close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

28 marzo 2022
Tema del Mes: Among The StarsEditor/a Residente: Jorge Van den Eynde
Alter

Una historia que es mía.
Que no me pertenece del todo, más bien la comparto.
Una vida que es mía y (de los) demás para aferrarse a ella.
Tan diferente como parecida.

Indago en ellas.

Indago y el horizonte se desvía.
Estoy agradecida.

Son distintas a mí.
Pero a su vez son otro tú. Otra versión im.posible de ti.
Son tus hermanos y hermanas, tus alters, los de tu tipo.

Nos los entiendes: los sientes.

Te veo.

Los sientes porque nadie es dueño de su vida.
Nos aferramos. Indagamos.

Indagamos intuitivamente.
Volamos.

Indagamos en generaciones pasadas y herederos venideros.
Volamos en un

aleatorio
intento de
estar por las nubes.[1]Por Terence Nance.

Robamos.

Robamos porque perseveramos.
Y robamos porque perseveramos porque nos importa.

Nos importa, pero muchas veces no tanto y, como tenemos que buscarnos la vida, robamos y vuelta a empezar.
Una historia que es mía.

Esto no se trata de mí, sino de aquellos alters que se aferran a sus vidas.                                                                                                                         nuestras

Una insinuación.
Una insinuación o una confesión de un descampado abandonado, estimulante y agotador.
Mientras tú te encantas, los otros te cazan.
–– Eres un maestro del aire.

Una fuga.

Una huida para aquellos que no poseen, sino que se aferran,
para compartir..
Una tetera dorada y platos tradicionales.

alter-
Donde los egos representan que ser negro representa trans-

ición, misión, mación y mutación.

De todo menos un poco de claridad sobre qué es ser negro.

No me voy a explayar _____ somos proyectos coloniales y la pregunta es, en serio: ¿qué hacemos con ello?

Todos nosotros.

Donde tú ves una metáfora, yo veo vida,
una parafernalia de escritura donde veo vidas.

Pero, Niño,
no pasa nada si no lo pillas.

Todo va a estar bien, siempre bien.

––––

2015.
Hace un tiempo.

Recuerdo que me invitaron a hablar del tema, como si de alguna manera se hubiera convertido en
– Historia, ubicada, conocimiento.

La negritud iluminada:
Después de la alegría viene la satisfacción         .
la afirmación,          .
el reconocimiento,          .
la aceptación.          .
Un estado colonizador,          .
al alba.          .
Pero no han dejado de llamarme Yahoonessi ni parece que vayan a disculparse por ello.

Otra historia que es mía.

Una historia, realmente, como ninguna otra.
Mía.
La de mil millones de almas que no poseen una mierda, pero se aferran a sus vidas.

De todo menos un poco de claridad sobre qué es ser negro.

Desconocimiento.

Precisamente porque es el contrario de gozar de algo como la segur*idad.
Precisamente porque no te queda otra que fiarte de los demás para que te guíen o no.
Precisamente porque han sido esclavizados y precisamente porque nosotros volamos.

.. el sentido de
huir es que es una
actividad.. no (es) un
logro.. no
eres huido..  ¿sabes?
es como decir:
«He huido..» y
eso solo significa que.. de lo que
estás huyendo
siempre es de ti mismo..
[2]Por Fred Moten.

Precisamente porque en esto consiste compartir poder. En perderlo,                             por turnos.

––––

Aun así, sigue siendo difícil mantenerse a flote. Te ahogas.

En el aire, cada pompa de jabón es como su propio programa de televisión y no puedes parar de preguntarte: «Todo esto críptico o un montón de patrañas?»

       Los Maine coons no dejan de ser gatos salvajes.
       Los campos de algodón y las tartas de plátano comparten un factor: son robados.

Las personas negras viven en la misma franja horaria que los documentales de animales salvajes,
y no dejas de preguntarte cosas, y no dejas de ser fugaz.

Sois una jauría de corredores azules.
– Guau, Guau (y) seguís ladrando.

Con esto me refiero a que es normal que no entendáis nada porque no hay una mierda que entender – lo que siento, o cómo se siente, el estar contra las cuerdas de todo lo que (no) es va en contra de la negrura de los de mi raza.      Claridad.

Aunque la fluidez consiste justamente en dejar ir; con esto me refiero a que no poseo nada ni jamás sabré nada, jamás conseguiré nada ni jamás vaciaré las palabras y ritmos – peso, densidad – cada significado de las palabras, desde una lengua mal hablada como la mía hasta una colonial como la tuya, que expone las tierras y paisajes de escritura negra. Sin embargo, indago, siento el latido, muy dentro de mí, en las orejas, en los pulmones y hasta el fondo, en las diversas densidades viscerales de mi cuerpo que te gustaría entender por qué: importa.. Pero no importa, Pero no importa una mierda, es justamente mierda, mis tripas, mi sangre, mis células. No sé ni (si) tengo una mierda, pero es mi mierda. Es toda mía y no he venido a decirTE lo mágica que es. Porque no necesitas que te enseñen nada, escucharías si te importase, debes actuar, debes jugarte el cuello porque, en realidad toda la mierda es tuya.                                                                                                                                     nuestra

Así es la vida.

