close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

08 enero 2014
2014: voluntad de futuro

Sonia Fernández Pan

“Pide un deseo” es el eslogan de los cumpleaños. Generalmente combinada con una tarta, velas y una proyección desiderativa hacia el futuro, esta frase se acompaña de un mecanismo-trampa: el deseo solicitado sólo se cumplirá si hemos apagado victoriosamente y de golpe todas las velas gracias a la fuerza de un suspiro multiplicado por mil. También es una frase conmemorativa que enfatiza el paso del tiempo y que se pronuncia en otro cumpleaños, esta vez colectivo y marcado por la condición numérica del calendario.

Pedir deseos tiene algo de cursi. Será por la condición utópica que muchas veces los acecha. Parafraseando a algún autor que el primer catarro del año no me permite recordar, algunos deseos son como las cartas de amor. Si no fueran cursis no serían deseos. Más allá del lugar común que reparte la etiqueta de lo político como otros reparten flyers en la calle, el deseo trasciende rápidamente lo cursi gracias a su vocación de futuro. Como aspiración de un futuro imposible, el deseo funciona como un arma de destrucción afirmativa de una realidad insatisfactoria. Pocos lugares están tan representados por el futuro como el deseo. Un deseo que nos permite transitarlo a través del verbo y que admite una voluntad de baja frecuencia. A la realidad le queda, sin embargo, ese porvenir que se entretiene demostrando la habilidad del deseo para materializarse. También para desaparecer y sobrealimentar la desmemoria.

Lo mejor de 2014 es que todavía no ha sucedido. Si 2014 fuese un día de la semana, sería un lunes, el día universal del propósito. Como suspensión de un futuro por llegar, 2014 todavía está cargado de esa voluntad desiderativa de la que carecen casi todos los domingos. Y de esas ganas de probar la tarta una vez se soplan todas las velas.

Android Birthday from Kevin Grennan on Vimeo.

artwriter_curator_esnorquelmaker_chocolateresearcher_technodancer__bikeenthusiast_coffeeaddicted_

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)