close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

02 mayo 2011
Ayudas del ICUB y financiación

A*DESK

Jordi Martí (PSC)

El único indicador fiable para evaluar las políticas culturales es mirar que ha hecho cada uno cuando ha gobernado. En 2006, destinábamos 126 millones de euros en cultura desde el Ayuntamiento de Barcelona. Que quiere decir el 4,5% del presupuesto. En 2010 eran 236 millones de euros, que es el 8,6% (es decir, un 6% de funcionamiento y un 9% de inversión en relación al presupuesto global). El porcentaje es el que marca. En todos los consorcios, el Ayuntamiento está por encima en las aportaciones que marcan los estatutos (Macba, F. Tapias, F. Miró). Hemos cumplido con el compromiso. Subir el porcentaje, tiene más mérito que un incremento en términos absolutos.

No quiero minimizar la situación en que se encuentran los presupuestos públicos, pero puedo decir que el apoyo a la iniciativa independiente, que es muy importante, es la que menos afectado se tiene que ver.

Jaume Ciurana (CIU)

Como todavía no nos ha tocado gobernar, no tenemos este punto de comparación, pero queremos mantener un 6% del presupuesto de cultura. Pero más que en la cantidad que se gasta, hay que reflexionar en cómo se gastan los recursos. Queremos saber en que nos gastamos el dinero. Un ejemplo el DHUB: es una gran inversión con toda la gente implicada en desacuerdo. La cultura en Barcelona debe tener un peso político importante, que ahora no tiene.

En cuanto a las subvenciones, somos partidarios de cambiar su lógica hacia convenios y contratos programados, porque la periodicidad anual provoca incertidumbre e impide planificar. Tenemos que estudiar si legalmente este cambio es posible.

Àngels Esteller Ruedas (PP)

La financiación de la cultura debe generar y atraer riqueza. Hay que mejorar la financiación. Desde la administración se ha de estar al lado para que la producción tenga un mayor retorno. Entendemos la cultura como un gran sector económico, capaz de generar mucha riqueza.

La financiación del Ayuntamiento debe ir hacia el contrato. Hay que evitar el dirigismo por parte de la administración. Toda la inversión que haga el Ayuntamiento debe tener un retorno. Hay que invertir mejor, porque la inversión en cultura es productiva. Hay que invertir mejor, y hacer una nueva ley de mecenazgo.

Ricard Martinez Monteagudo (Coalició Unitat per Barcelona)

El centro del diseño significa un centro de pulsión muy importante. Barcelona es una ciudad que no se endeuda (700 millones de euros de deuda en Barcelona en comparación con 5000 millones en Madrid). Hay que mantener el nivel de inversión, 219 millones de euros en cultura. Del 7,34% en 2009 hemos pasado al 6,24% en 2010. Nos podremos mover en un 6%. Si nos comprometemos a mantener este nivel de gasto deberá reestructurarse del ICUB para que sea más eficiente. Creemos en un consorcio de cultura con mayoría municipal, las otras administraciones lo que deben hacer es pagar lo que les toca.

Jaume Ciurana (CIU)

La alternativa al DHUB no es no hacerlo, sino hacerlo bien. Para nosotros la apuesta en cultura es una apuesta estratégica. Es necesario que se devuelva el peso político en la cultura.

Jordi Martí (PSC)

En sociedades cada vez más plurales, la política debe bascular entre el consenso y la apuesta. El DHUB es un proyecto que no es la constitución de un típico museo de diseño y artes decorativas. Es una amalgama de iniciativas. La buena política no es aquella que gusta a todos, hay que apostar.

Miquel-Lluís Muntané (ICV-EuiA)

Hay que redefinir las prioridades. Nosotros vemos el arte contemporáneo como un puntal, un espacio más atrevido, más arriesgado, y por tanto requiere una apuesta muy decidida. Política es establecer prioridades.

A*DESK, Instituto Independiente de Crítica y Arte Contemporáneo, se dedica a la formación, la edición y la investigación en torno a la crítica de arte contemporáneo. Bajo la visión de que el pensamiento crítico hace libres a los individuos, su misión es reivindicar activamente el valor de la crítica: generar debate en torno al arte contemporáneo, dotar al individuo de libertad de opinión e impulsar, así, la cultura.

Publicaciones

02 mayo 2011

Ayudas del ICUB y financiación

31 diciembre 2018

Estatus Artista

30 noviembre 2018

COREOGRAFÍA

31 octubre 2018

PIEDRAS

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)