close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

06 December 2009
Nan Goldin y el hastío de lo cotidiano

Rosa Naharro

La Galería Javier López de Madrid, junto con la galería Mario Sequeira, expone una selección de la obra de Nan Goldin desde los años 70 hasta el año 2000. Un conjunto de fotografías que resumen la trayectoria de la artista, y que supone la exhibición por primera vez de una individual suya en el contexto de una galería madrileña.


Parejas en actitudes íntimas, drogodependientes con papelinas, prostitutas, gays y lesbianas, trasnochados, y “gente de mal vivir”…es el mundo que
retrata, o más bien, nos arroja a la cara, sin edulcorante alguno, la ya consagrada artista Nan Goldin. Un mundo que no es otro que el suyo propio, y que bien pudiera resumirse con una de las letras del cantante y compositor Nacho Vegas “no es la mala vida la que me mata, es la vida entera”. Porque la artista no habla de otra cosa si no es de la vida misma y sus pequeñas miserias y resistencias; las de todos. Lo cotidiano elevado a la categoría de heroico y la supervivencia del individuo ante una vida que le constriñe y hastía. Su obra se inscribe dentro de lo que se ha dado en llamar micropolíticas, concepto foucaultiano, ampliado después por Deleuze y Félix Guatarri, y que no es otra cosa que el deseo de hacer visible todo discurso diferente al hegemónico, es decir, el de los excluidos: gays, lesbianas, feministas, inmigrantes, locos, etc. Discurso sobre el que trabajan otros muchos artistas contemporáneos, como Cincy Sherman, Sarah Lucas, Paul McCarthy, Louise Bourgeius o Bruce Nauman. Un arte que refleja lo cotidiano, las prácticas comunes, los actos repetitivos o las relaciones sexuales o de poder… para poner de manifiesto como todos nuestros actos están, de alguna manera, determinados. Y es que el lema feminista, ya algo manoseado, de “lo personal es político” es todavía hoy del todo vigente.

La exposición, articulada en dos, está compuesta de una serie de fotografías en blanco y negro realizadas en la década de los 70, donde Goldin retrataba a seres marginales, prostitutas, travestis, yonkis, pero en poses estudiadas y composiciones clásicas, elevando de este modo la condición de los sujetos retratados. Y una segunda parte, que reúne una serie de fotografías en color desde los años 90 hasta el año 2000, donde ya reconocemos sin duda lo que es la idiosincrasia de la artista: instantáneas, imágenes desenfocadas y mal iluminadas, sin ningún tipo de composición, donde aparecen amigos suyos en actitudes cotidianas e intimas. Sus fotografías son el retrato de toda una generación, la de los años 80 y 90, que se debatió entre anhelos y fracasos, entre las ansías de libertad y el fantasma del SIDA. Es sin duda “The Ballad of Sexual Dependency” su obra más lograda y emotiva, junto con el film “I’ll be your Mirror”, que como ya apuntó Jean Baudrillard (De la seducción, 1981) no significa yo seré tu reflejo, si no yo seré tu ilusión, una ilusión en el caso de Goldin, desencantada…

Si bien es cierto que la exposición no aporta nada nuevo a lo ya visto de Nan Goldin, entre otras cosas, porque la artista sigue fiel a su manera de entender el arte y la vida, si tiene al menos el mérito de reunir una buena selección de lo que ha sido parte de su obra y exponerlo en el contexto de una galería. Pues desde que el Museo Reina Sofía le dedicó una exposición monográfica en el año 2001, no se había realizado ninguna muestra individual de la artista en España. De cualquier forma, la exposición nos invita a reflexionar sobre la actualidad de estas fotografías, y sobre su vigencia en el discurso del arte más actual, pues su obra aún nos siguen produciendo cierta incomodidad, y eso a pesar de que estamos acostumbrados a verlo todo a través de los media, hasta lo más nimio e insignificante. Tal vez, porque el deseo, siempre implícito, de construir una identidad, una narrativa de nuestra vida, parece ser una premisa urgente para muchos.

Rosa Naharro endeavours to think about the present, considering its distinct contexts, through culture and contemporary art. Looking at exhibitions, writing, reading, film, music and even conversations with friends serve as her tools. Understanding and interpreting “something” of what we call the world becomes a self-obligation, as well as taking a certain stance, that doesn´t distance her from it. She combines writing for A*Desk with writing her doctoral thesis at the UCM and working with cultural management projects.

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)