close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Spotlight

03 febrero 2022
Maetani Kai. Cartografías urbanas de la piel

Apellido Maetani, nombre Kai. Desde mi postura, Maetani Kai es la promesa de la fotografía japonesa emergente.

Nació en el pueblo de Ehime en el año 1988. Ingresó a estudiar cerámica en la Universidad de Arte y Diseño de Kyoto en 2011, siguiendo el oficio de su padre. En 2013, continuó sus estudios de posgrado con una maestría en Bellas Artes en la misma institución, en donde se especializó en fotografía. Desde entonces, comenzó a construir un atento y osado cuerpo de obra, donde el autorretrato, el trabajo biográfico y el desnudo han sido centrales.

En el año 2014 comenzó a desarrollar la serie Kapsel, en donde el fotógrafo se infiltra en diferentes nichos dentro de hoteles-cápsula. Cuando pensamos en la cultura japonesa contemporánea desde Occidente, un sinnúmero de artículos y de reportajes en los medios de comunicación tienden a pintar una imagen Orientalista basada en lo exótico. Japón se reduce a viñetas turísticas, coloridos medios populares o bien a todo tipo de fetiches de la industria nocturna. Si bien no me gustaría contribuir a la estigmatización del deseo anti-normativo o del trabajo sexual, mi crítica apunta a que la mirada occidental tiende a cumplir una profesía que ella misma produce al mirar a Japón: la de un Oriente lleno de erotismo y excentricidades, listas para el consumo a gusto. El hotel de cápsulas es una de estas excentricidades de las cuales se jactan las representaciones foráneas de Japón. Se trata de unos hoteles de bajo costo ubicados en las grandes urbes niponas, orientados principalmente a oficinistas trasnochados o jóvenes de viaje. En vez de alcobas particulares, estos hoteles ofrecen camas individuales dentro de cápsulas ubicadas en salones compartidos, que cuentan con distintas amenidades y aislamiento sonoro.

Consciente de las retóricas exotistas en torno a este tipo de alojamiento, en esta serie fotográfica Maetani visita hoteles-cápsula en donde pasa a retratarse a sí mismo completamente desnudo. De aspecto abandonado o corroído, las cápsulas que habita son intervenidas con diferentes dibujos burlones o a veces groseros. Su disparador remoto le otorga a Maetani tanto el control detrás de la captura como un cierto sentido de azar voyeurístico sobre su propia piel, comparable a como la historia del arte japonés tendió a la perspectiva cenital “desde arriba” durante varios de sus períodos más emblemáticos. Desde el ensimismamiento claustrofóbico de la cápsula, Maetani parecía expandir su propia subjetividad hacia los lindes del deseo y de cierta obscenidad, exhibiéndose sin pudor para así cuestionar los estereotipos en torno a la corporalidad nipona.

Maetani Kai, vista de la exposición Under the Bridge [Bajo el puente], Tokyo Arts and Space Residency, Tokio, 10-12 de diciembre de 2021.

De cierta manera, la última exposición de Maetani afiató y al mismo tiempo desarrolló las hipótesis fotográficas trabajadas anteriormente por el artista. En esta exposición nos mostró una nueva serie titulada Under the Bridge [Bajo el puente], la cual fue el resultado de una residencia artística en la ciudad de Tokio. Aquí Maetani cuestionó al cubo blanco como dispositivo de exhibición, mediante una serie de muros temporales que generaban un recorrido cuasi-laberíntico similar al de los baños públicos en Japón. No es sorpresa que durante la estadía del fotógrafo en la capital, se interesó en encontrar espacios abandonados en las riberas de los ríos de la megalópolis, muchos de ellos baños abandonados en donde homosexuales encuentran el semi-resguardo ideal para el sexo público.

