close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas desinteresadamente, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

19 julio 2013
la_foto-2.jpg
DAFO projectes, ¿conoces este espacio?

Pilar Bonet


“¿Profesora de qué? De historia del arte. ¡Ah! ¡Qué bonito!” No falla. Cuando me preguntan por mi ocupación la conversación acaba con ese ‘que bonito’ de rigor. Una expresión sincera, sin duda. Por mi parte dejo una sonrisa en tal epílogo de la charla sin añadir nada más (ni mentar la palabra contemporáneo). Soy una afortunada.

Ya lo decía Montse Badia en uno de sus artículos, el arte parece que tiene la misión de ser bonito y confortable, pero no lo es. O no lo es siempre, o quizás ahora no toca que lo sea. O, si me apuro a rumiar, por suerte no sólo ha sido bonito nunca. Y esta conversación podría continuar de la siguiente manera: “sí, explico a los estudiantes que el arte, como la crítica, es más una actitud que un método, una manera de entender y construir otro mundo a través de las imágenes y los artefactos para poder subvertir esos ramalazos totalitarios de los sistemas políticos o económicos que nos gobiernan y determinan…” por ejemplo. Entonces, mi profesión ya no sería tan envidiada. Y añadiría, como ejemplo pedagógico colateral: “¿conoces el espacio de arte DAFO projectes en Lleida? Pues pasa a verlo y entenderás de qué hablamos cuando hablamos de arte contemporáneo o de artistas actuales”. Por ejemplo.

El nombre de este espacio, DAFO, me parece muy apropiado para una empresa liderada por dos personas (David Armengol y Jordi Antas) que nunca elaboran planes de estudio de viabilidad empresarial a sus proyectos y entusiasmo como críticos o comisarios. Si el objetivo de toda nueva empresa es analizar y determinar sus ventajas competitivas, reconocer sus características o prever la incorporación al mercado en que se mueve, para este proyecto de arte en Lleida todo parte del capital simbólico, siempre trabaja en las complicidades tumultuosas y deriva por los quiebros del mercado del arte; es decir, no por las compensaciones mercantilistas sino las intelectuales y emocionales. Se trata de un contradafo muy bien gestionado.

Acabada su temporada de exposiciones y actividades, DAFO Projectes ha mostrado el valor de su fortaleza convertido en un punto de referencia para el territorio del arte actual, allí donde se dan cita artistas, editores y públicos sin más ánimo que el de seguir haciendo cultura o historia del arte, a pesar de no ser solo producción de lo bonito, aunque ciertamente también lo es. En DAFO, una sala cedida por la Cambra de Comerç de Lleida que funciona con un mínimo de subvención, se ha podido ver en la última entrega del ciclo ‘Leyendas de combate’ el trabajo de Antoni Hervàs y Pablo Serret de Ena. Ambos, desde el dibujo expandido, el vídeo o los objetos disfuncionales, construyen con humor un relato sobre el potencial mítico de lo cotidiano, buscando los imaginarios más extremos o insólitos de la épica costumbrista a través de los símbolos identitarios (música, deporte, arte popular) para trazar una suerte de activismo inútil que seduce por ser relato en primera persona e interpretar mitologías de proximidad. Los dos autores trabajan desde las experiencias personales, las más anodinas y públicas, usan el humor y no desestiman el trabajo de colaboración. Los dibujos de Hervàs o los vídeos de Serret de Ena son proyectos donde se disuelve toda tentación de autoría solipsista (postales, recortes fotográficos, objetos), una manera de gestar y trasmitir relatos sobre la condición humana y sus debilidades en clave de parodia. Una forma de resistencia e inconformismo que también practica Dafo Projectes gracias a las cualidades humanas y estéticas de todos los que participan de la empresa.

El día de clausura del ciclo pudimos asistir a una interesante mesa redonda sobre la proliferación y la ‘incomodidad’ expositiva de las ediciones de artista, moderado por Anna Pahissa (Múltiplos), con la participación de Moritz Küng, Francesc Ruiz y Mireia Sallarès. La despedida fue con un Concierto-Performance de Jeleton, una buena declaración de intenciones sobre las lecturas subversivas de todo género. Me sentí afortunada de ser público.

Los retos que un buen análisis DAFO desestima pueden ser la herramienta fundamental para una gesta de arte independiente en una ciudad como Lleida. Una manera de seguir repensando las nociones de identidad y autoridad, desde lo personal y lo colectivo, hablando de arte o de cultura. ¿Conoces este espacio?

Va a intentarlo, de nuevo. Escribir sobre arte y cultura desde la crítica, gestionar producción desde el comisariado o compartir saberes desde la docencia, son registros que le permiten pensar en el factor político de la producción artística y su responsabilidad social. Algo menos glamuroso que una cátedra, un certificado de excelencia o un premio, pero al fin y al cabo algo que ocupa un tiempo decisivo y sin retorno. El mejor aplauso lo recibió de sus amigos, muchos de ellos artistas, haciendo una paella para todos. Va a intentarlo, de nuevo.

Publicaciones

19 julio 2013

DAFO projectes, ¿conoces este espacio?

01 septiembre 2013

Copiar no es pecado

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)