close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas desinteresadamente, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

28 enero 2014
mahala.jpg
Del arte y la banca (en Andorra)

Rosa LLeó


Andorra. Recuerdo que había ido una vez a comprar un radio-cassette para el coche y tabaco con mis padres. Las tiendas de electrónica se alineaban una detrás de otra, intercaladas con alguna de alimentación y de perfumería. Eso fue antes de que España entrara en la Unión Europea. En 2010 Andorra dejó de ser considerado un paraíso fiscal por España, cuando entra en vigor un acuerdo firmado entre los dos Gobiernos para permitir el intercambio de información fiscal entre ambos. Aun así, todavía los bancos andorranos no dan información sobre sus clientes. Andorra va olvidando su pasado rural y de contrabando para acercarse a los paraísos fiscales de primera categoría. Y para ello, el arte ha actuado siempre como estandarte.

Unos veinticinco años más tarde vuelvo en un microbús lleno de periodistas, invitada a ver arte contemporáneo entre las nieves, en una iniciativa de la Banca Privada de Andorra. Como en Andorra no hay centros de arte contemporáneo —aunque se hagan exposiciones temporales y tengan su propio pabellón en la Bienal de Venecia— antes de empezar la visita propiamente “artística” nos hacen una breve visita turística para conocer la Casa de la Vall, una antigua casa de montaña de 1580 convertida en el parlamento del país. En la sala de reuniones, además de los dos retratos de los jefes de estado, François Hollande y el Obispo de la Seu d’Urgell, nos enseñan una capilla dentro de la misma sala y empiezan a introducirnos en lo que tendrá de espiritual y abstracto esta curiosa visita.

La visita “artística” a la cual hemos sido invitados es el conjunto escultórico 7 poetes de Jaume Plensa, en la plaza frente al edificio del Consell General de Andorra. Lo constituyen siete figuras humanas translúcidas, hechas de fibra de vidrio, sentadas sobre plataformas de acero inoxidable de unos 12 metros. Las esculturas son un encargo de la Banca Privada de Andorra y han sido cedidas al Comú de Andorra la Vella durante veinte años. Según el propio Plensa, “las figuras están con los ojos cerrados pero iluminan la ciudad de Andorra. Aluden a la meditación y al sueño como realidad paralela”.

Después de este momento espiritual a la intemperie y a baja temperatura nos llevan a visitar las Oficinas de la Banca Privada de Andorra. Unas oficinas silenciosas, con preciosas vistas a la montaña y muebles de diseño. En las paredes, la colección incluye varios Tàpies, pinturas del argentino Guillermo Kuitca, pero sobretodo Plensas. Varios. Una gran instalación formada por una cabina de vidrio dentro de una fuente frente a la recepción(Conversation I, 2000), y una escultura de más de dos metros hecha de vidrio (Home de vidre I, 2004) en el pasillo de entrada. También hay pinturas y collages de otros artistas catalanes contemporáneos. En una sala central están trabajando los brokers, con sus triples pantallas repletas de números que suben y bajan en una sinfonía de algoritmos. Los colores van cambiando, uno detrás de otro, bajo un fondo negro. Estamos ante otro tipo de realidad paralela que invita a la meditación, la de las finanzas.

En la obra del artista cubano Adrián Melis Light Off (2013), cuatro cubos transparentes van cambiando de color según los niveles de la bolsa española. Curiosamente, las figuras de fibra de vidrio de Plensa me recordaron a esta obra, ya que también van cambiando de color e iluminándose por la noche en el espacio público de Andorra la Vella. En el fondo, los cubos de Melis y los poetas que sobrevuelan el espacio público tienen el mismo trasfondo, el de aquellos números abstractos que controlan nuestras vidas.

Rosa Lleó ha sido editora. De sus años vividos en Inglaterra se ha quedado con las frases cortas y con los discos de vinilo. Ahora escribe y ocasionalmente hace exposiciones.

Publicaciones

28 enero 2014

Del arte y la banca (en Andorra)

20 febrero 2014

Feldmannía

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)