close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas desinteresadamente, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

03 febrero 2020
De lo inesperado

Andrea Soto Calderon

Una obra de arte se trasforma en icónica cuando se convierte en una referencia emblemática para un imaginario colectivo, abre un lenguaje, un modo de ver determinado. Las condiciones para que ello acontezca no responden a un patrón específico, sino que cada época compone su propia gramática. Desde diversas fuerzas instala en la escena una tensión que articula sentimientos, pensamientos y experiencias que están latentes.  Frida Kahlo (1907– 1954), por mencionar un caso, abre una poética visual que no solo busca su propia voz, sino los ruidos de un pueblo mutilado, un cuerpo roto que aparece desde múltiples y erráticos fragmentos, construyendo su identidad ya para siempre herida.

Es lugar común decir que una obra de arte se transforma en ícono por razones externas a ella, por la personalidad de sus autores, por una polémica determinada o por razones políticas y económicas. Sin embargo, me inclino a pensar que con todas las contingencias indeterminables que llevan a una obra a transformarse en un mito, hay algo en ellas que excede la lógica de la explicación. Desde luego, no se puede dejar de considerar la densa corriente subterránea que son sus condiciones materiales y de producción, pero también hay algo arrebatador de la forma que arranca una actualidad y sabe penetrar en la memoria de una época, anudar líneas interrumpidas, una mezcla de abstracción y plasticidad desde la que se teje el mito, desbordando cualquier intencionalidad.

La paradoja a la que se enfrenta el arte icónico es que la singularidad que lo posiciona es muchas veces la misma que lo lleva a perder su definición tanto crítica como productiva, para acabar circulando vaciado de sí en una nevera o camiseta. Entre el estereotipo y lo ejemplar, una especie de medida que nos recuerda que todo modelo remite siempre a su reducción. En su relación siempre fallida con la realidad hace una promesa imposible de comprensión, pronóstico y creación, que es donde se encuentra su grandeza y su peligro. Para mí, tal vez lo más interesante de este cruce conflictivo es que no saca su energía de formas estables, sino de estados frágiles de una agitación, conformando un espacio que no deja de balancearse entre la posibilidad y su fracaso.

(Imágen: Frida Kahlo Calderón, Dos desnudos en el bosque (La tierra misma), 1939)

 

Andrea Soto Calderón, doctora en filosofía, actualmente vive y trabaja en Barcelona, profesora de Estética y Teoría del arte. Ha sido profesora visitante en diversas universidades (París, Lisboa, Barcelona y Valparaíso). Investigadora principal del proyecto de investigación artística «La performatividad de las imágenes» en La Virreina Centre de la Image en Barcelona, sus trabajos de investigación se dedican a las transformaciones de la experiencia estética en la cultura contemporánea, la investigación artística, el estudio de la imagen y los medios, así como a la relación entre la estética y la política. Entre sus publicaciones recientes destaca su libro "Le travail des images" junto a Jacques Rancière (Les presses du réel, 2019).

Publicaciones

03 febrero 2020

De lo inesperado

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)