close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

21 marzo 2022
Pentagrama

Juliette Lizotte

Gaxuxa

Eres una joven que se llama Gaxuxa, vives en el valle. Esta noche, mientras volvías de la fuente termal con tu hermana pequeña, has presenciado como los misionarios se llevaban a Odei, tu hermana del alma, la luz de tu vida. Has oído que han estado inspeccionando el área un rato, sabes que esto no es una buena señal. Un nudo en tu estómago, un peso inmenso en tu pecho, tu cabeza se vuelve confusa. Pudiste intercambiar una breve última mirada con ella… y te mantuviste serena mientras veías como se la llevaban por la fuerza. Seguiste con el resto de tu tarde, haciendo un gran esfuerzo por fingir que no había nada fuera de lo normal. Tu hermana, por suerte, es demasiado joven para entender la situación y para mencionarla. Ahora que todos en la casa duermen, estás despierta en la cama, aterrorizada, mirando fijamente las vigas de madera encima de tu cama. Los pensamientos pasan por tu cabeza como pájaros alocados. Has oído lo que les hacen a las mujeres como Odei. ¿Dónde estará ahora? ¿Qué le estarán haciendo? ¿Serás la siguiente? Puedes imaginarte las agujas clavándose en su piel. Las manos de estos autoproclamados hombres espirituales violando su cuerpo, sus ojos en llamas cuando descubren la marca de nacimiento en forma de espiral en su muslo… ¿La lanzarán al río para ver si flota? Deseas que hubieran venido a por ti en su lugar, te habrías quedado todo el dolor, incluso la muerte, si eso significara que Odei fuera a vivir. Ella era un verdadero milagro. Dentro de ti se halla la triste verdad: un nuevo sistema se está extendiendo como una plaga, rápido, violento, mortal. Estaba claro que ellos nunca entenderían que están cegados por un falso dios. ¿Cómo puede alguien estar tan seguro de sus creencias como para destruir la luz de nuestro mundo, para conquistar la esencia y el poder de nuestra vida? Tu ira incendia todo tu cuerpo, te sientes febril. Estás confabulando. En cualquier otra ocasión podrías reunir todos tus cómplices, convocar genios, pero llegados este punto eso sería una misión suicida. Te das cuenta de que en medio de tu agitación has salido de la casa. Ahora estás de pie en la calle con tu camisón. El cielo está despejado esta noche, miras a una luna que te sonríe en el oscuro cielo iluminado por una infinidad de estrellas. Te engulle la inmensidad del cosmos. La brisa fresca de la noche te envuelve suavemente. ¿Estará Odei acariciándote cuidadosamente? Le lanzas besos de vuelta. ¿Como sacarla de ahí? ¿Será demasiado tarde?

La tierra

Tú eres tierra. Eres colectiva, múltiple, infinita. Entidades, seres vivos y espíritus ocupan, cruzan y mueven tu cuerpo colaborativo. Constantemente. Paradójicamente, tienes fronteras, delimitadas por una especie llamada “humanos”. “Perteneces” a uno de ellos y te han pasado de generación en generación como su “propiedad”; un concepto oscuro para ti. Al evolucionar, los humanos se han obsesionado con separar las cosas de unos y de otros. La idea de propiedad es ajena a tu mente cooperativa en mutación constante, siempre intercambiando, recibiendo, dando, reaccionando, transformando, convirtiéndose. Has sido el testigo silencioso de muchos cambios y manifestaciones, ideas que cobran forma y se vienen abajo. Tu estado aparentemente inanimado es una fachada, eres un representante de un tiempo cósmico. Nada te pertenece. Tus deseos están influenciados por tu interconectividad, sientes la presión del universo, todas las fuerzas que te transcienden y transforman. El contacto humano te ha cambiado. Has sido el escenario para diversos proyectos de agricultura y has sido ocupado durante mucho tiempo por la especie  “ovejas”. En este momento, eres un monocultivo de la especie “trigo”, eres fértil en la producción de semillas. Con la ayuda de la influencia externa de los humanos, todos los recursos de tu cuerpo colectivo se ven empujados a esa producción. Has estado notando que ha roto muchas conexiones con otras especies, antiguas experiencias compartidas se han perdido, te falta la diversidad que te hace completa. El bosque vecino con el que una vez tanto compartiste está cada vez más y más distanciado de ti. No obstante, aún vertíais el uno en el otro y se vuelve extrañamente marchito. ¿Qué será de tu mente que una vez fue vibrante y colectiva? ¿Cómo puedes resistir e invitar a otros de nuevo a tu existencia compartida?

