close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

27 noviembre 2023
Tema del Mes: Frívolo-PolíticoEditor/a Residente: El Palomar
VINDICACIÓN

Partiendo desde planteamientos teóricos y la performance como acción biopolítica pensada desde la existencia queer y transfeminista, como práctica continua y consciente de genderfuck, transgredimos los límites del género heteronormativo binomial, el cual excluye a todes aquelles que no encajamos dentro de identidades de género restrictivas y excluyentes que no contemplan las múltiples existencias, vivencias e identidades que nos atraviesan.

Nos conformamos como antítesis del discurso identitario, somos una aberración, abominables monstrues queers unides por el desprecio a la imposición de la norma social, lo cual nos sitúa en el no-lugar, la no-ciudadanía, sin derechos, sin presencia; a quienes se nos ha negado un lugar en la historia/memoria colectiva.

Somos Soldat ohne Namen[1]Der Soldat ohne Namen fue la organización antinazi ideada por Claude Cahun y Marcel Moore durante la ocupación alemana de la isla de Jersey durante la II Guerra Mundial. Disfrazadas de señoras … Continue reading, rebeldes asociales y sonhadores revolucionarios, estamos al servicio de una guarrilla urbana de autodefensa y contestación; para existir y resistir, utilizamos tácticas de destrucción sexual y terrorismo poético, ejercemos el vandalismo improductivo y la provocación de los no-vivientes, los turistas y los defensores del buen gusto y los valores morales del nacionalcatolicismo espanhol de este rancio país. Les crápulas ilustrades follan, masturban, maman, mean y exprimen sus experiencias y deseos en los espacios donde Genet y sus chaperos hacían lo propio; en un continuum de cuerpos kinkys, marginados y repulsivos acostados en las esquinas.

Le crápula revisita, reescribe y reencarna acciones revolucionarias del pasado para actualizarlas y utilizarlas en las luchas que mantenemos hoy, manteniendo viva una memoria y unos símbolos perdidos y de “perdedores” en esta espanha fascista, que al ubicarse en el espacio/tiempo actual, encarnado une dragking trans boi, miliciane trotskista, rojo y maricón, una aparente ucronía imposible en esta espanha de vox; representa al mismo tiempo la utopía, el deseo y la posibilidad de una realidad política y social que pudo haber sido pero por la que debemos luchar por construir. Así multiplicaremos símbolos, imágenes y discursos para nuestra revolución, que será no sólo socio-política, sino también sexual y de género, libertaria y libertina.

Porque nosotres, crápulas terroristas del amor, como Lemebel, por la revolución, ponemos el culo, companhere.

MANIFIESTO CRÁPULA

Le crápula, desde su posición de amante/enemigue de su propia humanidad, construye y destruye su propia existencia, ejecutando un suicida, pero vitalista, devaneo (ilustrado) en el sentido literario y devoto derrochando el encanto repulsivo del outsider; y literal, archivando y materializándolo, al registrar ese contoneo salvaje por la senda del perdedor que se sabe vencido, pero no aniquilado.

Defendiendo su singularidad y autonomía, se opone a esa ciudadanía homogeneizadora que difumina su peculiaridad y esperpento.

Nosotres, crápulas, dandies, travestis, putas, locas, queers, yonkis y borrachas, tildadas como criminales por el establishment, la sociedad y sus fuerzas represoras, aplaudimos el insulto al buen gusto, el vómito sobre el manto de normalidad que cubre la no-existencia; la masturbación en los confesionarios de las iglesias, la provocación subida a tacones de agujas feministas y la brillantina que todo lo ilumina de las queers.

Nosotres, crápulas, legítimes bastardes de Genet, fetichistas marineros, epítomes del malvivir y de una existencia que celebra pequeñas muertes a cada rato, exhalamos vida, caos y desconcierto entre chorros de placer; como quienes aprendimos a destruirnos por placer y a reconstruirnos por amor. Un amor que se materializa en el apoyo mutuo y la revolución permanente, sosteniendo y cuidándonos entre todes en esas trincheras situadas en los arrabales de la sociedad capitalista heteropatriarcal petrosexorracial (siguiendo la reciente conceptualización hecha por P.B. Preciado en «Dysphoria mundi»).

Le crápula ilustrade, antihéroe por necesidad de la comedia de nuestra existencia actual, sabe de lo incómodo de su mera presencia en el espacio publico y está dispueste a luchar contra la élite política y económica y los poderes fácticos que oprimen los alegres orgasmos de les crápulas y sus amantes, gritando indignades e insolentes contra el silencio que les borra de la historia, a quienes supieron vivir y morir queriéndose como mujeres, maricas, trans, putas, pobres…

Así, quienes hemos sido apartadas del espacio social y despojadas de derechos, discursos, e imágenes en las que reflejarnos, celebramos y encarnamos gustosamente las mamadas travestis en los soportales del Liceo, el contoneo de caderas de las putas del barrio y la chulería del marinero que se sabe fetiche follable y follador de otros cuerpos perturbadores deseantes que pululan por las calles meadas, oscuras e intrépidas, aunque cada vez menos, salvajes del Raval.

