close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow internationally. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

05 June 2009
China

“El gigante asiático”, “1.300 millones de consumidores”, “China seguirá creciendo un 5%”, “la tasa de paro en China es sólo del 3%”, “El Comercio con China podría impulsar empleos en EEUU”… Podrían ser titulares de la prensa a propósito de China. También estos otros: “China refuerza el muro de silencio” o “China bloquea Twitter y Hotmail”. Desde que en la bienal de Venecia de 2001 (cuya edición de este año está inaugurándose ahora) Harald Szeemann provocase un auténtico desembarco de artistas chinos, parece ser que el “gigante asiático” se ha abrazado con entusiasmo al arte. El arte contemporáneo ha dejado de ser occidental. O no tanto. Frente las producciones chinas vemos repetidos todos los clichés del arte contemporáneo (retroproyecciones, performances, instalaciones multimedia, lo que haga falta). Y también la condición mercantil del arte en su faceta más brutal: centros de arte que venden, cotizaciones de jóvenes artistas por encima de los precios de artistas consagrados, endogamia mercantil, gentigricación (en este caso auspiciada por el estado con el fin de renovar la cara de barrios enteros)… Sin duda, siguiendo la premisa antropológica de pensar en los otros es pensar en nos-otros, la imagen que devuelve China no debería hacernos tanto pensar sobre el arte chino, el mercado chino, la mercantilización del arte en China, como en el sistema de las artes. Sin olvidar la facilidad y alegría con la que asumimos los cientos de museos que se abren, las miles de galerías, los millones de artistas y obras que generan y las posibilidades de trabajo que todo ello nos ofrece, sin antes plantearnos cuestiones básicas como la libertad. Alguien dijo en una ocasión que la China actual conservaba lo peor del comunismo y recogía lo peor del capitalismo. La pregunta en arte sería ¿qué es lo que ha recogido y qué es lo que ha conservado? Y más allá, si la producción cultural es producción crítica ¿dónde está esa producción crítica en un régimen totalitario? En cualquier caso, está bien que lancemos la pregunta hacia China, no vaya a ser que a alguien se le ocurra plantear esa misma pregunta en occidente: la de la producción crítica, pero también la del totalitarismo.
Dedicamos este número a publicar dos reflexiones sobre el arte en China de la mano de Pilar Bonet y Marcela Römer. También un artículo de Claudio Iglesias sobre la recuperación del artista argentino Sergio De Loof y un artículo de Martí Manen sobre el ritmo y la acceleración en el contexto expositivo.

A*DESK is a critical platform focused on publishing, training, experimentation, communication and dissemination in relation to contemporary culture and art, which is defined by transversality. The starting point is contemporary art, because that is where we come from and this awareness allows us to go much further, to incorporate other disciplines and forms of thought in order debate issues that are relevant and urgent for understanding our present.

Media Partners:

close