close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

03 abril 2023
Tema del Mes: EnergíaEditor/a Residente: Àngels Miralda
¿Cuánta energía se necesita para llevar a cabo un espacio de arte?  Alma Saladin y Marco Rountree Cruz de guadalajara90210

Guadalajara90210 es un proyecto dedicado al arte contemporáneo con sedes en CDMX y Guadalajara (MX), que explora nuevos formatos de exhibición a través de la organización de proyectos, tomando como principal objetivo el adaptarse a sitios específicos. Fundado en 2017, guadalajara90210 surgió de la voluntad de experimentar y establecer un diálogo fuerte con la arquitectura. Paralelamente a la programación en las sedes permanentes, guadalajara90210 ha planteado una metodología “nómada” con la organización de diversos proyectos en lugares atípicos –azoteas, edificios en construcción, estacionamientos– e instituciones –centros para las artes, museos, espacios de exposiciones, universidades–, en varias ciudades de la República Mexicana y fuera del territorio mexicano.

Àngels Miralda: Hola Alma y Marco, gracias por aceptar esta invitación, primero pensé que podríamos hablar sobre cómo se define la energía en términos grandes (como la energía que necesitamos para todo, para vivir) pero también cómo se puede aplicar este concepto a los trabajadores culturales y de que forma lo usamos en la producción cultural.

Alma Saladin: Hay muchas energías que se cruzan. Hay la energía humana para lograr un proyecto, y de ésta se necesita mucha – es un ánimo y deseo de colaboración, una energía de hacer cosas. También hay la energía literal generada por el mismo mundo del arte que incluye transportes, embalaje o el siempre pintar el espacio de blanco. A veces hay energía en obras, por ejemplo, en la expo de Rodrigo Sandoval hacía al cielo más abajo (2023), que tenemos abajo. Su instalación está conectada al gas y esto me gusta mucho, al pensar en cómo se puede hacer una figura y utilizar la energía dentro de un proyecto.

Marco Rountree Cruz: La energía está en todos lados. Alma y yo somos los principales en este proyecto, pero al final, todo es gracias a que colaboramos con todo el mundo. Entonces, las exposiciones que hacemos y todo en general, tiene que ver con una energía colectiva. Es gracias al trabajo de todos, todas, todes – porque nosotros tratamos de guiar, organizar, y producir, pero siempre que hacemos un proyecto y extendemos una invitación sabemos que no somos una institución. Más bien, somos muy pocas personas haciendo posible esta cierta manera de trabajar – en que es gracias a que todo el mundo participa que se logra hacer exposiciones gigantes o bastantes exposiciones al mismo tiempo. Al final, cuando hablas con nosotros dos parece que es un proyecto gigantesco de muchas personas, pero una vez nos conoces y hablas con nosotros, siento que te das cuenta de que es algo muy colectivo.

Vista de la exposición de Christian Camacho, Alex Romero, espacios temporales en CDMX. Pabellón de las espacelas. Cortesía guadalajara90210 y los artistas. Foto: Ruben Garay.

ÀM: ¿Cuánta energía se requiere para el funcionamiento de un espacio o proyecto de arte?

AS: La cantidad es mucha porque son muchas energías, pero también tiene que ver con dónde las diriges. Este es nuestro caso, tenemos la consciencia de que no podemos hacer todo, entonces tenemos que decidir nuestra prioridad. Tal vez es donde decides enfocar tu energía que define la naturaleza de este proyecto. En nuestro caso, lo más importante es la experiencia de cómo se vive la exposición. Nos importa mucho la museografía y cómo quedan las piezas en el espacio para el público que las visita y tener un buen registro impecable. El registro también es una parte importante de cómo se muestra al público y como esto es importante para nosotros, disfrutamos en difundir esta energía hacia estas finalidades – y creo que este es un punto importante.

MRC: El otro punto importante es que algo sea muy natural. Aquí en México hay la cuestión de adaptarse – al final siento que una de las ventajas de México es que es un país con muchas fallas de organización. Siento que el gobierno tiene muchas fallas, pero eso genera que la gente siempre ha sabido adaptarse a las situaciones porque, en realidad, como que no hay muchas reglas formales, es muy común, por ejemplo, el comercio informal, los vendedores en la calle, que son una fuerza muy importante que no está tan regulada.

Y a esto es a lo que quiero llegar, es algo muy importante en lo que hacemos – nos adaptamos todo el tiempo, cada hora, a todo. Comenzamos con una idea para hacer un proyecto, una exposición, pero siempre va cambiando. La idea original al final nunca termina como fue al inicio. Muchas veces la gente cancela el lugar, o hay un problema con las fechas. O sea, gran parte del proyecto es tratar de adaptarse a lo que vas encontrando sin decepcionarse.

