close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

enero
Tema del Mes: PeriferiasEditor/a Residente: Joaquín García Martín
Periferias

Hace poco me dijeron que no se puede empezar un texto con la definición de un término de un diccionario y es una pena porque a mi me gustan mucho los diccionarios. Y un principio es un momento muy delicado, como dijo o dirá la princesa Irulan.

La periferia se define no por lo que es sino en relación al otro. La periferia existe respecto a un centro. La periferia no es per se sino per accidens. Por lo tanto, puede ocurrir que, lo que es centro en algún lugar, sea periferia en otro. O en otro tiempo. O desde otra mirada.

Ahora cierra los ojos y visualiza un espacio infinito, sin límites. Una voz, que podría ser la de Virgina Madsen en 1984, te habla: Imagina un punto en el espacio. Imagina otro, al lado. Ahora un tercero un poco más allá. Y otro, y otro más. Así hasta que te canses. Hazlo en todas las direcciones posibles respecto al primero.

Ahora describamos cada uno de esos puntos. El primero es un hombre, blanco, heterosexual, de clase media, europeo. El segundo es también un hombre, también blanco, también heterosexual pero en este caso, de clase trabajadora. El tercero puede ser una mujer. El cuarto una mujer no blanca. El quinto un hombre blanco homosexual de clase media. Y así sucesivamente. Hay puntos que son Nueva York o Madrid o Almería. Hay puntos que son Historia, Botánica o Epigrafía.

Ahora elige un punto de todos ellos, vuela hasta el, sitúate encima y mira a tu alrededor. Mira como todo cambia desde tu nuevo lugar de observación. Contempla la miriada de puntos que se extienden hacia el infinito y examina la realidad que tu nuevo punto de vista te proporciona.

Tengo una debilidad por la carta XII del tarot de Marsella, El Colgado. En la baraja se encuentra entre La Fuerza y el arcano sin nombre (para entendernos, el esqueleto con la guadaña que tantos sustos ha dado en películas y series). Le Pendú cuelga, atado de una pierna, entre dos arboles, cabeza abajo. Aunque, también en los ámbitos de la ficción, se le suele hacer una lectura rápida de final dramático, en realidad su interpretación es muy diferente. Para empezar pensemos en su situación física en el mazo de cartas, entre el control de la realidad que nos indica La Fuerza y el proceso de transformación y renovación del arcano sin nombre. Entre ambas está el Colgado, mirándonos directamente, boca abajo, con las manos ligadas a la espalda, atado de una rama por un pie y con el otro doblado por detrás. Si estuviera del derecho podríamos decir que es un señor que camina entre dos arboles con las manos entrelazadas por detrás. Una imagen muy kantiana. Volviendo a su posición inicial invertirá podemos decir, por lo tanto, que El Colgado está avanzando en un espacio que no vemos y que mira hacia adelante. Es sólo que tenemos que mirar las cosas desde otro punto de vista para poder verlas de verdad. Dice Jodorovski que “… en esta inversión de su cuerpo físico, (hay) una inversión de la mirada y de sus perspectivas (…)  El punto de vista sobre la vida cambia”.

Tema del Mes

Joaquín García Martín, nacido en Madrid, ciudad en la que reside todavía y en la que realizó sus estudios superiores, ha colaborado con un gran número de instituciones locales dedicadas al arte contemporáneo en tareas de gestión. Después de dirigir durante años una galería ajena, decide abrir la suya propia a pesar de todo. Durante 8 años la convertirá en el lugar en el que dar lugar a las prácticas artísticas en las que cree hasta que la realidad y la pandemia le obligaron a ser más realista. Recientemente, ha decidido encauzar su practica profesional a través de la escritura y el comisariado. En ambos sectores aboga por la investigación y la difusión de las otras realidades que existen mas allá de los centros hegemónicos de pensamiento, economía, visibilidad y formas de hacer.

Media Partners:

close