close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

04 marzo 2010
Los Otros invitados de Arco

Rosa Naharro

Cuatro rumanos y tres españoles, todos ellos habitantes, literalmente, del espacio público, es decir, gente sin techo, indigentes, fueron invitados a visitar Arco 2010 por el artista Quino Monje Barón, en una acción titulada País Invitado. Una acción contextual que supuso la infiltración de “indeseables” en una feria de arte contemporáneo, donde todo se pretende que sea “deseable”. Para de alguna manera, hacer visibles a aquellos que siempre permanecen invisibles y que desde luego no son invitados a sitio alguno, si no es a cambiarse de esquina. Una fractura, una grieta, demasiado real, en una feria casi fantasma. Fantasma no por vacía, aunque también, sino porque los malos augurios indican su pronta desaparición, o al menos, se exige su urgente redefinición. Y es que no hay nada más real que los inframundos, aquellos que no podemos ni tan siquiera imaginar. Pero es preciso abrir estas fracturas, y señalar con el dedo lo que ya no se puede tolerar. Resulta difícil imaginar a estas personas pululando por Arco con sus ropas raídas y pelaje grasiento, al lado de gente bien vestida e “instruida”, y ante galeristas ansiosos por mostrar sus mercancías-fetiche. Les hubiese faltado quizá el carrito para ir acumulando tanto residuo. Y más si tenemos en cuenta que Arco, en los últimos años, ha ido subiendo progresivamente el precio de su entrada, para evitar de esta forma que intrusos (clase media-baja) recorran sus stands.

De lo que no cabe duda, es que estas personas, como el resto de los mortales que fuimos a Arco, se debieron aburrir como ostras, deambulando por esos pasillos alopécicos de los que tanto se ha hablado y viendo obras que seguramente no entendían (muchos de nosotros tampoco) ni falta que les hizo, si por un día pudieron abandonar las cercanías de Atocha, su paisaje habitual, para insertarse en otro paisaje si cabe más anodino, aunque eso si, menos concurrido.

Rosa Naharro intenta pensar el presente, así como sus distintos contextos, a través de la cultura y el arte contemporáneo. Ver exposiciones, escribir, leer, el cine, la música y hasta las conversaciones con amigos pasan a ser herramientas. Entender e interpretar “ algo” de esto que llamamos mundo se convierte en una autoimposición, así como tomar cierto posicionamiento, que no distancia, ante él. Compagina escribir en A*Desk con su tesis doctoral en la UCM, y trabaja en proyectos desde la gestión cultural

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)