close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

10 enero 2014
Margen de error en la Tasneem Gallery
Un gran margen de errores


Desmantelar los discursos históricos y paradigmas coloniales subyacentes en las narrativas hegemónicas españolas es el propósito del colectivo Declinación Magnética en la exposición “Margen de error”, en Tasneem Gallery (Barcelona), su primera intervención pública después de la formación a partir del grupo de investigación DKA (Decolonizing Knowledge and Aesthetics) como operación conjunta entre Matadero y el Goldsmiths College, lanzado en Madrid en octubre del 2012.

El punto de partida de la exposición es la afirmación de que hay cánones tan arraigados en la mentalidad postcolonial que incluso no nos damos cuenta de su existencia. En uno de los vídeos de la exposición se le pide a los participantes, después de enumerar los males de la conquista y colonización de América, que argumenten los beneficios y aportes que trajo. Somos entonces testigos de que la mente ubica más fácil estos “beneficios” como información factible que podemos recordar debido a la educación recibida. Y es que aunque toda esta información parezca ya más que revisada, España es aún hoy el único país de Europa que no tiene un máster ni estudios de postgrado dedicados al postcolonialismo.

Viendo las obras de la exposición nos vienen a la mente las palabras de Judith Butler cuando habla de discriminar o distinguir qué crímenes aparecen ante nosotros como castigables o qué vidas vale la pena llorar, de la misma forma que aparece ese racismo instituido por nuestro nivel de percepción que tiende a producir versiones icónicas de poblaciones eminentemente merecedoras de duelo y otras cuyas pérdidas no se entienden como tales y no merecen ser lloradas.

También nos damos cuenta de que es más fácil aún hablar de los males de la conquista como proceso general que particularizar en nombres y hechos, a no ser que estos nombres sean tan lejanos y “pintorescos” como los de Cristobal Colón, los reyes católicos o los hermanos Pinzón. Más espinoso se vuelve el terreno cuando se habla de estatuas que levantan dedos afectuosos en cada rincón de la geografía catalana, patricios de ciudad, “almas caritativas” que levantaron escuelas pías, fomentaron el desarrollo de ciudades y pueblos… a costa del tráfico de esclavos.

En la obra titulada CC13 los artistas Daniela Ortiz y Xose Quiroga preguntan directamente a los participantes por el día de la Diada en Catalunya, si estarían a favor de derribar la estatua de Colón, o mencionan la implicación directa de ciudadanos como Antonio López i López, (reconocido comerciante de esclavos con una estatua que se levanta actualmente en la Llotja del Comercio de Barcelona), en la fundación de bancos como el Hispanocolonial. Creo que este es uno de los puntos en que se debe incidir más en exposiciones como las de Tasneem o en obras como las de Daniela y Xose: no estamos hablando de males aislados, sino de personajes que no solo se dedicaron al comercio de personas, sino que pactaron y sustentaron el poder monárquico español y sentaron las bases para el poder político y económico instaurado actualmente en Catalunya, contra el que millones de personas protestan.

La memoria, el acto repetitivo es el protagonista de la exposición “Margen de Error” y es la que nos traiciona. La indolencia, la acción de repetir mecánicamente las crueldades de la conquista, la indiferencia ciudadana ante estatuas y monumentos de la ciudad, el “orgullo” que muestra el inconsciente ante un pasado colonial donde las crueldades y la aniquilación física y cultural “era inevitable, como en todo proceso de conquista en que se constata el predominio del pueblo más desarrollado”, son una serie de paradigmas a ser desmontados a través de obras, del desmantelamiento físico del libro de texto y de la investigación y desarrollo de ejercicios “académicos”.

Mabel está convencida de que todo se construye siguiendo normas que regulan nuestro quehacer: la identidad; los patrones de comportamiento social; la membrecía pública; o los paradigmas que rigen la práctica artística y curatorial. Piensa que desarrollar un profundo sentido crítico en todo lo que hacemos nos lleva a preguntarnos hasta qué punto estamos dispuestos a cuestionar estos patrones y reglas, aunque sólo sea para entrar en otros esquemas.

Media Partners:

close