close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

08 January 2014
2014: voluntad de futuro

Sonia Fernández Pan

“Pide un deseo” es el eslogan de los cumpleaños. Generalmente combinada con una tarta, velas y una proyección desiderativa hacia el futuro, esta frase se acompaña de un mecanismo-trampa: el deseo solicitado sólo se cumplirá si hemos apagado victoriosamente y de golpe todas las velas gracias a la fuerza de un suspiro multiplicado por mil. También es una frase conmemorativa que enfatiza el paso del tiempo y que se pronuncia en otro cumpleaños, esta vez colectivo y marcado por la condición numérica del calendario.

Pedir deseos tiene algo de cursi. Será por la condición utópica que muchas veces los acecha. Parafraseando a algún autor que el primer catarro del año no me permite recordar, algunos deseos son como las cartas de amor. Si no fueran cursis no serían deseos. Más allá del lugar común que reparte la etiqueta de lo político como otros reparten flyers en la calle, el deseo trasciende rápidamente lo cursi gracias a su vocación de futuro. Como aspiración de un futuro imposible, el deseo funciona como un arma de destrucción afirmativa de una realidad insatisfactoria. Pocos lugares están tan representados por el futuro como el deseo. Un deseo que nos permite transitarlo a través del verbo y que admite una voluntad de baja frecuencia. A la realidad le queda, sin embargo, ese porvenir que se entretiene demostrando la habilidad del deseo para materializarse. También para desaparecer y sobrealimentar la desmemoria.

Lo mejor de 2014 es que todavía no ha sucedido. Si 2014 fuese un día de la semana, sería un lunes, el día universal del propósito. Como suspensión de un futuro por llegar, 2014 todavía está cargado de esa voluntad desiderativa de la que carecen casi todos los domingos. Y de esas ganas de probar la tarta una vez se soplan todas las velas.

Android Birthday from Kevin Grennan on Vimeo.

artwriter_curator_esnorquelmaker_chocolateresearcher_technodancer__bikeenthusiast_coffeeaddicted_

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)