close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

20 septiembre 2021
HABLAMOS MARCIANO Los futuros de Olga Fröbe-Kapteyn (1881-1962) y Emma Kunz (1892-1963)

Sara Petrucci

Dos mujeres de la misma generación que probablemente nunca se conocieron. Sin embargo, ambas vivieron relativamente cerca en Suiza y, a pesar de su diferente origen social, desarrollaron una práctica creativa en la encrucijada de la curación (cuerpo y alma), el arte y la investigación. Ambas dedicaron su vida a estudiar el universo y la naturaleza del ser humano a través de la concepción de un sistema de imágenes polisémico. El mundo de Olga Fröbe-Kapteyn y Emma Kunz se nutrió del interés por la ciencia y la biología y de la apertura a las culturas antiguas y no occidentales, impregnadas de dimensiones espirituales. En tiempos de malestar social y político, se dedicaron a su arte de un modo expandido, creyendo en su poder curativo y reencantado. Un arte que utiliza patrones geométricos y simbolismo inspirados en su práctica de tejer, imágenes arquetípicas, ornamentos y con una minuciosa observación del micro y macrocosmos que conduce a la imaginación de un cosmos singular.

La obra de ambas mujeres ha salido a la luz para un amplio público de forma póstuma. Algunas de sus obras están a punto de ser expuestas en el Museo Guggenheim de Bilbao o han sido el centro de varias exposiciones recientes, invitando también a artistas contemporáneos a dialogar directa o indirectamente con ellas[1]Seis pinturas sobre cartón de Olga Fröbe-Kapteyn se presentarán en Bilbao (22.10.2021-27.02.2022) en el marco de la exposición itinerante Elles font l’abstraction, Centre Pompidou (05.05 … Continue reading. Sin embargo, en los años treinta, las «placas de meditación» realizadas por Olga Fröbe-Kapteyn sólo se expusieron durante algún tiempo en la nueva sala de conferencias de su casa. En los años cincuenta, los diagramas a gran escala dibujados en papel cuadriculado por Emma Kunz colgaban sobrepuestos en las paredes de su casa, cerca de Säntis en Appenzell, listos para ser utilizados y reutilizados para el diagnóstico o la predicción. Ambas mujeres tenían también sus genius loci que aún hoy se pueden visitar.

Olga Fröbe-Kapteyn nació en Londres en 1881 en el seno de una familia burguesa de origen holandés. Recibió educación superior en Zúrich, primero en artes aplicadas (expuso una blusa bordada en el Museo de Artes Aplicadas de Zúrich en 1916), y luego en historia del arte antes de trasladarse a Múnich y Berlín con su marido, un director de orquesta que murió en un accidente aéreo durante la Primera Guerra Mundial, dejándola con sus dos hijas gemelas recién nacidas. Ejerció una práctica creativa (en el campo de la ilustración textil y de libros), pero también como organizadora de salones culturales, donde el esoterismo y el sincretismo espiritual ya estaban en boga, y donde las mujeres desempeñaban un papel activo. En 1920, se trasladó definitivamente a Ascona, en la Suiza italiana, a sólo veinte minutos de Monte Verità; la colonia de artistas y librepensadores que promulgaban un estilo de vida alternativo y desacelerado. Allí, en su casa junto al lago Maggiore, entre 1926 y 1934, Olga Fröbe-Kapteyn realizó alrededor de 200 cuadros de estilo Art decó refinado, geométrico e iluminado que sintetizaba símbolos orientales, cristianos, pero también teosóficos y místicos. Reveló haber creado estas obras en un estado de meditación en el que también imaginó, en 1927, la construcción de un «templo» que tomaría forma primero como «Centro de Investigación Espiritual» con la teósofa Alice Ann Bailey, y que luego se convertiría en el proyecto Eranos, marcado por la colaboración con Carl Gustav Jung. Eranos, que significa banquete en griego, será a lo largo de los años un lugar igualmente íntimo para sus investigaciones sobre espiritualidad y simbolismo, y un laboratorio colectivo para conferencias interdisciplinarias sobre la historia de la cultura. El primer simposio de Eranos se celebró en 1933, con el tema «Yoga y meditación en Oriente y Occidente». En los años siguientes acogió, en torno a su mesa redonda, a ponentes como Mircea Eliade y Erwin Schrödinger. Incluso durante la Segunda Guerra Mundial, Olga Fröbe-Kapteyn decidió mantener el simposio como acto de resistencia, aunque fuese solo para un orador y un oyente.

Al igual que en el caso de Hilma af Klint con Rudolf Steiner, parece que hay, para el arte de Olga Fröbe-Kapteyn, un antes y un después de su encuentro con Carl Gustav Jung. Aunque sus cuadros han sido el tema principal de su correspondencia inicial, después de las vivas críticas de Jung, ella decidió retirar sus obras de la sala de conferencias y mantener su creación y presentación en un entorno más privado. A partir de 1934, entró progresivamente en una nueva fase figurativa y autobiográfica, abrazando la idea de una imaginación activa con la creación de una serie que llamó Visiones.

