close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

19 mayo 2013
Interferencias en Latinoamérica

El lunes y el martes pasado empezábamos la semana en Latinoamérica con crítica cultural y arte crítico. Enunciados sobre los que resuena aquella necesidad en forma de postulado de la que hablaba Graciela Carnevale en una conversación en el ZKM de Karlsruhe: “el arte no tiene que ver con la representación, sino con una acción que puede interferir en la vida real”.

Claudio Iglesias apuntaba como el arte latinoamericano se enfrenta (no en el sentido de lucha, sino de encarar) desde hace mucho a unos fantasmas que le persiguen: la naturaleza del mestizo, el lugar del extranjero, la influencia del colonialismo… Son aspectos históricos que se inmiscuyen en una compleja cosmovisión. Y sin negar su centralidad, generan un lastre ineludible, un amarre al pasado que copa aun muchos discursos.

1968 fue un año efervescente en varios puntos del planeta. En una suerte de comunión global, muchos vieron partirse cuerdas que llevaban decenios tensándose. En un estallido político y artístico entorno a la experimentación, Tucumán Arde, de los que también hablaba Syd Krochmalny el pasado martes, fueron una muestra espontánea de discurso independizado, de conceptualismo liberado de “lastres” coloniales, de proyectos proyectados a proyectiles políticos.

Y es que cuando el arte se mueve, como lo agitan –en otros términos- Daniela Ortiz y Xosé Quiroga en su proyecto presentado en La Capella, 15.518, la fricción produce chispas y concilia esa interferencia en la vida real que propugnaba Graciela Carnevale.

A*DESK, Instituto Independiente de Crítica y Arte Contemporáneo, se dedica a la formación, la edición y la investigación en torno a la crítica de arte contemporáneo. Bajo la visión de que el pensamiento crítico hace libres a los individuos, su misión es reivindicar activamente el valor de la crítica: generar debate en torno al arte contemporáneo, dotar al individuo de libertad de opinión e impulsar, así, la cultura.

Media Partners:

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)