close

A*DESK has been offering since 2002 contents about criticism and contemporary art. A*DESK has become consolidated thanks to all those who have believed in the project, all those who have followed us, debating, participating and collaborating. Many people have collaborated selflessly with A*DESK, and continue to do so. Their efforts, knowledge and belief in the project are what make it grow. At A*DESK we have also generated work for over one hundred professionals in culture, from small collaborations with reviews and classes, to more prolonged and intense collaborations.

At A*DESK we believe in the need for free and universal access to culture and knowledge. We want to carry on being independent, remaining open to more ideas and opinions. If you believe in A*DESK, we need your backing to be able to continue. You can now participate in the project by supporting it. You can choose how much you want to contribute to the project.

You can decide how much you want to bring to the project.

Magazine

04 October 2013
La designación del vacío. James Turrell en el Guggenheim de Nueva York

Paulina Zamora


Como Paloma Checa, este verano pude ver una de las tres exhibiciones dedicadas a los 48 años de trabajo del artista James Turrell. Tres museos y 23 obras. Un homenaje que empezó a finales de mayo con la retrospectiva en Los Angeles County Museum of Art | LACMA, continuó a inicios de junio con una muestra de todas las piezas que pertenecen a la colección del Museum of Fine Arts Houston, MFAH, y terminó con la presentación, para el solsticio de verano, de la primera muestra dedicada a Turrell en Nueva York desde 1980. Esta exhibición en el Solomon R. Guggenheim Museum contaba con piezas de los años 60 (Afrum I White, Prado White y Ronin), una de 1976 (Iltar), obras gráficas de 1989 (First Light) y por supuesto, Atein Reign, la instalación comisionada específicamente para el atrio del Guggenheim. Una estructura material compleja e inmensa que transforma el espacio creado originalmente por Frank Lloyd Wright para brindar al público una experiencia de lo inmaterial: luz. Luz en su cualidad efímera y en su total fisicalidad.

La luz la damos por sentado. Está a toda hora. La hay natural y artificial. No hace falta que sea de noche para que pasemos más rato en contacto con la artificial que con la natural. Y hemos llegado a creer que nuestra relación con ella tiene que ver únicamente con los ojos, con una mecánica de la visión. Pero mientras el ojo es la parte expuesta del cerebro que permite la visión, la mirada es la que nos hace o no apreciar la luz en toda su trascendencia o degradarla en la fetichización del objeto y de las apariencias. Esa diferencia es la que Atein Reign pone sobre la mesa. En realidad, toda la obra de Turrell trata de eso. La luz es el objeto en sí, el objeto inmaterial a través del cual se nos hace obvio lo alienados que estamos a esa pasión hermenéutica que a veces nos vuelve un poco tontos. Yo no supe “verlo” a la primera. Bajo esa inmensa instalación quedé capturada en una experiencia corporal y en lugar de ser el sujeto que entra “al cuadro” resulté como objeto petrificado en una satisfacción escópica inútil. El ojo que siente. Y lo que es peor aún, después hice el intento de hacer pasar la experiencia por la trituradora del lenguaje.

Me tomó muchos días de investigación para empezar a entender el “idioma” de Turrell. Apenas logro captar que su obra convierte las radiaciones electromagnéticas -espectro visible al ojo humano de la luz- en el gesto que designa el lugar del vacío que sólo atañe al ser parlante. Es lograr darle fisicalidad a La Cosa inaprehensible por lo simbólico. Es más que vernos mirando. Es la mirada del ciego que nos mira y nos hace ver lo que hay de irreductible en ese vacío.

“Go in to gain outlook” (Turrell).

Paulina, from Guatemala, has abandoned the four walls of her consultancy and likes to think also the bad habit of distancing oneself from life, on the never-ending carousel of concepts and theories. But she didn’t leave with her hands empty, in her pocket she carries the desire to rescue the value of the unique, heritage of her training in psychoanalysis. She hopes to do something with this. She hopes to be able to engage with the unforeseen aspects of reality. To document them and let them be seen with a twist of imagination. With luck they will stop going unnoticed and perturb like that strand of hair in the soup.

Articles

04 October 2013

La designación del vacío. James Turrell en el Guggenheim de Nueva York

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)