close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

17 abril 2023
Tema del Mes: EnergíaEditor/a Residente: Àngels Miralda
Energía y crecimiento – un árbol en ciernes y el brote de una hierba joven

10 de noviembre de 2020

03_IMG_20190401_0758032
IMG_20190626_091829
IMG_20190625_155316
previous arrow
next arrow

 

En la cocina –

Día a día, me transformo de ecosistema a material, identificado por millones de personas como combustible de la cocina vernácula. Me procesan por la necesidad de convertirme en un componente cultural. La política estatal de hacer confortables los espacios de la cocina es una acción ciega que quiere reducir la producción de gestos, la intensidad del trabajo y el contacto con los materiales. Como combustible llego a la cocina vernácula, pero antes de eso fui forraje y antes de eso fui hierba silvestre y planta de cultivo al servicio de la necesidad del hambre. Ejecuto el rendimiento en arquitectura. Me producen entre la fricción de los residuos de cultivos y los residuos animales. La cocina tradicional respira gracias a mí y lo humano, y la arquitectura respira gracias a la cocina. Un lugar escultórico y un subelemento arquitectónico que, debido a la necesidad de millones de personas, generan sabor y olor, y lo transfieren al hambre personal de cuerpo y mente. Debido a la necesidad cotidiana de hambre, los espacios de la cocina existen más allá de la arquitectura, produciendo teatralidad, trabajo, gestos de cuidado (propio y ajeno).

15 de diciembre de 2020

01_IMG_20190408_110017
02_IMG_20190327_152600
previous arrow
next arrow

 

Energías desde el campo –

  1. El gesto es un lápiz que da forma a la tierra.
  2. Los campos toman formas con la fricción entre el calor humano y la ira, la ira como proceso genealógico y el calor humano como cultivo no puesto en práctica.
  3. El horizonte avanza y se derrite para humedecer los campos.
  4. Un viejo camino entre los campos es esculpido por los pies, cargando el peso de la necesidad y el hambre.
  5. Los árboles de mango como pilares verticales de alimentación más allá de los campos.

18 de junio de 2022

04_IMG_20190404_084533
00_IMG_20190625_1113171
previous arrow
next arrow

 

Desde los campos de heno de @thomas_buchli –

1.
Las máquinas amplían la brecha entre el cuerpo humano y la tierra.

2.
Los pastos huelen con intensidad, en los últimos veinte años hay un cambio en las características y la intensidad del olor de estos pastos.

3.
La cosecha del heno es dolorosa, cortar pastos con máquinas produce dolor en los brazos. El placer también llega cuando se termina el trabajo.

4.
Cómo evitar caminar en el proceso de corte del heno. Thomas está trabajando para construir un robot cortador de heno.

5.
Cuando un agricultor trabaja a las órdenes de grandes empresas, pierde su libertad.

6.
Henificar es estar alerta ante la crisis futura, la biodiversidad y la belleza del paisaje.

30 de junio de 2022

 

Biografía de una hierba marrón

1.

No soy una hierba,
soy una piel marrón.
Extraviada y desplazada debido a tu manipulación.
Viajo desde el tiempo de la incertidumbre para ver la posibilidad de cuidado en el desierto.
Viajo desde las llanuras de mis venas hasta las colinas de la luz del sol.
Viajo desde los valles del cuidado hasta las montañas de tu superioridad.
Quise liberarme de mi fotosíntesis hacia un lago fresco,
Pero acabé en una jaula psíquica.

2.
Ven y cosecha mi entusiasmo,
En ti, inserta un poco de cuidado en lugar de coraje.
Ven con tu superioridad, la mezclaré con mi aroma y sequedad.

3.
Desde las calles de mi pueblo hasta los estrechos valles de los Alpes, cosechas violencia.
Sumérgete bajo tu sangre, y corta todos los cultivos del odio.
Y contribuye a crear un hermoso valle, y un bosque de cuidado.

de

– Museo de la Hierba.

1 de octubre de 2022

06_IMG_20190411_174832
07_IMG_20190413_173917 (1)
previous arrow
next arrow

 

Una narración sobre la energía empática de una Casa de Bambú por un elefante hambriento –

Desde el pueblo de Garopara, Assam.

Poco a poco empecé a sentir la presencia de carne humana y su suave presión se confundía con las paredes de barro seco.

La fuerte presencia de cuidado y artesanía en cada parte de la casa de bambú despertó en mí un hambre estética.