A partir de 1934, la fascinación de Olga Fröbe-Kapteyn por la iconografía la llevó también a crear un fondo fotográfico temático compuesto por unas 6.500 piezas que abarcan desde representaciones de pinturas, esculturas, objetos, hasta símbolos de todo el mundo. Gran parte de la colección se refería al arquetipo de la «Gran Madre», que ella misma se encargó de conservar en función de los temas de la conferencia[2]Olga Fröbe Kapteyn donó su archivo de imágenes originales al Instituto Warburg en 1954. Las representaciones de San Cristóbal, Hermes, las imágenes astrológicas, la cruz y los mandalas … Continue reading.

Olga Fröbe-Kapteyn, «The Portal of Initiation, from Meditation Drawing Screenprints», c. 1930, color screenprint on paper, 497 x 360 mm, © The Eranos Foundation

¿Y qué hay de Emma Kunz? Cerca de Zúrich, la cantera romana de Würenlos fue el lugar donde hizo extraer la piedra que componía su polvo curativo «Aion A», y donde solía meditar. En la actualidad, la gruta forma parte del Centro Emma Kunz, construido en 1986 por un antiguo paciente que también abrió un museo en 1991 con las obras de Kunz. La «gruta» y su contenido han sido estos tres últimos años lugar de experimentación para artistas contemporáneos como Christodoulos Panayiotou, Lauryn Youden y Laura Viale[3]Véase la entrevista a Christodoulos Panayiotou, Artforum, abril de 2019; la pieza sónica de Lauryn Youden y la nueva serie de frottages Inframondo de Laura Viale.

Emma Kunz, nació en 1892, en Brittnau, en el centro de la Suiza alemana, en un contexto modesto. Se ganó la vida trabajando en una fábrica textil y como criada de un pintor adinerado, que la retrató como una musa pastoral. Mujer de fuerte intuición y ávida de aprendizaje, se mantenía informada de los temas científicos y esotéricos que aparecían en las revistas de difusión, hablaba con químicos que la ayudaban a elaborar sus remedios y cultivaba la fascinación por el nuevo mundo que se abría a través de la lente de su microscopio. Cuando su práctica curativa y su forma de vida poco convencional (nunca se casó ni tuvo hijos) resultaron demasiado sospechosos para las autoridades, se trasladó al pequeño cantón de Appenzell, en el extremo oriental de Suiza, donde los curanderos alternativos eran, y siguen siendo hoy, bien aceptados.

Emma Kunz publicó una colección de poemas Leben, 1930 (Vida, ) y en 1953 autopublicó dos folletos teóricos casi idénticos sobre sus métodos de dibujo: El milagro de la revelación creativa y Nuevos métodos de dibujo, ambos subtitulados Diseño y forma como medida, ritmo, símbolo y transformación del número y del principio. Sin embargo, en la concisión de sus explicaciones se mantuvo críptica, optando por no desvelar cómo jugaba con los números en el centro de su práctica ni cómo utilizaba el péndulo, una herramienta que hoy se conserva en el Centro Emma Kunz con tres cuadernos de notas y bocetos, y más de 400 dibujos realizados desde 1938 hasta su muerte. Sus cuadernos, sin embargo, nos informan de que concebía sus imágenes como registros del flujo energético en y alrededor de los cristales, las plantas, los animales y los seres humanos. En cuanto a sus procesos de creación, no tenemos más fuentes que los informes de los testigos oculares que también transmiten sus citas que, contadas y recontadas, contribuyeron a crear su personaje legendario.

Olga Fröbe-Kapteyn y Emma Kunz utilizaron la práctica creativa para encontrar respuestas en el orden del mundo y materializar energías imponderables; en este ámbito integraron herramientas de guía y procesos automáticos. La necesidad de reunir y organizar imágenes y fuentes transculturales (también a través de la representación de figuras de mandalas) fue realizada por Fröbe-Kapteyn en su escritorio, con la máquina de escribir y la fotografía de una vieja rosa de los vientos ante los ojos, cuando no estaba utilizando una larga aguja para seleccionar imágenes en diversas bibliotecas o consultando el I Ching, el libro adivinatorio chino de las revelaciones. Emma Kunz, según relata una antigua paciente, dibujaba de pie, utilizando la cuadrícula del papel milimetrado fijado sobre la mesa para marcar los centros de gravedad siguiendo las formas virtuales de su péndulo sobre una tabla de madera. A continuación, «tejía» con una regla y lápices una red de líneas pulsantes en un estado de concentración que podía traer a su mente imágenes en las que veía las fuerzas operantes en la naturaleza. Una vez que lo lograba, Kunz reutilizaba sus dibujos para nuevas interpretaciones (que daba oralmente). También reproducía y enmarcaba sus dibujos, a menor escala, y a veces los ofrecía a sus pacientes, quizá como talismanes.