El recorrido de la exposición se desarrolló al alero de aquellos pasadizos montados  por el fotógrafo. Al ingresar al recinto, el primer panel visible se mostraba indecoroso con residuos de cinta adhesiva en un bizarro patrón cuadriculado. Se trataba de los remanentes de una intervención in situ, en donde el fotógrafo visitó la sala de noche para revelar una de sus capturas en un mosaico hecho de papel fotográfico. El resultado del experimento sería exhibido en el muro del espacio contiguo, elaborando una poética sensual que se desplazaba entre la visibilidad y el ocultamiento. A la vuelta de la esquina hacia la izquierda, se proyectaba un diaporama en un proyector Kodak Ektagraphic III-J ATS. En las diapositivas montadas por el fotógrafo y rotadas dentro del proyector a través de un timer interno, se documentaba el proceso de Maetani al desarrollar la serie. Como unos souvenirs de vacaciones bizarras, las diapositivas exhibían lotes baldíos, cemento sucio, rumas de basura y de sintéticos ftalatos coloridos al igual que rudas malezas logrando crecer en semejantes basurales urbanos: siempre de noche y con un potente disparo de flash.

Maetani Kai, vista de la exposición Under the Bridge [Bajo el puente], Tokyo Arts and Space Residency, Tokio, 10-12 de diciembre de 2021.

Al continuar el trayecto delimitado por los estrechos pasillos de la exhibición, cada tanto nos podíamos percatar de algunas naturalezas muertas montadas a muro: cinco fotografías sueltas enmarcadas en delicadas cajitas de acrílico dispersadas a lo largo del recorrido, develando detalles de las locaciones empleadas por el fotógrafo en su búsqueda artística. Sin embargo, la epítome de la exposición fue el video montado al final del recorrido. Un monitor de gran formato fue montado sobre el muro falso a la altura del piso, levantándose verticalmente hasta llegar un poco más abajo de la estatura del mismo fotógrafo. Durante las exploraciones de Maetani dentro de los antros en las riberas de los ríos tokiotas, decidió exhibir su cuerpo desnudo en aquellos santuarios del desperdicio. Gracias a la complicidad de su asistente que prefiere la anonimidad, le fueron proyectados sus mismos fotogramas de los antros sobre la piel erizada por el crudo frío invernal de Tokio. Como algún rito pagano de resistencia y de placer doloroso, el fotógrafo se desnudaba por algunos minutos ante las proyecciones de aquellos mismos antros baldíos sobre su piel; su cuerpo batiéndose descontrolado por la gélida temperatura en una coreografía instintiva que le hace convulsionar músculos abdominales y pene por igual.

Sin duda, la performance que Maetani ejecuta nos hace recordar al grito de libertad que gimió la fotografía de Ren Hang antes de su muerte. Sin embargo, el contexto de persecución que vivió mi querido Ren no fue igual al de un Maetani. ¿Que podría ser criminal de habitar aquellos bordes, de desnudar el cuerpo en las riberas tumefactas de los ríos contaminados como lo hace Maetani? Ciertamente ambas poéticas de libertad habitan jurisprudencias diferentes. Quizás las capturas de Maetani de las plantas arvenses en territorios baldíos guardan mayor parecido con la ecología queer de una Kawauchi Rinko. Ambos fotógrafos logran capturar una fuerza inefable del deseo, que subyace a plena vista de la materia orgánica; de la carne viva que convulsiona ante la fuerza de la luz.

Maetani Kai, vista de exposición Under the Bridge [Bajo el puente], Tokyo Arts and Space Residency, Tokio, 10-12 de diciembre de 2021.

Maetani es un artista contemporáneo de una visión única, que nos permite recuperar la esperanza en las posibilidades de la cinta análoga en los erráticos años 20 del siglo XXI.

(Imagen destacada: Maetani Kai, Kapsel507, de la serie Kapsel, fotografía analógica 120 mm, 2014- [2020].)

aliwen (Santiago, 1993) es crítica, curadora independiente, investigadora autónoma, música, performer y tejedora mestiza. Sus intereses transitan entre las artes, el autonomismo anarquista, la descolonización cotidiana y las sexo-afectividades divergentes, y activa distintos procesos de investigación artística, archivística y escénica que le permiten entrecruzar estas problemáticas de manera fluida. Licenciada en Artes con Mención en Teoría e Historia del Arte de la Universidad de Chile, Magíster en Estudios Artísticos y Prácticas Curatoriales de la Universidad de las Artes de Tokio como becaria Monbukagakusho 2020. Lucha por los derechos humanos, especialmente los de las personas trans*, no-binarixs, sujetas femme, personas viviendo con VIH/sida y personas marrones. Su primer libro crítica de barricada. cuerpx, escritura y visualidad en el Chile contemporáneo será publicado en 2021 por Sangría Editora.

Media Partners:

close