close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

15 octubre 2013
iamthedog.jpg
Lecturas y reescrituras de la historia de una ciudad. O darle una cara nueva a Estambul

Caterina Almirall

A principios del siglo XX, Estambul contaba con medio millón habitantes, hoy en día son más de 13 millones. Los grandes movimientos de población van de la mano de políticas urbanísticas con objetivos muy concretos: situar Estambul en el mapa de las megalópolis mundiales. Como dice J. F. Pérouse, el objetivo de las políticas urbanas actuales es el de reescribir la historia, el de añadirle a la ya compleja ciudad una nueva capa de significado. Estambul tiene muchos centros: donde se reúne la gente, donde se va de compras, donde hay restaurantes, mezquitas, y plazas. También tiene muchas periferias. Los centros y las periferias se solapan en el tiempo y en el espacio. La zona antaño extramuros se ha convertido en un centro de negocios. Podríamos decir que lo mismo ocurre en el ‘mundo del arte’, vanguardia y tradición se pisan los talones y se intercambian los papeles. Lo que antes era nuevo ahora es viejo, lo que había sido viejo, ahora es trendy.

5533 es un espacio sin ánimo de lucro gestionado por artistas, situado en el extremo sur del puente de Atatürk. Ocupa el local número 5533 en un gran edificio que concentra cientos de comerciantes de alfombras y material textil. Es el quinto espacio de la Bienal y, podríamos decir -si nos gustara la palabra-, la periferia de la bienal. Acoge la propuesta del artista y arquitecto libanés Maxime Hourani, que habla de límites, de centros, de les “entres”.

«Book of Songs and Places» es un canto de protesta, o al menos de denuncia. Hourani propone en tres workshops, diferentes técnicas de análisis del territorio. Elige tres zonas limítrofes de lo rural/urbano, centro/periferia, y se desplaza hasta allí con los participantes de los talleres: el circuito de Fórmula 1 (intento fallido de construcción de un centro), el canal en construcción paralelo al Bósforo, y el cruce de una antigua línea de defensa militar con la autopista. Estas son sólo algunas de las infraestructuras que como explica de nuevo Pérouse son destinadas a construir (o a reforzar) la centralidad mundial de Estambul. Otros proyectos son: un túnel ferroviario bajo el Bósforo -para 2013- y un túnel carretera -para el 2015-; el tercer puente con los cementos recién inaugurados y el tercer aeropuerto internacional -prometido para 2019.

La Bienal número 13 quería hablar de los conflictos del espacio público y urbano. El proyecto de Hourani es el único que se desplaza a estos lugares invitándonos a participar, y aún así la organización de la bienal relegó el proyecto a un espacio alejado, dándole escaso apoyo. Pero Hourani no es el único que se preocupa de esta cuestión. Los perros del vídeo de Annika Eriksson, I am the dog that was always there (loop), que un día fueron expulsados del centro de la ciudad, también son parte y síntoma de toda esta especulación. Serkan Taycan con Between Two Seas ha caminado una ruta de cuatro días desde el Mar Negro hasta el Mármara, dibujando una línea más en este mapa. Las fotografías random hechas en cada kilómetro ilustran el estado de la cuestión. Sulukule Platformu es una asociación que organiza actividades en defensa de los derechos de la población Rom más antigua de Europa, desde que en 2007 se empezara a destruir su barrio de autoconstrucción para edificar casas de lujo en su lugar. Halil Altindere ha producido un vídeo clip con una banda de rap del mismo barrio, que denuncia la agresión de la constructora gubernamental TOKI. La música del videoclip resuena a todo volumen en la sede de Antrepo; mientras nosotros miramos las obras, los cantantes apalean e insultan a la policía en una lengua que no entendemos.

Caterina Almirall acaba de nacer en este mundo, pero antes había vivido en otros mundos, similares y paralelos, líquidos y sólidos. De todos ha aprendido algo, y ha olvidado algo. Aprender es desaprender. En todos estos mundos le atrapa una telaraña que lo envuelve todo, algunos lo llaman “arte”... Envolver, desenredar, tejer y destrozar esta malla ha sido su ocupación en cada uno de estos planetas, y se teme que lo será en cada uno de los que vendrán.

Publicaciones

15 octubre 2013

Lecturas y reescrituras de la historia de una ciudad. O darle una cara nueva a Estambul

Media Partners:

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)