Werner Schoch, «Emma Kunz at her desk», 1953, Staatsarchiv Appenzell Ausserrhoden

El mundo del arte redescubre hoy estas influyentes figuras del pasado en el contexto de sus emblemáticas «hermanas mayores» Hilma af Klint, Georgina Houghton, Agnes Pelton y Josefa Tolrà, entre otras[4]Véase, por ejemplo, la exposición Alma. Mediums y Visionarias comisariada por Pilar Bonet, en el Es Baluard Museu, Palma de Mallorca (2019) y las actividades del Visionary Women Art Research … Continue reading. La progresiva valorización del trabajo de las mujeres, las visiones poshumanistas y holísticas del mundo, pero también la ampliación de la categorización del arte y las espiritualidades, juegan hoy en día un papel importante en la puesta en valor de una creatividad hasta hace poco marginada. Creatividad que en muchos sentidos habría anticipado los debates sobre el poder y las funciones del arte. El conocimiento de su obra avanza con lentitud y, a veces, con fuentes lacunares. Su arte, sus investigaciones y sus figuras se abren entonces a proyecciones especulativas y diálogos artísticos que impulsan una fuerza creativa propia y nos hacen reflexionar sobre nuestra sociedad en un tiempo pasado y futuro.

 

(Foto destacada: Olga Fröbe-Kapteyn, The Portal of Initiation, from Meditation Drawing Screenprints, c. 1930, color screenprint on paper, 497 x 360 mm, © The Eranos Foundation)



Bibliografía:

BONNEFOIT Régine and PETRUCCI Sara (ed.), Zahl, Rhythmus, Wandlung. Emma Kunz und Gegenwartskunst /Nombre, rythme, transformation. Dialogues contemporains avec Emma Kunz, cat.exp. Kunsthalle Ziegelhütte Appenzell (26.04. – 25.10.2020), Appenzell : Gebert Stiftung/Göttingen : Steidl, 2020.

AFSCHAR Yasmin (ed.), Kosmos Emma Kunz : eine Visionärin im Dialog mit zeitgenössischer Kunst =Emma Kunz cosmos: a visionary in dialogue with contemporary art, Zürich: Scheidegger & Spiess, 2021.

BERNARDINI Riccardo, Jung a Eranos. Il progetto della psicologia complessa, Milan: Franco Angeli, 2011.

BERNARDINI Riccardo and MERLINI Fabio, “Olga Fröbe-Kapteyn (1881-1962): a Woman’s individuation Process trough Images at the Origins of the Eranos Conferences”, in: ARAS connections, n°4, 2020, pp. 1-19.

HACKL Hans Thomas, An alternative Intellectual History of the Twentieth Century, Routledge, 2013.

1 Seis pinturas sobre cartón de Olga Fröbe-Kapteyn se presentarán en Bilbao (22.10.2021-27.02.2022) en el marco de la exposición itinerante Elles font l’abstraction, Centre Pompidou (05.05 -23.8.2021). Algunas obras y parte del archivo reunido por Olga Fröbe-Kapteyn se presentaron durante las exposiciones La Grande Madre (Palazzo Reale, Milán, 2015) y The Keeper (New Museum, Nueva York, 2016). Trece de sus obras se exhiben de forma permanente en la exposición restaurada The Breast of Truth, comisariada por Harald Szeemann en 1978, en el Museo Casa Anatta, Monte Verità, en Ascona. Todavía no hay ninguna monografía. Los dibujos de Emma Kunz han recibido un reconocimiento mundial, concretando de alguna manera una cita que se le atribuye a menudo y que informa de que sus imágenes están pensadas para el siglo XXI.
2 Olga Fröbe Kapteyn donó su archivo de imágenes originales al Instituto Warburg en 1954. Las representaciones de San Cristóbal, Hermes, las imágenes astrológicas, la cruz y los mandalas occidentales fueron temas de su investigación
3 Véase la entrevista a Christodoulos Panayiotou, Artforum, abril de 2019; la pieza sónica de Lauryn Youden y la nueva serie de frottages Inframondo de Laura Viale
4 Véase, por ejemplo, la exposición Alma. Mediums y Visionarias comisariada por Pilar Bonet, en el Es Baluard Museu, Palma de Mallorca (2019) y las actividades del Visionary Women Art Research Group. Notar que el tema de la exposición central de la próxima Bienal de arte de Venecia comisariado por Cecilia Alemani se basa en el libro de Leonora Carrington: The Milk of Dreams

Sara Petrucci fue profesora de Historia del arte contemporáneo en la Universidad de Ginebra y Neuchâtel. A través de su investigación, indaga en la imaginación gótica del cuerpo ingrávido a lo largo del siglo XX. Fue investigadora asociada de la exposición "Nightfall. Gothic Imagination since Frankenstein" (2016-17) en los Musées d'art et d'histoire de Ginebra, y ha sido comisaria de la exposición "Number, Rhythm, Transformation. Diálogos contemporáneos con Emma Kunz" (2020) en la Kunsthalle Appenzell.
Ha combinado la actividad académica con diversas experiencias laborales en instituciones de arte, fundaciones de arte y una galería de arte. A partir de 2021, forma parte del equipo de Documents d'artistes Genève, una plataforma de edición digital para artistas contemporáneos. Escribe sobre Emma Kunz, el cuerpo flotante, la RV y el gótico en general. También le gusta mucho nadar.

Publicaciones

20 septiembre 2021

HABLAMOS MARCIANO

Media Partners:

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)