Reivindicamos nuestra oposición a la opresión sexual del heteropatriarcado, nuestro hartazgo de la violencia policial y nuestro asqueo por la discriminación institucional de quien es visto como un peligro para la armonía y paz social ficticias y mentirosas del capitalismo y del fascismo moral represor del pensamiento diferente, disruptivo y combativo de quien vive amando, follando, drogándose y festejando una vida que quiere vivirse fuera de un corset social asfixiante que se viste con correa de perro bien corta y bozal.

Celebramos a nuestras predecesoras, putas, libres y locas, disidentes sexuales y asociales, sodomitas e invertidas, kinkis y yonkis, que vivieron la desviación como norma y habitaron las calles innombrables del no-lugar, donde la hipócrita sociedad ponía y pone el culo y las venas, la sangre y la boca para su goce y desenfreno.

Nuestro cuerpo como arma arrojadiza, nuestras voces bien altas y nuestras ideas al servicio del vicio y un inconformismo visceral y coherente; para reivindicar nuestro lugar en los márgenes, en las grietas del orden social imperante que quiere domarnos, amaestrarnos y reprimirnos.

Espacio y memoria son indisolubles, por eso, desde crapulismo ilustrado queremos tomar las calles, las plazas, las esquinas oscuras; para atravesarlas orgulloses, reivindicando nuestro espacio, sin sufrir opresiones, violencias y discriminaciones.

Con alegría e insolencia.
Convirtámonos en disturbios.

¡TU CUERPO ES UN ARMA, ÚSALO CONTRA EL CIS-TEMA HETERrOrPATRIARCAL!

1. La insurrección crápula será queer, transfeminista, antifascista, anticlasista y antirracista. Hacia una revolución social y sexual, libertaria y libertina.

2. El deseo no se reprime, sino que es una herramienta de liberación. Las formas aberrantes de satisfacer nuestros deseos anormales fisuran la obligatoriedad de la heteronorma y desencajan las certezas binomiales del sistema patriarcal.

3. Desgenitaliza tus prácticas sexuales para derrocar la construcción falocéntrica y androcéntrica del sujeto moderno occidental que sirve para crear y justificar una verdad única e inapelable.

4. Tu cuerpo, tu vida, tu forma de follar no se arrodillarán ante el sistema patriarcal.
Nuestras corridas son puro rizoma, baby.

5. Nosotres, les seres sancionadxs y rupudiadxs por el cis-tema no queremos plegarnos a la norma, sino que somos la aberración que desde los bordes va minando las reglas del orden establecido y resquebraja el statu quo de los valores opresivos y dominantes.

6. Repudiamos el asimilacionismo del capitalismo rosa clasista, su misoginia, lesbofobia y transfobia; la homonormativización que impone un modelo corporal y de género idealizado e irreal que no nos representa, sino que nos excluye y discrimina.

Esta lucha es de todes, nuestros cuerpos, vidas y aliento presentes en las calles, cavando la tumba del heteropatriarcado capitalista y sus ramificaciones opresoras de cuerpos y vidas disidentes.

References
1 Der Soldat ohne Namen fue la organización antinazi ideada por Claude Cahun y Marcel Moore durante la ocupación alemana de la isla de Jersey durante la II Guerra Mundial. Disfrazadas de señoras mayores se mezclaban con las fuerzas ocupantes sin ser identificades y distribuían panfletos antifascistas y de corte revolucionario entre los soldados alemanes.

Crapulismo Ilustrado es un proyecto disturbio interdisciplinar teórico-crítico, poliédrico y expansivo activado en 2016, donde se investiga sobre la disidencia, sexualidades y la protesta en todos sus formatos y posibilidades. Inspirado en las experiencias de Jean Genet en el otrora barrio xino barcelonés, ahora Raval, busca el potencial revolucionario del arte y los conocimientos situados. A través de performances de drag (king/queer), pretende ser un ejercicio utópico postpornográfico para impulsar la protesta y el cambio en activismos sexuales, políticos y sociales. El proyecto incluye artefactos que mezclan creación artística, teoría y acción política directa, contribuyendo a un anarchivo mutante sobre el barrio Xino para revitalizar su resistencia colectiva frente al borrado de la historia y memorias minoritarias.

 

Retrato de la serie Desembarco en el Raval, tierra firme de Crapulismo ilustrado por Gabi Barriuso

Media Partners:

close