close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

16 diciembre 2008
El valor real del mercado. Miami y 2

Marcela Römer

Cuando hablamos de arte contemporáneo no podemos prescindir de los efectos que éste produce en el mercado paralelo de negociación. Al estallar la recesión en USA se presumía que los inversionistas, que ya habían invertido en propiedades, lo harían en las obras de arte. La resultante demostró que el coleccionismo esta aún posicionado en una actitud conservadora en relación a sus actuales inversiones. Una vez que asuma el gobierno el próximo febrero el electo presidente Obama, es posible que la fluctuación de los mercados se refuncionalice.

Con la explosión en las subastas pasadas, por ejemplo Damien Hirtsh en Sothebys de Londres, o algunas de arte latinoamericano en New York, el arte contemporáneo a pasado a ser una inversión posible con un mercado que decae en las bolsas de valores del mundo.

Las actividades comerciales internacionales están sincerando sus montas, esto quiere decir que la ficticia burbuja de sobre valuación está volviendo a su cauce real. Los inversionistas buscan nichos de mercado en donde ubicar sus inversiones, esto hace que el arte contemporáneo sea uno de los terrenos predilectos para tal fin. La inversión en arte es una de las más fructíferas en términos de patrones no amortizables.

El mercado deberá esperar, se debe tener en cuenta que aproximadamente el sesenta y cinco por ciento de los coleccionistas de arte contemporáneo residen, o son de USA. Después del Gran Tour del pasado junio de este año (Basel-Kassel-Venecia) en dónde este coleccionismo solo visito las exposiciones pero no realizo compras significativas, el boom del mercado alrededor de Art Basel Miami tendrá que refuncionalizar sus ofertas para captar las posibles demandas.

El mundo espera, como bien lo inmortalizó el logo de Scope Miami de este año, que Super Obama pueda remar fuertemente contra la corriente que empuja al capitalismo hacia una nueva era.

Marcela Römer
close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)