AS: Eso está conectado a las preguntas de energía negativa.

MRC: Tratamos de hacer lo mejor posible con los recursos que hay y no forzar una idea que teníamos. Estamos muy abiertos a que el resultado final vaya a ser muy diferente, porque no puedes controlar básicamente nada.

AS: Al final este sector trata mucho de relaciones entre personas vivas, a diferencia de, no sé – trabajar con el arte moderno-, entonces tenemos que cuidar las relaciones y adaptarnos, pero también adaptarse para poder no pelear. Eso es muy importante, porque como es una estructura chiquita, depende de cada persona involucrada. Las cosas que hacemos tienen cierta dificultad y obviamente están vinculadas a una economía que nos permite vivir, sobrevivir, pero más que todo también es importante disfrutar de las cosas que hagamos, porqué si no, ya pierden su sentido.

Rodrigo Red Sandoval. Hacia un cielo más bajo. (Espacio permanente en CDMX) Cortesía guadalajara90210 y el artista. Foto Ruben Garay

AM: Entonces, ¿Guadalajara90210 es un espacio de proyectos o una galería comercial?

AS: La idea es que las piezas siempre están a la venta y a veces hay piezas muy raras que pensamos que nunca se pueden vender, pero nos encontramos en situaciones en que estamos muy sorprendidos de cómo las personas compran las cosas más extrañas. Si tenemos que definirlo en dos palabras sería galería experimental.

Pero tampoco pensamos que sea necesario definirnos porque no hacemos estas exposiciones con la intención de vender – solo lo hacemos para que existan. No hacemos una exposición experimental y después una para vender – nuestra prioridad es la experimentación  – las ideas, las formas, y las obras. Después, la idea de la galería viene porque refleja una economía que afecta a todo el mundo. Todos tenemos que pagar la renta, sus gastos, entonces no vamos a muchas pero si vamos a ferias, una o dos por año, porque el lado de las ventas también nos importa.

AM: Hay recursos naturales de energía pero también recursos económicos, como ir a ferias para recaudar dinero y poder seguir.

AS: La manera en que llevamos la parte económica del proyecto para poder seguir existiendo es pensar mucho en los gastos fijos más que nada. Tenemos dos espacios – el espacio en CDMX está dentro de nuestra casa. La planta baja es el espacio de exposición así que es un gasto que tenemos igual porque tenemos que vivir en algún lado.

En el espacio de Guadalajara tampoco es solo la galería – también hay ocho estudios de artistas. Ahora hay diez artistas repartidos en estos ocho estudios que pagan una renta muy accesible – de este modo se reparte el espacio y la renta, si no sería imposible para nosotros pagar un espacio solos. Pagando de forma colectiva logramos tener un espacio más grande compartido. Esa es la economía del proyecto – se tiene que hacer de una manera inteligente – nos proponemos proyectos que sabemos por anticipado que podemos asumir – es una parte fundamental.

MRC: Y con respecto a lugares a donde hacemos exposiciones que no son en nuestro espacio, como la que visitaste hace un año en la Ciudad de México —Yacimientos (2022)—, es interesante que cuando inició el proyecto, empezamos a hacer exposiciones en lugares de gente que conocemos – que nos permitían usar edificios en obra o edificios abandonados o estacionamientos. Cualquier tipo de espacio que encontrábamos, y se fue corriendo la voz. De vez en cuando, nos llega gente que no conocemos de nada o gente a través de terceros que nos ofrecen espacios para hacer este tipo de proyectos. Eso permite experimentar y tener espacios fuera de lo común. Nos interesa bastante adaptarnos a exposiciones que sean en diferentes tipos de sitios.

AM: ¿Toman descansos para recargar pilas? Por lo que estoy escuchando, quizás sea al revés – !que todas estas actividades os están dando energía!

AS: Justo, Red y Marco hace poco decían que ellos se sienten en vacaciones permanentes porque adoran lo que hacen, !Y siento que sí! Pero justamente, para hacer lo que hacemos vamos muy poco de fiesta y no tomamos demasiado – descansamos para cuidar la energía y poder seguir con el proyecto. Si vamos demasiado de fiesta, al día siguiente no servimos para nada. Ya estamos un día detrás así que eso del descanso es importante. Así que no tomamos muchos descansos pero sé que vamos muy tranquilamente. ¿Qué opinas?