Ilargi 

Tu nombre es Illargi, eres una DJ y parte de un grupo activista transfeminista organizando raves como herramienta de resistencia de un sistema de hipervigilancia. Son las ocho de la mañana y acabas de empezar tu actuación. El sol está empezando a salir, los primeros rayos brillan en los cuerpos, la claridad se baña en un tenue resplandor. La mañana es tu momento favorito para pinchar, te encanta ver la suave intensidad del ritmo haciendo temblar los cuerpos cansados y drogados bailando. Llegar a este estado de agotamiento es algo tan especial, cuando tu cuerpo está tan cansado y vacío que se ha cargado de una nueva energía inaccesible de cualquier otra forma. Sientes el júbilo preparando el próximo tema. Mecánicamente, tocas, giras y juegas con los botones del mezclador. El tatuaje de espiral de tu mano derecha flota por toda la plataforma, te sientes como una embaucadora brillante, una marionetista. El público se eleva, ves como la energía se mezcla, relaciona, arremolina, están gritando tu nombre. Estos momentos siempre te llevan atrás en el tiempo. Venerada por tu conexión con la luna, tus seguidores coreaban tu nombre, bailando para ti y para tus hermanos. Eran otros tiempos… con otros rituales. Todo el mundo asumía que eras una persona nocturna. No obstante, la luna aún está ahí, incluso cuando no brilla a través de la profundidad de la noche. ¿Qué mejor momento que la salida del sol para afrontar la infinidad, el tiempo y el espacio? ¡Te has deslizado por tantas ondas, pero esta es tu vida favorita hasta el momento! Mientras las frecuencias crean zumbidos en los cerebros y pieles, te preguntas: ¿De qué estarán hechas las creencias del mañana?

El fluido

Eres una entidad de fluido. Fluyes por un cauce que va desde el punto más alto al punto más profundo y, de algún modo, siempre terminas arriba de nuevo, aunque sientes que siempre fluyes hacia abajo. Durante toda tu existencia te has deslizado, resbalado y sorbido. A lo largo del camino, mientras ocurre este movimiento interminable, intercambias con tu entorno. Has visto muchas esquinas, has botado, chocado y florecido contra muchas superficies. Durante los últimos años has presenciado un cambio inquietante. Criaturas ajenas a tu ecosistema han invadido el paisaje. Están extendiendo nuevos materiales, partículas insatisfechas que transforman tu mundo. Sientes que este nuevo ciclo no tiene precedentes. Hoy te has encontrado, mezclado y fusionado con un fluido opaco que percibes extraño, amargo, espeso y tóxico. Mientras te deslizas, eres portador de esta substancia y te conviertes en ella, ensombrece tu espíritu e intoxica tus encuentros. Tu movimiento se ve afectado, te mueves más despacio, pero desarrollas cierto agarre. Es como si tu fluidez ya no fuera solo de tu propiedad, estás cargado de algo vibrante, tembloroso, explosivo. Por primera vez, en tus infinitos ciclos renovados, te sales de tu camino predeterminado. Este acontecimiento inesperado te instala un sentimiento de incertidumbre. Estás preocupado. Estás abatido por la contingencia de existir bajo estas nuevas circunstancias. ¿Cómo saldrás de esta simbiosis? ¿Cómo te transformará y al mundo que te rodea?

La estrella

Eres una estrella. Tu cuerpo celestial contiene los mismos componentes que la mayoría de las cosas en el universo. Hidrogeno. Helio. Este conocimiento te hace sentir más cerca del mundo. Conectados. Entrelazados. Un sentimiento de pertenencia. Aunque a veces te sientas sola, tan aislada como estás en un espacio infinito. Tu incandescencia se desvanece, pero encuentras consuelo en saber que eres esencial y que tu luz seguirá haciendo eco en el tiempo y el espacio mucho tiempo después de tu existencia. Saber que, en algún lugar, de algún modo, podrás ayudar a navegar, conducir sueños, generar esperanza. Has presenciado el paso de milenos. Has recibido todos los deseos que te han enviado, quieres saber qué pasara cuando ya no puedas conservarlos… Contemplas esta piscina de deseos: una llamada desesperada compartida de Gaxuxa y Odei para volver a reunirse se mezcla con el deseo de transcender el concepto de propiedad revoloteando con la necesidad de ser venerado por siempre, mientras lo envuelve el deseo de mutar, evolucionar, entrar en simbiosis, multiplicarte infinitamente… Que extraño poder contener todo este conocimiento. ¿La esperanza viaja con la luz? ¿Qué desearías tú, una bola brillante que se desvanece en una historia más allá de toda comprensión?

Juliette Lizotte (alias jujul0v3) es una constructora de mundos, una ecofeminista, una bruja, un oráculo... Se inspira en la ciencia ficción feminista, el manga, la cultura pop y la fantasía. Su investigación actual se centra en las brujas como figuras clave ecofeministas. Aprendiendo del carácter subversivo de la bruja: marginal, poderosa y disruptiva, con una inquietante relación con la naturaleza, Juliette invoca los poderes de las brujas, su lanzamiento de hechizos y su compromiso con los conocimientos no convencionales para empoderar cuerpos y mentes.
Foto: Carmen Gray

Publicaciones

21 marzo 2022

Pentagrama

Media Partners:

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)