close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

31 January 2011
Opacidad paisajística

Mireia Domènech

La conceptualización del paisaje, el uso de elementos sin un supuesto valor pero que determinan el contexto, así como la presentación de lo que podría ser pero no vemos, son elementos que aparecen (o desaparecen) en la exposición de Wilfredo Prieto en la galería Nogueras-Blanchard.


La galería Nogueras-Blanchard vuelve a presentar a Wilfredo Prieto, esta vez con “Negro mate, seco”: la evocación de un paisaje a través de objetos cotidianos. “Un segundo de horizonte” es un láser que dibuja una línea horizontal en las cuatro paredes de la galería; una linterna encendida puesta contra la pared deviene en “Eclipse perfecto”; y una cerilla usada tirada en el suelo se denomina “Estrella muerta”. El artista establece así un vínculo con el género paisajístico en la historia del arte.

La obra que da título a la exposición, “Negro, mate seco”, no es, sin embargo, nada que evoque directamente al paisaje, sino que quiere hacer pensar en él de una forma indirecta y performática. Se trata de un casco de moto, efectivamente negro, mate y seco, situado en la mesa, que el galerista debe utilizar cada día para desplazarse desde allí a su casa y viceversa. Es decir, el casco está rodeado de paisaje.

La exposición parece vacía: un láser, una cerilla… No hacen falta más de cinco minutos para verlo todo. Al entrar, alguien de la galería se acerca corriendo para ofrecer un papel con las obras y el título de cada una, diciendo que “los títulos son importantes”.

No se puede negar el ingenio de Wilfredo Prieto intentando plasmar algo tan intangible e icónico como el paisaje con simples objetos cotidianos (aunque no todos tengamos un láser en casa). Pero, ¿hay algo más allá de la anécdota? Las referencias a la historia del arte son evidentes: el ready made más poético con títulos evocadores; el minimalismo como reducción desde el punto de vista formal. Y por supuesto el paisaje, que lo sitúa en relación con el romanticismo, como una toma una posición de actualización de dicho género, sin lugares concretos ni reconocibles.

La obra de Wilfredo Prieto siempre tiene un componente de juego visual. Sus obras parecen más bien pinceladas de ingenio (con mayor o menor acierto). En piezas anteriores como “Paseo” (2000) o “One million dollars” (2002) trataba el mundo actual, e incluso la política como es evidente en “Apolítico” (2001-2008) cuando eliminaba el color de las banderas. Las obras que presenta ahora, ¿son algo más de lo que aparentan ser? ¿Son políticas? ¿Qué hay detrás de esas bromas visuales?

Lo que es negro, mate y seco aquí, no es solo del casco de moto, es, en efecto, toda la exposición por su opacidad: porqué no parece ir más allá de las metáforas y los juegos visuales. Según la hoja de sala, ésta es la primera parte de una serie de paisajes que Wilfredo Prieto quiere investigar. Estaremos atentos a la próxima vez.

Mireia Domènech

Articles

31 January 2011

Opacidad paisajística

24 December 2010

¿Sinapsis o sinopsis?

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)