close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

April
Fringes

llos

En los márgenes es donde crece la hierba más resistente, esa que sobrevive al asfalto que la somete, esa que resquebraja el alquitrán y el cemento, que logra salir y vivir. De forma análoga, en los márgenes de las compactaciones o conglomerados sociales homogeneizantes/homogeneizadores (podríamos llamarle ciudad, megalópolis o incluso mainstream cultural o “straightness” sexual) es donde se encuentran esas existencias capaces de, sin buscarlo, pegarle ese ostiazo inolvidable a quien lo necesita, no lo esperaba o lo andaba buscando indefectiblemente.

Es en el extrarradio de la ciudad donde el juego, en todos los sentidos, todavía es posible; es en la contracultura donde la cultura es capaz de ensancharse (“la contracultura es la cultura del marginado”, decía Erwin Goffman – entendido marginado como aquel que no tiene acceso al poder); es en el análisis de los límites, de su génesis y estructura, donde podemos entender su razón de ser, y de no ser.

Partiendo del límite como muro, o entendiéndolo como tal, Anna Dot escribía sobre márgenes de piedra y su lugar en la construcción y compartimentación mediterránea; sobre márgenes que no solo eran de piedra, sino también de página; sobre muros que no solo eran márgenes, sino fronteras.

Por su lado, Juanjo Santos firmaba con “Residuos americanos” un texto sobre los 80 en Chile, y sobre el potencial de lo marginal de ese entonces (Carlos Leppe, Carlos Altamirano, Juan Dávila y Nelly Richard; Eugenio Dittborn, Catalina Parra y Ronald Kay; Diamela Eltit, Raúl Zurita, Lotty Rosenfeld, Juan Castillo y Fernando Balcells; Francisco Brugnoli, Virginia Errázuriz, Luz Donoso, Pedro Millar o Elías Adasme…) y con una reflexión de fondo: ¿hasta dónde se puede llegar o considerarse válida la etiqueta “marginal” cuando esta diferencia es succionada por el centro?

Decía Alexandra Laudo que “lo imperativo, lo dominante, es aquello que todos vemos, mientras que lo marginal suele operar, por naturaleza, en los ángulos muertos y en las zonas oscuras.”, como las fases iniciales del síndrome de inmunodeficiencia adquirida, SIDA, eje vertebrador de Tour de force, performance inmensa de Joan Morey, impacto y profundidad que Laudo consiguió transmitir a texto.

Más liviano era el tema (o el margen) que apuntaba Alba Mayol Curci en su texto sobre la performance –también de ejecución coral, de Ariadna Guiteras, Zen Fascist; un proyecto dedicado a la reflexión sobre la situación actual del individuo occidental contemporáneo, necesitado de autobúsqueda, autoreconocimiento, consciencia plena y otras técnicas, inmerso como está en una dinámica de consumo y exigencia constante.

This month's topic
llos

Articles

30 April 2017

Fringes

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)