close

En A*DESK llevamos desde 2002 ofreciendo contenidos en crítica y arte contemporáneo. A*DESK se ha consolidado gracias a todos los que habéis creído en el proyecto; todos los que nos habéis seguido, leído, discutido, participado y colaborado. En A*DESK colaboran y han colaborado muchas personas, con su esfuerzo y conocimiento, creyendo en el proyecto para hacerlo crecer internacionalmente. También desde A*DESK hemos generado trabajo para casi un centenar de profesionales de la cultura, desde pequeñas colaboraciones en críticas o clases hasta colaboraciones más prolongadas e intensas.

En A*DESK creemos en la necesidad de un acceso libre y universal a la cultura y al conocimiento. Y queremos seguir siendo independientes y abrirnos a más ideas y opiniones. Si crees también en A*DESK seguimos necesitándote para poder seguir adelante. Ahora puedes participar del proyecto y apoyarlo.

Magazine

agosto
Porqué seguimos. Centón

Gisela Chillida

Este es un texto colectivo, un collage, un patchwork, un centón formado por retales y remendones de algunas de las respuestas recopiladas a lo largo de los meses de julio y agosto de este peculiar 2020.

A inicios de verano, lanzamos la pregunta ¿por qué sigue usted trabajando? o, dicho de otro modo,  ¿por qué sigue usted trabajando en esto?¿por qué sigue usted aceptando estas condiciones?¿por qué sigue usted trabajando en un sector que no goza de ningún valor ni estimación, no tan sólo por parte de la mayoría de la sociedad sino a menudo por los propios agentes que trabajan en este sector? ¿por qué sigue usted sufriendo y torturándose?

Han respondido artistas, escritores y comisarios, un dj y una arqueóloga, algún crítico y algún director de teatro -pues claro está queesta pregunta sólo puede tener sentido para aquellos que no (siempre) trabajan por dinero-.

Seguimos porque somos esclavos de alguna fuerza exterior desconocida y misteriosa que nos empuja y acecha cual fantasma, seguimos porque es una adicción y no lo podemos dejar -no, ahora no-.  Seguimos porque ya estamos aquí y no podemos ni sabemos ni queremos hacer otra cosa –¿porquequeotracosapodríahacer?-. Seguimos por inercia, porque ya llevamos tiempo y abandonar implicaría tirar por la borda esfuerzos, ilusiones, sueños y pesadillas. Seguimos como quien hace scroll down mientras miramos extrañados e incrédulos a aquellos que susurran, cantan o gritan que no volverán a trabajar jamás. Seguimos porque no sabemos no hacer y hasta no hacer es ya hacer algo.

Hemos compaginado y seguimos compaginando el trabajo en esto -que nos gusta, que nos realiza, en esto en lo que creemos- con trabajos alimenticios en la construcción, en call centers y en la Universidad, seguimos en esto aunque la mayoría de veces los ingresos provienen de nuestros trabajos como diseñadores, profesores o ghostwriters; seguimos y seguimos mientras ajustamos todo esto con nuestras vidas, nuestras maternidades… A veces trabajamos en esto porque nos lo piden y porque nos dan dinero, porque aunque cueste convencernos –pero, ¿esto era un trabajo?– sí, ¡esto, esto es un trabajo! y  visitar museos, entrevistar artistas, reflexionar sobre las obras, es un oficio. Seguimos porque somos perezosos, nos gusta vagabundear y  lavorare stanca. Seguimos porque aunque estemos ansiosos, cansados, aturdidos, hipnotizados e inquietos sabemos que esto es lo más parecido a no trabajar.

Seguimos porqué no sabemos porqué seguimos, porque ya no nos lo preguntamos y porque si lo supiéramos inevitablemente pararíamos. Seguimos trabajando aunque a veces parezca que estamos lanzando mensajes como cohetes al espacio. Seguimos porque mordimos el anzuelo, nos engañaron y nos (auto)engañamos: creímos que esto era un juego, un debate, un baile. Seguimos porque muchas veces sufrimos pero otras muchas lo pasamos pipa. Seguimos para trabajar con amigos, para conocer gente interesante y porque haciendo (juntos) aprendemos. Seguimos por entusiasmo y masoquismo, por amor y por deseo, porcuriosidad y porverquesale, porque aquí podemos hacer lo que nos da la gana sin ser tomados por locos. Seguimos por vocación, porque queremos, quisimos y querremos, seguimos porque podemos seguir y no vemos otra opción de ser y estar en el mundo. Seguimos para dormir bien y para estar tranquilos de espíritu. Seguimos por lo que no se vive.

Seguimos trabajando por nosotros y por los otros, para construir un lugar común en contra de todo aquello estrictamente práctico, útil y comercial, para poder imaginar y generar formas de comunidad y estructuras de vida que desafían el statu quo. Seguimos por la volontà che c’era di esprimere un rifiuto radicale del lavoro, della fatica, di tutte le cose che sono caratteristiche del capitalismo. Seguimos por la revolución, por hacerla y por contarla. Seguimos porque «la cultura es la opción política más revolucionaria a largo plazo» y  porque «la conquista del poder cultural es previa a la del poder político». Seguimos y seguimos porque aún queda mucho por hacer.

 

Tema del Mes

Gisela Chillida (Barcelona, 1987) es crítica de arte, comisaria independiente y gestora cultural. Escribe regularmente para las revistas y publicaciones Bonart, Hänsel i Gretel, Núvol-Digital de Cultura, La Maleta de Portbou, Politica&Prosa o Diario Levante. Recientemente, ha editado el libro “Galeries d’art a Catalunya” y el catálogo sobre la muestra “Tàpies/Alcaraz/Rubert” en Kunst Lager Haas de Berlín. Algunas de sus exposiciones como comisaria se han podido ver en las galerías Àngels Barcelona (Enésima Intempestiva), Arte Aurora (El pliegue y Seastanding) y Àcid Sulfúric (€uropolis), el espacio Cera 13 (Luna y polvo) o en Fase Espacio de Creación y Pensamiento. Desde 2018, coordina el Premio Loop Discover, celebrado en el marco del festival y feria de videoarte LOOP Barcelona.

close
close
close
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)