pertenecen a todos; bastaría mirar a España en aquella década, o a todo el llamado bloque soviético, para darse cuenta de que es necesario, si no matizar esta afirmación, por lo menos definir mejor el marco geopolítico al que se refiere.

Tampoco estaría segura si es apropiado comparar la militancia informada, con un marco ideológico identificable y unas formas de organización rigurosas, con la organicidad de los colectivos en plaza de hoy. ¿Acaso es suficiente una cercanía formal y/o conceptual en la definición del trabajo de una nueva generación de artistas, políticamente conscientes, para un relevo de los artistas que desarrollaron su obra en sintonía con los movimientos sociales post-68? ¿Hasta qué punto podemos hablar de afinidad, tanto metodológica como discursiva? En cualquier caso, la exposición no pretende hacer esto, si no establecer puentes que permitan contemplar esta cuestión y reflexionar. Mientras la visitaba, no pude evitar pensar en la fascinación que ejercen sobre nosotros estas prácticas ya históricas y sus huellas materiales, muchas veces frágiles. En esta especie de fetichismo de mirar documentos, restos de acciones, cartas dobladas en las cuales se nota el pasar del tiempo. Confieso estar entre las primeras en abandonarme a esta fascinación, y esta es sin duda una exposición que permite gozar de ella.

Juliane Debeusscher likes to get lost among the information ramifications and to come up with ideas that she had not suspected. Although she does not imagine living far from the light of the Mediterranean, she dedicates part of her time to researching the art of Eastern Europe and their experiments under communist regimes. She still has to learn Hungarian.

Articles

19 April 2014

Efectos colaterales: ajustes y desajustes generacionales

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)