close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas desinteresadamente, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

24 febrero 2020
Ojo morado

Joana Roda

A*Desk me ha enviado un e-mail pidiéndome que explore el concepto de icónico y ponga un ejemplo del que es para mí una obra de arte icónica.
Es cierto que lo primero que me viene en la cabeza  cuando pienso en una imagen icónica del mundo del arte es la Sopa Campbell, la araña de Louise Bourgeois, aquella fotografía de Yves Klein saltando, el Urinario de Duchamp, la Merde de artista de Manzoni…y podría seguir así la larga lista de imágenes icónicas que creo que todos tenemos en mente.

Ahora bien, justamente durante los últimos meses, y gracias a este encargo, me he dado cuenta que he ido utilizando la palabra icónico muy a menudo, y no precisamente porque esté trabajando con ninguna pieza de las antes mencionadas.

Entiendo que debo explorar el sentido del icónico desde dónde estoy, desde Bombon y desde mi posición es lo que más sentido tiene y mejor sé hacer.

Y así pues, ¿qué es icónico para mí? Y ¿cómo utilizo el poder que esto otorga a algunas de las piezas que pienso que son icónicas o que pueden llegar a serlo?
Como galerista me interesan las piezas icónicas, las piezas de los artistas con quienes trabajo que han aparecido a menudo, que la gente reconoce, que salen en catálogos, que han aparecido en posters de exposiciones, que la gente ve y dice: «Ah! Es aquella pieza tan icónica de Pere Llobera!».

Como es sabido, estamos muy cerca de la feria más importante del año en la Península Ibérica, y como podéis imaginar, las galerías nos rompemos la cabeza pensando qué podemos presentar y qué podemos hacer para que el público, los clientes, los coleccionistas, se sientan atraídos por nuestro estand y decidan, de entre miles otras obras, comprar la que tú presentas.

Supongo que imagináis por donde voy, y cómo de poderosa puede ser una imagen icónica en medio de todo este circo. Así pues, me doy cuenta que he sido señalando de icónica una imagen concreta dentro de la trayectoria de un artista de la galería (entendemos que los artistas de aquí la mayoría de las veces son poco relevantes a nivel global, no por ello menos interesantes, y que por lo tanto la iconicitat de una pieza es relativa y depende del lugar y del contexto): Retrat de l’artista adolescent (amb ull de vellut) [El Retrato del artista adolescente (con ojo morado)] de Jordi Mitjà, que fue cartel de la exposición del PUNK y aparece en muchos de sus catálogos y que ha sido muchas veces fotografiada y re-posteada.

Y como podéis imaginar, después de este “speech” sobre lo que es y no es icónico, esta es una de las piezas que presentaremos en la feria y que esperamos sirva para que la gente diga: «Ah!! Esta pieza es aquella fotografía taaan icónica de Jordi Mitjà!»

 

(Imagen destacada: Jordi Mitjà, Retrat de l’artista adolescent (amb ull de vellut), Fotografia b/n. Figueres.1991-2008)

Joana Roda, Barcelona 1987. Estudió Bellas Artes en la Universitat de Barcelona durante 3 años para después dejarlo y pasar a Historia del Arte en la Universidad Autónoma, la Sorbona IV de París y la Complutense de Madrid. Al acabar la carrera se mudó a Montreal, Canadá, donde trabajó en una galería y empezó a buscar fórmulas para hacer que todo aquello fuera un poco más rentable. Una de ellas fue preparar catering basados en tortillas de patata y servirlas en las inauguraciones (de ahí surgieron algunos encargos para otros eventos artísticos). Así mismo trabajó en una lavandería, el restaurante Itacate y en la pastelería Kilo Café. Todos estos trabajos fueron forjando la empresaria que es ahora. Al llegar a Barcelona trabajó en el restaurante Biocenter y en la Galería Miquel Alzueta y siguió con el tema de la comida colaborando con Bernat Daviu en el proyecto Forever Blowing Bubbles donde se ofrecían càterings para inauguraciones de exposiciones en las que arte y comer eran puestos en relación. Fruto de Forever Blowing Bubbles nació 'Guanyar-se'ls Garrofes'. El proyecto se presentó en la Fundación Miró y el MACBA (en el marco del Internacional de Antoni Miralda) y fue seleccionado para el premio Loop Discover 2017. En 2016, junto con Joana Llauradó fue premiada con la Beca INJUVE de creación joven con el programa expositivo 'Bienvenido comisariado' que se presentó en la Puntual de Sant Cugat y en el espacio Trapecio de Madrid. Entre 2015 y 2018 trabajó como coordinadora del programa de actividades y exposiciones en el Centro de Arte Maristany de Sant Cugat y en febrero de 2017 abrió con Bernat Daviu Bombon projects, en el que trabaja en la actualidad.

Publicaciones

24 febrero 2020

Ojo morado

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)