close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

09 November 2009
De cómo habitar el espacio o apropiarse de él

Rosa Naharro

En la exposición “Avenida Ixtapaluca”, Jordi Colomer refleja cómo los habitantes de un barrio periférico de México DF se apropian de un espacio dado, y cómo mediante pequeñas resistencias, consiguen hacerlo suyo.


Que las ciudades son escenarios, escenografías donde transcurre el teatro de la vida, hace tiempo que lo sabíamos. Que el urbanismo configura nuestros itinerarios vitales, nuestros hábitos y nuestra cotidianidad, también.

Tampoco es necesario irse a las Vegas, ciudad postmoderna por excelencia, para darse cuenta de que vivimos atrapados, como el protagonista de “El Show de Truman”, en un decorado artificial (cámaras de vigilancia incluidas). Atrás quedó el flâneur de Baudelaire, de mirada atenta y que deambulaba sin rumbo por la ciudad, para dar paso al consumidor de caminos trazados ávido de escaparates. Pero como ya analizó acertadamente Michel De Certeau (“La invención de lo cotidiano” 1974), cercano a los planteamientos situacionistas, siempre hay prácticas o tácticas de resistencia que el usuario consumidor, es decir, el habitador de espacios, puede transformar a su antojo y hacer tambalear de este modo el interior de un esquema dado. Idea ésta sobre la que reflexiona Jordi Colomer en su último trabajo producido durante su estancia en México.

El espacio y la arquitectura han sido objeto de análisis para el artista barcelonés desde sus inicios. Se produce una evolución en su trayectoria, desde “Simo”(1997), donde nos presentaba a personajes encerrados en habitáculos, hasta proyectos como “Anarchitekton”(2002-2004), donde éstos mismos se lanzaban a la calle portando maquetas de edificios a modo de estandartes. Colomer da aquí un paso más con éste nuevo trabajo y pasa así de re-crear decorados y situaciones, a mostrarlos y evidenciar acontecimientos, o mejor, resistencias. Partiendo de la serie fotográfica realizada por Dan Graham en 1965, “Homes for America” en la que mostraba suburbios de Nueva Jersey, Colomer muestra la Avenida Ixtapaluca, un barrio de la periferia de México DF. Un territorio sin historia, con chalets adosados, todos idénticos y que nos hablan de unas vidas, la de sus propietarios, hemos de suponer, también idénticas. Con un lento travelling, nos muestra las fachadas de las viviendas seriadas, y sin embargo, llenas de matices. Vemos así como sus habitantes, con pequeñas nimiedades y tímidas infracciones, consiguen burlar un orden dado; un cambio de color en la fachada, una ligera modificación de la estructura de la vivienda, un improvisado tejado… son resistencias, o más bien, micro-resistencias ante un diseño de vida pre-fabricado. Discurso sobre el que ya trabajan otros artistas contemporáneos como los españoles Santiago Cirugeda y Lara Almarcegui o el belga afincado en México, Francis Alÿs, por citar sólo algunos ejemplos. Pero a diferencia de éstos, Colomer no realiza ninguna intervención en el paisaje urbano, sino que se limita a presentarlo como si de un film se tratase, banda sonora incluida, con imágenes de gran nitidez y calidad, como es habitual en sus trabajos.

Resulta curioso como es en los países más pobres donde éstas resistencias y contradicciones se manifiestan de una forma más notoria, y como éstos lugares ofrecen al artista la posibilidad de hacerlas visibles, caso del mencionado Francys Alÿs o Santiago Sierra, cuyos trabajos quizá no hubieran evolucionado de la misma forma, de haber permanecido en sus ciudades natales. Cabría preguntarnos el por qué de esta emigración o” turismo artístico” (en el caso de Colomer), hacía países en vías de desarrollo.

La exposición está compuesta por tres obras, una video instalación Avenida Ixtapaluca, un video monocanal del mismo nombre y una serie de 12 fotografías titulada “Héroes”. Se completa con 33 fotografías de arquitecturas de sepulturas realizadas en el cementerio de la ciudad de Pozo Almonte, ubicada en el norte de Chile. Imágenes de lo más sugerentes, donde el caos y anarquitectura parecen dominar el terreno, y donde la capacidad inventiva de sus constructores es del todo insólita. Triste consuelo si es en el mundo de los muertos donde finalmente nos está reservado el derecho a ser creativos…

Rosa Naharro endeavours to think about the present, considering its distinct contexts, through culture and contemporary art. Looking at exhibitions, writing, reading, film, music and even conversations with friends serve as her tools. Understanding and interpreting “something” of what we call the world becomes a self-obligation, as well as taking a certain stance, that doesn´t distance her from it. She combines writing for A*Desk with writing her doctoral thesis at the UCM and working with cultural management projects.

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)