close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

12 diciembre 2013
201310_dissident_object1_590-2.jpg
Cómo queremos pensar el futuro

Paloma Checa


Dissident Futures es una muestra coral sobre imaginarios del futuro. Se puede visitar en el Yerba Buena Center for the Arts de San Francisco hasta el 2 de febrero de 2014. Con obra de 19 artistas y varias charlas y performances programadas en paralelo, constituye una invitación a replantear los deseos que proyectamos en el futuro con un poco de espíritu crítico.

En el corazón de una ciudad articulada sobre los desarrollos de las industrias de Silicon Valley, donde se respira un incondicional entusiasmo por el efecto que los cerebros googlelianos et al ya están teniendo en las vidas de sus ciudadanos, parece más que pertinente detenerse a meditar sobre los efectos reales que este acelerón tecnológico tendrá, de verdad, fuera del oasis de la bahía.

La curadora de la muestra, Betty-Sue Hertz, quiere traer al público una selección de piezas que presentan imágenes del futuro en principio críticas. Sin embargo, el conjunto de obras no logra dar cuerpo a tal postura. Voces que de verdad cuestionan la apuesta ciega por el virtuosismo técnico se ven apagadas con la recreación en estéticas tecnocráticas que otras representan. A destacar, el vídeo Popular Unrest, de Melanie Gilligan (2010); las enormes acuarelas de Dan Mills, Quest (2012); Infinity Engine, los prototipos corporales de Lynn Hershman (2013); o Kempinski (2007), uno de los documentales de ciencia ficción etnográfica de Neil Beloufa.

El intento del Yerba Buena Center for the Arts por sembrar en el centro del SOMA de San Francisco la semilla sobre la duda acerca de la responsabilidad que conlleva la compulsiva elucubración con el futuro se desactiva con la fuerza de la mirada hegemónica que hoy articula la vida en esa ciudad. Para dar caña hay que hacerlo con más fuerza.

Paloma Checa-Gismero es Profesora Adjunta en San Diego State University y Candidata a Doctora en Historia, Crítica y Teoría del Arte en la Universidad de California, San Diego. Historiadora de arte contemporáneo global y latinoamericano, estudia los encuentros entre estéticas locales y estándares globales. Publicaciones académicas recientes incluyen "Realism in the Work of Maria Thereza Alves," Afterall journal, Fall 2017, y "Global Contemporary Art Tourism: Engaging with Cuban Authenticity Through the Bienal de La Habana," in Tourism Planning & Development journal, vol. 15, 3, 2017. Desde 2014 Paloma es miembro del colectivo Editorial de la revista académica FIELD.

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)