close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

27 octubre 2013
burden.jpg
Cuando Chris Burden construyó un coche

David G. Torres

Esta semana Xavier Acarín comentaba la exposición de Chris Burden en el New Museum de Nueva York insistiendo en su tendencia a la espectacularidad. Quizás ese intento actual de hacer cosas grandotas en Chris Burden tenga que ver con intentar librarse del lastre de haber sido el artista que se disparó en el brazo, el famoso «Shoot». Jorge Satorre, que en 2006 buceó sobre el disparo de Burden produciendo la pieza «National Ballon», explicaba que el artista californiano no quiere saber nada de aquella performance. Parece ser que le ha ocasionado algunas situaciones incómodas con algunos fans que han querido repetir la acción. Sin embargo, más allá del exceso y lo megalítico de sus últimos trabajos o el morbo del dolor y el daño en las primeras performances, hay un Burden quizás intermedio, fascinado por los medios de locomoción, manual, a veces futurista y propositivo, y en este sentido muy cercano a otros artistas visionarios como Ant Farm con los que coincidió en algunas programaciones de vídeos en La Mamelle en San Francisco. Allí es donde mostró «Big Wrench», el vídeo en el que narra como compró y finalmente se deshizo de un enorme camión con el que quería hacer arte que no fuese arte (y que fue el punto de partida que me llevo a escribir el ensayo «No más mentiras»). En esta misma línea hay otra pieza curiosa de Chris Burden de 1977: «B-Car». Aquí de nuevo aparece el Burden científico, manual, fascinado por el motor, la tecnología (todo esto estaba en sus performances, aunque haciéndose daño: crucificado en un coche, electrificado…), la ecología, el viaje y lo manual. Ahí, en ese regreso al sujeto, en el viaje como esfuerzo personal, en de nuevo el trazado de un relato (Chris Burden el artista que se disparó, Chris Burden el artista que se fabricó un coche) o en la falta de grandilocuencia, ahí, en sus propios márgenes, es donde me parece que podemos encontrar al Burden más interesante y más contemporáneo.

Afortunadamente los de ubuweb nos han dejado el regalo de la publicación que Burden editó a propósito de «B-Car»: http://ubumexico.centro.org.mx/text/conceptual-artists-books/Chris+Burden.pdf

http://www.davidgtorres.net

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)