MRC: Sí, tratamos de que haya límites de lo que hacemos con nuestra vida personal, porque al final todo se mezcla mucho. Tratamos de estar tranquilos. La vida de las artes visuales puede estar muy relacionada con las relaciones, sobre todo con las fiestas y con ciertos excesos y otras cosas así que es muy divertido y no es que sea malo, pero es verdad que también todo el mundo va teniendo más edad y también está bien no estar dentro de esta vida social nocturna excesiva. Pero este es nuestro caso con el proyecto – habrá gente a quien le funcione. Pero a nosotros nos funciona mucho tratar de dormir ocho o diez horas para el día siguiente sentirse bien y volver a trabajar. Esa es una parte que tenemos muy presente, tratar de estar tranquilos.

AM: Otra vez es el concepto de canalizar la energía, dirigirla un cierto punto y también me encanta eso que has dicho al inicio, sobre estar siempre de vacaciones, porque es una cosa que se disfruta. Voy a preguntar sobre la energía positiva y la energía negativa. Estaba pensando en el concepto general de energía que incluye transportes, energía personal, energía física, así que no es una cosa ni buena ni mala, pero es una cosa que transcurre dentro de todo.

AS: Yo siento que no es nada necesario pintar un espacio de blanco entre cada exposición. Siento que tapar los hoyos y pintar esta parte es más que suficiente. Eso contribuye a disminuir un costo – pintar una vez al año. Eso es una gotita, pero todo son gotitas. Cuando no tienes muchos presupuestos, generalmente consumes menos recursos.

AM: Claro, hay galerías que cambian las paredes cada vez, y si eso no es posible, contribuye a buenas prácticas.

MRC: Una cosa que abusamos mucho es que no nos molesta reciclar y reutilizar. No solo materiales, sino piezas.

AS: Eso es una ecología de las ideas. Me gustaría llamarlo así, porque vivimos en una sociedad en que siempre queremos que las cosas sean nuevas y frescas, que sea la última obra producida del artista. Pero nosotros hemos puesto la misma pieza en muchas exposiciones diferentes y al final no nos molesta para nada que no sea la última pieza de tal persona.

MRC: Muchas veces, cuando invitamos artistas, casi siempre quieren hacer cosas nuevas. Y nosotros estamos super abiertos a esto. Pero, obviamente, por lo mismo de la producción, la economía, las posibilidades y el tiempo, termina que no puede suceder. O sea que empiezan diciendo «sí, voy a hacer esto y esto y esto y esto», pero se va acercando la fecha y no está sucediendo – por cualquier motivo. Y siempre les decimos, “oye, no pasa nada, veamos qué tienes disponible, que tienes allí empolvándose», y como nos gusta su trabajo, no hay ningún problema con utilizar algo que ya esté hecho. Tiene que ser así este proyecto – nos tenemos que adaptar a lo que la gente pueda dar, no exigimos ni esperamos nada porqué hay muchas cosas que ya existen.

AM: Me encanta la idea de la ecología de las ideas, y cómo siempre disfrutar de un modo económico de pensar en la energía – de encontrar la energía donde, en otras situaciones, si no estuvieses disfrutando, no habría nada. ¿Por qué no cerramos con esto?

AS: Sobre las energías negativas, es importante mencionar la fragilidad que pueden tener las relaciones humanas. A la escala del proyecto intentamos cuidar mucho y no generar frustraciones – ni nuestras ni con las personas con quien trabajamos. Y creo que es justo que el espacio tenga una energía bonita. La gente nos dice mucho que aquí hay vibras muy bonitas. Los espacios toman la energía de las personas felices que lo pasan bien en la inauguración o en eventos relacionados con el proyecto. Eso hace que la gente regrese – en Guadalajara, en la última inauguración, nos decían «qué lindo que hay personas muy jóvenes y muy viejas todas mezcladas». Esta gente viene y se queda por muchas horas viendo las exposiciones, tomando una chela, chismeando – !El chisme es muy importante! Y eso es muy lindo.

AM: Así que la inauguración también deja un rastro en la memoria del espacio. Todos los espacios tienen esta memoria de las energías.

AS: totalmente.

AM: Muchas gracias a los dos!

 

[Imagen destacada: Alberto López Corcuera, Marco Roundtree, Alma Saladin. guadalajara90210]

Àngels Miralda es escritora y comisaria residente en Ámsterdam y Barcelona. Su trabajo independiente se enfoca en la materialidad de la producción artística como una metáfora de trabajo para la producción contemporánea a escala industrial, la artesanía folclórica histórica, el cambio climático, el paisaje y las mitologías naturales. Ha organizado exposiciones en el Institut d’Estudis Baleàrics (Palma de Mallorca), Tallinn Art Hall (Estonia), Galerija Miroslav Kraljevic (Zagreb), De Appel (Amsterdam), y el Museo de Arte Contemporáneo (Santiago de Chile) entre otros. . Es editora en Collecteurs y escritora colaboradora de Artforum.
Fotografía de Lin Chun Yao, 2022.

Media Partners:

close