El aroma de los cocoteros
me hizo caminar desde el bosque hasta las aldeas.

Llegué bajo un cocotero, mi hambre se hace más amplia y profunda.
De repente, la oscuridad reveló una casa frente a mí.

Percibí la presencia de calor humano preocupado en el interior de la casa.
En las paredes vi las impresiones de los gestos.
Debajo de los gestos vi ojos muy abiertos.
Los miré más profundamente, más ampliamente y durante más tiempo.

Vi,
La oración brotando de los ojos,
Vi, determinación instalándose en los ojos,
Vi, un profundo bosque de miedo, y un vasto campo de desesperación.

Vi la imagen del festival de la cosecha en los cabellos de una cultivadora, durmiendo en el interior sin percatarse de mi presencia.

Vi, a una campesina y a su familia, camufladas en la incertidumbre de su trabajo.

Me entró más hambre,
No por los granos de arroz, plátanos, yaca y cocos,
sino de energía y cuidados empáticos,

25 de diciembre de 2022

 

Dilema de un cultivador –

Mis brazos descansan sobre mis rodillas. Mi inteligencia se basa en mi crudeza. Mi peso corporal descansa en mis sueños. Mi mirada se posa en mi curiosidad. Mis gestos se apoyan en la terapia. Y vomito mis energías a través de un arado de madera en este paisaje temporal.

Soy un cultivador, esperando que la tierra se ablande. Mis ojos ven la tierra extendida más allá de mi inteligencia. Mi curiosidad se vuelve diminuta entre el aroma del cilantro. Frente a las suaves hojas de rábano encuentro mi personalidad volviéndose áspera y pobre.

Camino suavemente sobre este suelo negro de aluvión. Debido a las grietas de mi ser, empecé a sentir las formas fragmentadas del suelo. Empujé el arado de madera hacia adelante y mantuve mi conocimiento en algún lugar entre el campo de cultivo de mostaza joven desechada.

Mi doble personalidad camina entre la tierra que cultivo y el sentido de la extracción. Labro la tierra y también a mí mismo, para darme cuenta de la empatía. Frente a mis cultivos, mi ser se esparcía por todo el horizonte. Me siento roto frente a la raíz de una hierba silvestre. Frente a los vientos y la humedad me siento sediento y vacío.

La pesadez de mi conocimiento húmedo se extiende por los sedimentos de aluvión negro. Con mi caminar el suelo tiembla. Camino como un elefante, a pesar del peso de mi codicia el suelo permanece tolerante.

La agudeza de mi mente se rinde ante un pájaro, como una cascada que se entrega a la gravedad.

Mis gestos rebotan en mis huesos tocando las energías del negro suelo aluvial de Bor Sapori en Panikhaiti.

10 de febrero, 2023

 

Energías performativas del no vivir –

Cada mañana el nervio de mis pies se estremece como un fuego joven. Cada noche los gestos inmóviles de mi cuerpo se aferran unos a otros.

En la madrugada mis gestos caen de mi cuerpo como una densa lluvia,
y se evaporan hacia el cielo como un ave migratoria que viene de lejos.

Estaba caminando dentro de la raíz de un árbol, un largo paseo me llevó a unas ramas complejas, que flotaban en forma de barco.

Mi viaje en el barco del conocimiento, me llevó a las páginas en blanco de un suelo de trincheras.

Allí vi –

Las energías de respiración de una herramienta agraria rodando sobre la piel áspera de un agricultor, pasando entre sus movimientos y descansando entre sus dedos y sus cultivos.

 

Dharmendra Prasad es un artista afincado en Guwahati y Buxar, y miembro del Anga Art Collective. A través del colectivo, Anga aprovecha las energías comunales presentes en la sociedad rural india: colaboran con aldeanos, académicos y activistas para abordar la geografía y el tejido social de Assam. La práctica individual de Prasad incluye fotografía, poesía y talleres colectivos que tratan de poner en valor los abundantes conocimientos de los agricultores. A menudo experimentados y sin estudios formales, la Escuela de la Cosecha de Prasad pretende desaprender los sistemas coloniales y jerárquicos que afirman la superioridad sobre la sabiduría ancestral de las manos del agricultor. La Escuela de la Cosecha reúne a familias, artesanos, pescadores y jóvenes urbanos con los organismos no humanos que nos rodean.

 

Media Partners:

close