close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas desinteresadamente, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

08 enero 2013
The 2010/2011 Feltron Biennial Report
Lifelogging. Fragmentos de realidad

Verónica Escobar Monsalve

El concepto de lifelogging, el acto de capturar la vida diaria, no es algo nuevo ni mucho menos. Sus inicios se remontan a los experimentos de Steve Mann en los años 80, cuando éste decidió filmar toda su existencia a través de una cámara. 30 años después, los “lifeloggers” han renunciado voluntariamente a la noción tradicional de la privacidad para recopilar y guardar toda su vida, convirtiendo la vida privada en una performance.

Actualmente esta práctica cuenta con un universo vasto, dentro del cual muchos sitúan a las redes sociales, según el uso que cada individuo haga de ellas.

Existen numerosos artistas que exploran las implicaciones del lifelogging a través de la práctica. Un ejemplo especialmente curioso es el de Nicholas Feltron. Nicholas explora el concepto del lifelog a través de la recopilación y el análisis sistemático de datos sobre cada uno de los aspectos de su vida. Desde 2005, Feltron presenta lo que él denomina “The Feltron Report”, un informe exhaustivo de todos y cada uno de sus movimientos y relaciones cada año.

Otro ejemplo más extremo de la creciente popularidad de lifelogging es la reciente aparición de cámaras que capturan toda la vida de una persona, tomando una foto cada 30 segundos, como por ejemplo Memoto o Autographer. Ambas llevan la práctica al extremo, ya que capturan todo, absolutamente todo, lo que una persona hace en su día a día mientras la lleve encima.

Memoto

Aunque no se trata de exactamente lo mismo, es difícil no pensar en las situaciones surrealistas que la película “La memoria de los muertos” planteaba. Viendo los vídeos informativos y leyendo los cientos de artículos que ha generado el tema, se echa de menos una sencilla, y francamente obvia, reflexión: ¿qué ocurre con la gente que rodea al portador de la cámara? Sus vidas son recopiladas indiscriminadamente. Puede que un amigo o pariente cercano acceda, pero ¿qué pasa con los protagonistas accidentales? Esto comienza a ocurrir también con las redes sociales y los smartphones. Es difícil ir a un evento público e intentar evitar toda cámara por si acaso esa foto mañana aparece en el perfil de un desconocido.

Supongo que la pregunta fundamental es ¿realmente vale la pena? Habrá que esperar a ver cómo la creación artística incorpora estos nuevos retos para cuestionar las aplicaciones y sus consecuencias.

Verónica Escobar Monsalve es una alma inquieta de naturaleza digital y corazón analógico. Centra sus indagaciones en el arte y la cultura que mezcla influencias del mundo digital y el pensamiento pre-digital. Un arte y una cultura capaz reflejar la complejidad del mundo actual. Cree en la extrema importancia del espíritu crítico y en que este puede ser aplicado a cualquier faceta de la vida, por muy difícil que resulte.

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)