No me voy a explayar _____ somos proyectos coloniales y la pregunta es, en serio: ¿qué hacemos con ello?

2022.
Quedan un par de años hasta que vuelva a empezar.

Te quiero.

––––

Explicarlo hace que parezca que se explora, que se expande, parece un intento de manchar, una costumbre de detener, obtener y reprimir – para mí. Por lo tanto, no lo explicaré.

Pero implica, implora: no nos ca(y)amos.

Ahora bien,

Imagínate en tu mejor momento.

¿De verdad eres capaz de imaginarte en tu mejor momento?
Yo no, así que no lo haré.

Hipersensibilidad.

Qué me vas a contar.

Un sueño antinorteamericano que apesta a universalismo francés.

Pero, que no se me malinterprete: todos vuestros dogmas están malditos.

Por otro lado, obviamente recuerdo las estrellas atravesando la superficie de un charco y horribles oleadas de combustible goteando hasta los pies. Ladrillos amarillentos y rugosos y saxífragas enredadas. Cocinar en fogatas, un festín para moscas.

Recuerdo escribir unas doce veces estas palabras: «Serían masáis en la luna y Mam’Wata tomando el sol al lado de una piscina.. ..Mitos[3]Por Sun Ra.».

Recuerdo remodelarlo doce veces, reformularlo doce veces.
Un hashtag, un meme y una fórmula, una praxis, un hechizo y una oración. Una visión y esperanza –– egregore esquizofonético.

Lo recuerdo en algún punto entre el colapso, la ira y la fe. Lo recuerdo radical, intrínseco, colectivo y prismático, como paradoja y polisemia, se sostiene bravamente. Lo recuerdo irreductible, intransigente y sin remedio: todavía estás vivo.

––––

La resistencia es confusión, neblina, sombras.
Alianzas y amistades anticipadas.

Semillas en las tierras. Pero las estrellas no están arriba del cielo, ni abajo, solamente lejos. Y te odio…

Te odio mucho y te odio más.

La vida está llena de putadas.

Lo más importante es que no duran para siempre.
También indago en ti.

Una historia que es mía por mi voluntad de compartir y dejar de hacerlo, mi voluntad de explicar o retratar, de interpretar, un mundo.

Pues “yo” vengo en hordas.

Sin sujetos, pues no importan tanto otros cuerpos extraños: se cruzan.

Beatboxde sangre negra, incapaz de fusionarse para convertirse en una. Multitud.

Multitud.
Multitud.
Multitud.
Multitud.

Hace falta un camino para encontraros.                                                                                                                                        nos

Hablamos en lenguas.
Me imagino que las cavernas son sus restos.
Un manifiesto perdido en la traducción no colectiva. Babélico.

Indago. Volamos.

Multitud.

––––

« –– Te aferras bien fuerte a las cosas, amigo mío» .

Los parpadeos ya van tomando fuerza y los ríos se enaltecen.
Fallon grita por cielo y mar; mientras que Jo va deletreando.[4]Por Fallon Mayanja y Josèfa Ntjam.

Una historia que es mía.
Que no me pertenece del todo, más bien la comparto.
Mis multitudes y las de los demás.

No es necesario revisarlo ni explicarlo: lo estamos viviendo.
Nosotros, una panda de marginados que huyen de los hombres. Hu~nidad.

Sin ganas de dominar ni con el deseo de apoderarnos, realizamos unos mundos donde las palabras son hechizos como espadas sin forjar y nos sumergimos en una corriente de significados y potencialidades abiertas. La imaginación es nuestra patria.

Aun así,

Demasiado avariciosos como para abarcar –– todo: eso ya es colonialismo.

Ser negro es poesía:

Un montón de ram.eras,
historias, ballenas,
fusión.

Una piedra filosofal anclada en la melancolía,
y mis hermanos y hermanas: brujas.

References
1 Por Terence Nance.
2 Por Fred Moten.
3 Por Sun Ra.
4 Por Fallon Mayanja y Josèfa Ntjam.

Nacida en el año 90 en Cotonú (Benín), Mawena Yehouessi es una colisionista: comisaria de arte, re.searcher y artista. Fundadora del colectivo Black(s) to the Future y actualmente en proceso de doctorado en Villa Arson / Universidad de la Costa Azul, vive y trabaja entre París y Niza (Francia). Atrapada por los alter-futurismos y las realidades poiéticas, M.Y desarrolla una práctica de collage implorante, colaborativa y prospectiva. Sus medios (Mawena) y los suyos (M.Y) oscilan así desde el sincretismo visual/digital y la realización de películas hasta la escritura de poesía, la traducción, la pedagogía, la creación de conceptos, la reunión colectiva, el estudio negro, la creación de fiestas y la convocatoria de exposiciones. Formada en literatura, filosofía, gestión de proyectos artísticos y danza contemporánea, M.Y forma parte de esas generaciones fantasmas de seres inclasificables, cuyos trabajos, imaginarios, prisas y empleos son una suma de tajos, fallos, fugacidad y desplazamientos.

Media Partners:

close