close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

27 julio 2013
Vergüenza - Inéditos
«Vergüenza» y culpa en la Casa Encendida de Madrid

Susana G. Romanos


En un mundo como en el que vivimos en el que nuestros actos e imagen están expuestos tanto a nuestros conocidos como a los que no lo son, el asunto de la vergüenza aparece ante nosotros como un concepto alejado de las prácticas que se daban en el siglo pasado. A ello se le unen los diferentes contextos culturales que el propio término tiene en función de la sociedad en la que se encuentre: no es lo mismo sentir vergüenza para un europeo que para un japonés, pongamos por caso. Incluso entre los hablantes de lengua hispana existen diferencias, un mexicano no hablará de vergüenza sino de pena.

Pero, entonces, a pesar de todas estas distancias, ¿qué es lo que tiene este sentimiento aparentemente común a todos nosotros? Parece ser que trascendencia y así lo ha entendido Ana Ara, comisaria, que nos propone en la Casa Encendida de Madrid la muestra «Vergüenza», un acercamiento a este tema desde el punto de vista metafísico, en el sentido de lo que somos atemporalmente. El proyecto se encuentra dentro de los trabajos ganadores de la duodécima edición del certamen «Inéditos» –convocatoria que fomenta la inserción de los jóvenes comisarios en los circuitos profesionales del arte– y en él Ara reúne obras de los artistas Jérôme Bel, Andrea Büttner, Meiro Koizumi, Gregor Kuschmirz, Julika Rudelius y Manuel Saiz, además de la proyección de la película «La Cabina» de Antonio Mercero.

Todas las obras se sirven del cuerpo, podríamos decir del propio ser, como eje sobre el que se desarrolla el concepto de vergüenza salvo dos: «The Universal Denunciation of Human Privileges» (2012) de Manuel Saiz; y «The Shy Camera» (2007) de Gregor Kuschmirz. La primera plantea la indefinición de los Derechos Universales Humanos al aparecer en escena nuestro cuerpo, mientras que la segunda traslada la vergüenza al mundo de la tecnología. Quizás por ello sean las más interesantes, porque nos presentan una noción de vergüenza, pudiéramos decir, colectiva. Ambas nos hablan de la dimensión política de este sentimiento que, como la misma Ana Ara indica en el catálogo de la muestra, viene dada por una perspectiva contemporánea de la vergüenza al situarla en un contexto temporal. Sin embargo, no es esta la intención de la muestra la cual pretende alejarse de la carga moralista con el fin de establecer una clara diferencia entre vergüenza y culpa, entre lo que somos y lo que hacemos, a pesar de que en ocasiones no se pueda definir de manera fácil la línea de separación.

Hace mucho tiempo comenzó Bellas Artes en Salamanca y la acabó en Valencia, donde, en último curso, un profesor le dijo: «Susana, ¿no has pensado en dedicarte a la escritura?». Ella contestó con un lacónico «no» y se marchó a especializarse en sonología a La Haya. Actualmente, sigue loca por el arte sonoro pero se gana la vida como editora, redactora y «ghostwriter» en editoriales, revistas y otros lugares. Ahora sabe que tal vez, solo tal vez, aquel «no» pudiera ser que fuese precipitado.

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)