close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

30 June 2013
El MACBA y el desánimo

David G. Torres

Se ha hecho esperar. Incluso el día del estreno, en el cine Maldà, fue necesaria más de una hora de espera. Parecía que había expectación por ver cuáles eran las verdades sobre el MACBA que el documental producido por SUB _ Societat U de Barcelona había anunciado en algún tráiler, al que había que sumar la comidilla que corría por la ciudad. Entre el público, algunos que esperaban salir y que al final no salen. Ni director ni comisarios del MACBA estaban por ahí. Durante la proyección algunas risas, sobre todo al principio cuando, por ejemplo, aparecía el expresidente Pujol y mostraba aquellas muecas a las que durante tantos años nos tenía acostumbrados. Pero poco a poco el ambiente se fue diluyendo hasta un tímido aplauso final, quizás porque una hora y media rondando sobre lo mismo es demasiado tiempo, o porque simplemente cundió el desánimo y la tristeza visto lo visto.

El objetivo del documental no es tanto explicar la historia del MACBA como demostrar que está secuestrado por una autodenominada sociedad civil que no es otra cosa que la burguesía catalana. Lo enuncia claramente Josep Ramoneda, uno de los que salen mejor parados en la película: esa sociedad civil no existe, son una veintena o treintena de ricos de Barcelona que son los mismos que están en el círculo del Liceu y en otros patronatos culturales de la ciudad. En este sentido es sintomático que Leopoldo Rodés, presidente de la Fundación MACBA aparezca entrevistado en el mismo espacio que Bartomeu Marí, actual director del museo. El MACBA es de todos, pero sobre todo de unos pocos. Ese es el gran valor del documental, destapar un secreto a voces: que en una sociedad supuestamente democrática, una gran institución cultural pagada por todos, en realidad pertenece, está al servicio o manejada por unos pocos ricos.

Hay que destacar también algunos hitos: que todos los entrevistados que han tenido que ver con la gestación del MACBA o que están implicados en él, se atribuyen su paternidad; que el contexto artístico, los creadores y agentes culturales, no han contado para nada nunca; que todas las decisiones han sido políticas o bajo caprichos coleccionistas; Daniel Giralt Miracle hablando del consorcio del MACBA como si fuese un ménage à trois formado por los modernos (el ayuntamiento socialista), los guardianes de las esencias (la Generalitat convergente) y los frívolos (el patronato); Leopoldo Rodés muy amigo de todo el mundo…

El montaje del documental está hecho exclusivamente a través de entrevistas (salvo en un par de imágenes recuperadas en las que el tono se pierde), confiando en que el montaje revelará la “verdad” sobre el MACBA. Y sí, todos quedan retratados, aunque unos más que otros. Así que la supuesta objetividad que parecen dar las entrevistas queda desbaratada, porque obviamente tienen una intención. Sería bueno haberla hecho explícita, al menos para evitar suspicacias como preguntarse por qué unos salen tanto (la omnipresencia de Pep Subirós o la irritación creciente de Miquel Molins) y otros tan poco; por qué algunos como Manuel J. Borja-Villel en sus malabares teóricos queda tan bien parado y otros tan mal; por qué algunos parecen conocer las declaraciones de otros y responden a ellas, y otros no… Ese retrato de unos políticos, administradores, gestores, directores y ricos que dieron lugar al MACBA, mostrados en un enorme patetismo, causa tristeza. Pero, en toda esa revisión crítica de su génesis y pasado, queda una pregunta pendiente: ¿qué pasa hoy con el MACBA? ¿a qué responde? ¿tiene algún tipo de plan?

En todo caso, ya no es necesario esperar más, el documental “MACBA: La dreta, l’esquerra i els rics” ya está abierto al libre acceso público en youtube.

http://www.davidgtorres.net

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)